EL ALCOHOLISMO

EL ALCOHOLISMO

“Dr. no puedo controlar el alcohol, en la vida me pasa lo mismo y ya perdí todo.”

(Comentario de un paciente en rehabilitación en una comunidad terapéutica).

El paciente me relata su tragedia de la pérdida de la libertad cuando me dice que no puede controlar sus actos. Matrimonio, hijos, vivienda y ya casi el trabajo son el reflejo fiel del despojo de si a la cual llevan las conductas adictivas. De ahí a la muerte hay un solo paso. Otro joven lúcido en momentos de no consumo y con una sabiduría poética de la vida nos dice “……eres la muerte y sin embargo me convences, te atreves a mentirme, me obligas a rendirme y me haces quedar solo para que no haya testigos  y  llegaría a matar para no compartirte con nadie “. Muerte y soledad sin testigos. Sobre esto J.P. Sartre nos dirá que “sin testigos nos evaporamos”. Es que solo en el encuentro con los otros crecemos  y ahí encuentro en mi Yo al si mismo (plenitud de nuestra intimidad liberadora) que no es ya más mi Ego omnipotente y fundamentalmente sordo. Este da como frutos la ceguera de la soberbia. El si  mismo mientras tanto nos acerca a la humildad y por ende a la Verdad. Humildad que va unida a la escucha (elemento central para el aprendizaje y el cambio de conductas). Sobre esto el maestro J. Barylko nos decía:” si no oyes no hay Dios, eres tu mismo Dios”.

QUEDAMOS HIPOTECADOS

Es que el alcohol y otras drogas así como el juego, el sexo compulsivo y la comida embargan e hipotecan nuestra personalidad y la gratificación temporaria, alucinatoria y delirante que provocan por un momento nos hace sentirnos como   Dioses sin fallas ni carencias. Refugio de la omnipotencia. Pero al mismo tiempo surge un permanente conflicto ya que al quedar embargado nuestro ser mas profundo va quedando limitada mi libertad y el paciente poeta me dirá “…solo soy un esclavo mas, encerrado en el olvido, me resigno a lo que es estar vivo”. El paciente ahí se pregunta , quizás muchos nunca lo pueden hacer, si ¿esto es estar vivo?. Seria  “tocar fondo” en términos de los grupos de AA (Alcohólicos Anónimos). Ahí comienza un proceso terapéutico que es la oferta de otra vida posible a la del embargo de nuestra libertad, nuestro cerebro, nuestro hígado, etc. El ser humano se convierte en un despojo de sí , un “nadie “ en términos del maestro de analistas G. Maci. Todo esto me hace recordar al drama de Fausto ya que él no podía comprender que las compañeras de la vida eran la carencia (nunca somos totalmente plenos), la culpa (siempre algo falta) y la necesidad  (aceptar el limite de nuestras posibilidades). Ahí  se encontrará Fausto, si comprende esto, con la Sabiduría. Pero para esto se tuvo que quedar ciego y ahí si vió brillar una nueva luz de verdad (comentario de Heidegger sobre el Fausto de Goethe en relación al cuidado de si mismo).

El embargo de nuestra persona por las adicciones reconoce hoy una apropiación de zonas muy sensibles del Sistema Nervioso  y que componen el denominado sistema de recompensa que es eje del placer, la motivación y la posibilidad de postergar. Esta resulta ser la base neuro-fisológica de las adicciones y está compuesta por el sistema límbico (vinculación de la memoria con las emociones) , el hipocampo (consolidación de la memoria), núcleo  accumbens y  amígdala ( expresión y regulación de las emociones ) . Todos estos sistemas están vinculados con las zonas frontales que son base biológica  de los elementos  más evolucionados del ser humano (planificación de futuro, moral, libertad, etc). La estimulación permanente con alcohol, drogas alimentan este sistema de recompensa y generan una superproducción de un neuro-transmisor llamado dopamina que nos encadena al placer y a la recompensa inmediata. Suspendida así la acción del lóbulo frontal (base de la humanidad más profunda) quedamos a expensas de la satisfacción inmediata. En animales esto se ve claro  ya que si auto administramos sustancias de abuso a un roedor éste se la autodaministrará en forma compulsiva e imperativa e incluso no comiendo hasta morirse.

LA PUERTA GIRATORIA

La transformación anatómica y fisiológica  de estos circuitos neurológicos, acompañada de duelos, pérdidas  y traumas vitales que acompañan la vida de todo adicto, lleva de dos a tres años  en su consolidación enfermante. En los menores es mucho más rápida. La recuperación implica también un tiempo similar donde se requiere abstinencia de consumo . Hoy sabemos que el duelo  y la aceptación de la renuncia de  las sustancias lleva alrededor de cinco años (similar al de seres queridos).

El no tomar sustancias es solo un tema a resolver en el tratamiento de los adictos. Es un proceso terapéutico lo que necesita. La desintoxicación sola (tema muy común en nuestro país por las limitaciones de los circuitos de atención sociales públicos y privados) es una PUERTA GIRATORIA. Nada así cambiará.  Se hacen necesarias un conjunto de acciones específicas:

A. psicoterapias individuales intensivas así como familiares;

 B. cambios de estilos de vida (no sedentarismo, alimentación diferente, yoga, etc.);

 C.  un programa estratégico de vida  con abandonos de vínculos adictivos, tener recursos a la mano como son los padrinazgos de pacientes ya rehabilitados, usar el teléfono ante dificultades, vigilar emociones negativas, evitar enredos emocionales, cuidarse cuando estamos por alcanzar una meta para no sabotearnos , escapar a la trampa del “si fácil”, grupos de mantenimiento, etc. En suma una terapia en adicciones es habitar, habilitar, reconocer y dar la palabra para poder hacer uso del bien más preciado que tenemos como lo es la libertad. Las drogas hoy son, más allá del prestigio social que puedan tener, un interruptor de contacto con los otros.

DR. JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS SUPERIORES –GRADIVA- EN ADICCIONES Y PATOLOGIAS DEL DESVALIMIENTO SOCIAL

EVAPORACION DEL PADRE

“… El padre està muerto ..”

(una de las consignas del Mayo Francès del 68)

El Padre ha muerto anunciaban los carteles parisinos como metáfora de un cambio social que se estaba avecinando. Caen los patriarcas dominadores  del viejo orden; ¿ pero es solo eso el Padre?. Hoy vuelven nuevos Patriarcas en los barrios, en las bandas, con los narcos. El padre como emblema orientador ètico y viga maestra de un desarrollo infantil y adolescente ha perdido fuerza. El padre entonces se evapora, aqui tambien lo sòlido se desvanece. Solo entonces queda el poder del semen como testigo de lo que alguna vez fue un hombre y que ya nunca podrá ser padre. Los alquileres de esperma promocionados como el “tiempo nuevo” por la feligresía feminista son el nuevo horizonte de un hijo sin filiación a la vista. Ellos serán el testigo de una mujer –madre omnipotente ya no màs atada a ninguna convención sexista . El hijo parece quedar solo o quizás sometido a esa mujer- madre. Primer condena ya que el padre libera y manda al mundo más allá de la familia. La autoridad paterna queda diluida porque ya no existe y entonces Lideres mesiánicos toman su lugar. Fetiches prestigiados. Sectas. Exaltaciòn de lo narcisistico.

HIJOS SACRIFICADOS

Los pacientes adictos nos estimulan a pensar estas realidades . La patología psíquica resulta ser una caricatura de un modo de vivir. A una adolescente le pregunto como es la relación con su padre :”..ni hola ni chau” (ida y vuelta entre un empresario- padre y su hija). Otro me dice :”..de èl solo tengo el celular , a veces contesta y otras no “. Mientras tanto en la escena social un púber de 15 años maneja un auto contrariando toda Ley social y mata a dos personas . La muerte escandaliza . Solo la madre ausente habla desde sus vacaciones en Brasil ; del padre ausente no se sabe nada. La madre de los muertos por  el atropello delictivo solo se consuela en una carta hecha pública ante una ausencia tambien sugestiva de los poderes públicos judiciales y manifiesta un desconsuelo que los “leguleyos” ni siquiera responden.  Jazmin(modelo conocida) muere, sola y ahogada en su bañera,  rodeada de una tristeza melancólica solo disimulada por un rictus de desparpajo y rebeldía y acompañada de esos otros fetiches modernos que reemplazan el vacio de compañías, ternura y valores como hoy son las drogas y los psicofármacos.  La morbosidad de las fotos de la occisa en su última morada importa màs que  la reflexión social y mediática sobre una epidemia de drogas que se lleva las mejores energias juveniles. Los que se atrevieron en los sitios de Internet a hablar o mencionar el consumo inmediatamente aparece atacados desde  la rèplica agresiva y violenta. El silencio de lo que sucede parece ser la solución alienada que se encuentra. No hablar de lo que sucede en profundidad es el refugio de la no aceptación de una realidad.

LA TRAMPA DE LA PERMISIVIDAD

Disoluciòn de limites de edades , falta de Ley transmitida de padres a hijos,  ausencias bochornosas de los adultos , complicidades perversas de padres que funcionan màs como pares adolescentes con sus hijos que en su rol. Es la trampa de la permisividad que nos  encadena a  distintos dueños . El narco barrial para el joven de los suburbios ocupa ese lugar ausente . El padre como Ley y como referencia ética al faltar queda suplantado por el Patriarca dominador(líder de “barra brava”, o cualquier referencia marginal valida). Ese “nadie” que es el hijo sin padre y sin ningún sustituto vàlido queda , èl mismo,  vacio . Ahí aparecen los lideres mesiánicos y las sectas marginales con droga que hablábamos antes. La permisividad asì es la antecesora de la muerte . Acelera la destrucción del hijo . Asi empieza a morir antes e incluso como en las guerras a veces los padres lo entierran desafiando la ley de la vida en donde el hijo entierra a sus padres.

Podriamos recordar a Nietzche cuando al mencionar lo gris que se avecinaba con la muerte de Dios  nos decía”:.. ¿Cómo pudimos desagotar el mar?, ¿Quién nos ha dado una esponja para borrar todo el horizonte? ; ¿no vamos errantes hacia una nada infinita?; ¿no vienen noches cada vez màs noches? ¿no hay que encender las linternas desde la mañana?”.

La muerte del Padre gozosamente festejada en nuestra cultura como un avance no será una oscuridad infinita.¿ Los pacientes no nos diràn con sus muertes y deterioros que es necesario comprar linternas para usar en ese dia oscuro que vivimos ¿. El padre parece estar evaporandose.

DR. JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR DEL INSITUTO DE ESTUDIOS SUPERIORES – GRADIVA –   DE ADICCIONES Y PATOLOGIAS DEL DESVALIMIENTO SOCIAL

STRESS Y ACELERACIÓN

“..la vida rápida nos vuelve adictos “
Carl Honore –Elogio de la lentitud.

El primer principio de un tratamiento de adicciones es la des-aceleración. El paciente viene en un ritmo frenético de velocidad de todos sus sistemas psico-orgánicos. Días sin dormir. Falta de descanso. Comer apurado y seguir el criterio  de un mundo acelerado como son las  llamadas “comidas rápidas”. Fast food es el lema. Grasas, bebidas gasesosas y azucaradas. Mas azúcar para mantener un vértigo que acompaña la huida diaria. Ah…y mucho café para generar un poco de lucidez artificial y pasajera para luchar en la jungla diaria.. Sedentarismo. Adrenalina a raudales para sostener –habitualmente– una actividad improductiva. Hiperkinesia que es un intento de controlar un mundo incierto y turbulento que se le escapa. El stress forma parte parte de la vida de todo paciente hoy. Desde las salas de cardiología hasta los servicios de gastroenterología. El corazón latiendo a mil de repente que dice… basta luego de varios meses o años de desgaste por sobre-esfuerzo.  

El stress es la vida misma pero el distress es la marca del daño. El stress magistralmente definido por el creador del término H. Sellye en la década del 60 resulta ser el sufrimiento y la tensión de la lucha cotidiana. Término  que él dice que quienes mejor lo describieron fueron los trágicos griegos: “ponos” o sea sufrimiento. La vida como drama diario. Nuestro vértigo y aceleración puede transformar eso en una tragedia. Ahí ya salimos de la escena y del escenario de la vida. Se termina todo. El distress como sistema patológico nos acerca a ese final anticipado: muerte súbita, ataque cerebral, enfermedades mentales invalidantes, etc. Es el final de la “obra” de nuestra vida luego de meses de estar hiper-alertas y ansiosos. Así desde este lugar en donde sentimos permanentemente que  el mundo nos puede atacar van surgiendo  una cascada de eventos neuroquímicos  con trastornos en la presión arterial, la necesidad de mayor glucosa para sostener esta locura vital, desequilibrios –ya-crónicos de nuestro sistema de neurotransmisores con  una exigencia de trabajo que lleva al agotamiento.

SABOREAR EL TIEMPO

Pero el stress y su desenlace final el distress ya crónico es un tema de nuestra existencia que supera a la medicina y a la psicología. Requiere de análisis sociológicos y filosóficos. Vivimos presas del reloj pero sin “saborear” las hora. Atados al cronómetro el Dios Chronos de los griegos se comia a sus hijos. Porque para ellos estar atados al tiempo era vivir con miedo y fundamentalmente  al futuro. Para el pensamiento clásico las Horas eran un disfrute pleno del tiempo más allá del negocio y de la productividad. Es el presente que se puede aprovechar plenamente. En el pensamiento judeo-cristino el dia sabático o el domingo metaforizan esa necesidad de meditar, de parar, de des-acelerar. Pero ¿a que le tenemos miedo?. El pensamiento actual en un C.Honore nos habla de un miedo a nosotros mismos. En el stress patológico hay una huida a través del vértigo y la aceleración de nosotros mismos. Nos perdemos así el arte de vivir.  La velocidad frenética a la cual nos vamos transportando genera  una cierta atracción y seducción. La adrenalina inicial “nos gusta”. Hay ahí una creencia omnipotente de que manejamos la realidad. Pero es nada más que un delirio creencial. la turbulencia y la complejidad de lo real se va a quejar en algún momento ante nuestra impericia y megalomanía. Asi la aceleración se convierte en una droga. Todo tiene que ser màs rápido como la tecnología que adoramos como un nuevo “dios moderno” (moderno en latín significa precisamente “ahora mismo”). Todo debe ser ya. El simil es el mensaje de texto. O el mail. O ese aparatito que manejamos y nos conecta en tiempo real con el otro. Tener uno de esos objetos tecnológicos es un índice de status y prestigio pero fundamentalmente modela nuestras conductas. Hay un tabú en contra de la des-aceleración. Vivir a mil es un dato de la realidad.

MEDITAR

Pero el mundo es complejo, turbulento e incierto. La soledad del stressado  hace aun más crítica esta situación epocal y de estos tiempos. Es la soledad del narcisismo. Gana aquel que se junta con otros generando espacios participativos (verdadera vacuna frente  a la hiper-modernidad que contradictoriamente en muchos aspectos nos enferma y en otros nos salva y acerca a los otros) aceptando la complejidad con humildad. El gran maestro francés E. Morin nos enseña acerca de un arte perdido como es la meditación: “sobre la tierra  existe una gran turbulencia que a menudo contribuye a transformarnos en incapaces de dominar nuestra vida  y entonces la meditación es una práctica para aquietar la turbulencia  siendo un intento de mejoría de nosotros mismos y un camino para entender la prospectiva”. La prospectiva es nuestra vida misma que ha perdido brújula. El distress marca esta perdida de un norte. La caída orgànica o adictiva es la marca del daño sobre nuestro si-mismo. Repito lo que dijimos al principio con nuestros pacientes lo primero -hoy- es la des-aceleración . Por fin la aceptación y al final la humildad.

Dr. Juan  Alberto Yaria
DIRECTOR DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS SUPERIORES-GRADIVA-EN ADICCIONES Y PATOLOGIAS DEL DESVALIMIENTO SOCIAL

Hijos de nadie.

                            “El nomadismo es un intento de encuentro con el gran Otro” M. Maffesoli. El nomadismo.

Las historias de vida nos ayudan a entender ciertos fenómenos en donde la vida pide vivir. La esperanza se construye como una vida que puja por vivir , como nos lo enseñó el gran maestro francés E. Morin. Jorge era uno de los tantos jóvenes que merodean los barrios cobrando peaje, viviendo de la limosna también y organizando pequeños robos en el vecindario. Nació en 1980. No conoció a su padre. Su madre prácticamente lo abandonó aun viviendo con ella y con siete hermanos más de distinto padre. Un padrastro lo golpeaba luego de las habituales borracheras. Recuerdo cuando me contaba un suceso enormemente traumático; su padre volvió del bar confuso y violento y lo colocó, teniendo Jorge 9 años, bajo una ducha fría en invierno y lo golpeó con saña con una manguera. La rabia contra el padre se transformó en un sueño de vida nómade. Al fin de cuentas el hombre cuando nace necesita echar raíces y luego lanzarse a la aventura de vivir.

 Él no pudo echar raíces porque el desvalimiento, el desamparo y la falta de reconocimiento con violencia lo lanzaron a formar parte de los nuevos nómades de este siglo. La aventura del vivir sin haber habitado una situación de reconocimiento lo lanza al desierto, al éxodo de la nada siendo todavía nadie. Al fin de cuentas los indios guaranies soñaban con una tierra “sin mal” y salían a buscarla en su nomadismo. Para Jorge el “mal” estaba en la casa. El bien fantaseado estaba según un relato barrial en un tren idealizado que llevaba al centro, desde su Moreno natal. El centro para los pares, también golpeados y no reconocidos en su humanidad era Caballito-Primera Junta. Va hacia allí como un “extranjero sin valijas” con una ilusión que era también rabia hacia sí y hacia los otros que debían ser muy parecidos a ese intruso golpeador o a la madre abandónica. Un verdulero de la estación Caballito lo acoge y se convierte en un changarín que lleva de un lado a otro mercaderías a cambio de comida. Un portero del barrio le brinda un zaguán para dormir. Desde los diez años la calle lo gana. Pegamentos, alcohol, marihuana. Empieza ya la carrera del joven crónico: comisaría, institutos, hogares, etc. De todos lados se fuga y el deterioro del consumo avanza. Lo conozco en el 2000. solo quiere golpear o matarse.

EL CAMINO DEL CAMBIO

 En varias oportunidades en una comunidad terapéutica intenta suicidarse con objetos cortantes, sabanas e incluso ahorcarse con su propio calzoncillo. Era un paciente casi terminal, pero poco a poco se relaciona con el grupo de profesionales y con compañeros y su cambio es evidente. Especialmente con un psicólogo que siempre lo salvó de sus autodestrucciones. Al cumplir 21 años y vencer el plazo de la beca de una institución pública de la minoridad tiene que irse. De vuelta a la calle y a las drogas. Termina en la cárcel. Son varios años en donde vaga de hospitales públicos a comisarías, juzgados y por último la cárcel.  Pero la experiencia vivida en la comunidad terapéutica que debió abandonar a los 21 años lo marcó. Se transformó en un sueño de un proyecto de vida distinto. Desde la cárcel llamaba al terapeuta que lo salvo varias veces de la muerte. Era la imagen de padre buscada durante tanto tiempo y que más que golpear reparaba, contenía y constituía. Pide entonces hablar con el Juez de la causa (otra figura paterna sustituta) quien le da la posibilidad de vivir en una Iglesia y colaborar con un sacerdote (otra vez la función paterna). Hoy a los 26 años Jorge trabaja y va ser papá y empezó un tratamiento con aquel psicólogo que lo habilitó para vivir y lo reconoció como persona. Pasó de ser nadie a ser alguien. Los avatares de la vida lo llevaron construir un matrimonio y una pareja. Estudió para ser operador terapéutico y hoy trabaja en un centro de la Provincia de Buenos Aires. Este hijo de nadie se encontró como un alguien . Hubo algunos (juez, terapeutas, instituciones humanizadoras, una mujer, un hijo ) que como figuras significativas lo ayudaron al encuentro con el ser alguien. De ser nadie  a ser alguien a través de algunos, he aquí el camino de la vida.

Dr. Juan Alberto Yaria.

Director del Instituto de Estudios superiores GRADIVA  de adicciones y patologías del desvalimiento social

NIÑOS DE NADIE IV

Default Humanístico

“Si huyes fuera de ti mismo ,tu prisión correrà  contigo y se estrecharà con el viento de tu carrera, si te hundes en Ti mismo se ensancharà un Paraíso…para evadirte no corras, cava bien en el lugar estrecho que tienes y que eres . ..Tu mismo”

G. Thibon pensador francés siglo XX.

El intento en estas cuatro notas es reflexionar y tomar conciencia sobre la realidad de los niños y jóvenes que no tienen un sostén afectivo y simbólico que les permita crecer y desarrollarse como personas. Hay un pasaje necesario para crecer  en donde ese nadie deja de ser tal cuando hay un alguien que lo acoge, protege, adopta y le entrega notas de socialización y humanización que le va a permitir vivir sanamente. Ese alguien adoptante adopta distintos nombres: padres, abuelos, escuelas, sociedad en general con sus pautas educativas y sus leyes. El buey nace buey y en pocos días funciona con su paquete de instintos que la naturaleza le ha brindado . El niño necesita como minimo 20 años de una educación afectiva, moral, social, etc. Los padres y la sociedad son ejes claves .El animal nace realizado …el hombre se va haciendo…. y el contacto con otros significativos es una parte esencial de la aventura del vivir. Por eso el filosofo Descartes nos enseñaba que el “drama del niño son sus cuidadores”. Ese trayecto vital del niño en un dialogo incesante con ciertos “porta-palabras adultos” es lo que permitirá diseñar un proyecto . El camino con los adultos, no exento de conflictividad por supuesto ,  permite un proyecto existencial que es nada mas ni nada menos que darle un contenido a la vida. Contenido que  se opone a vacio existencial. El  “nomadismo” de muchos chicos que viven en la calle o que son explotados a través de redes de abuso abreva en ese vacio de ser y en la falta de adultos responsables. Por eso decimos en estas líneas que “ dejar de ser nadie para ser alguien a través de algunos..” es un camino que permite una generación de lo humano. Acà unimos el papel de las familias y el entorno social  en la tarea  de educación de los niños. Hay un viejo lema árabe que dice”…se necesita todo un pueblo para educar a un hijo y a un niño”.

POBLACIONES DE RIESGO

En la Prov. De Bs. As. hay un 22 % de la población total de  adolescentes y jóvenes entre 15 y 24 años en situación de riesgo social totalizando alrededor de 550.000 personas. Estudian en forma intermitente o no lo hacen y en el mejor de los casos son analfabetos funcionales (tienen una limitada comprensión de lo que leen o escuchan). En la ciudad de Bs. As . la población con esta característica es de casi el 12 % de la población de esta muestra (55.000 jovenes). En total en el país llegamos al 1.300.000 jovenes y adolescentes en estas condiciones (19 % de a población total). Ellos, todos, están en riesgo de violencia, drogadependencia y alcoholismo, embarazo adolescente, desempleo por escasa calificación , sub-empleo y formarían parte muchos de ellos de los “home-less” que hoy vemos durmiendo en zaguanes y escalinatas de la Ciudad de Buenos Aires. La Secretaria de Desarrollo Social de este distrito reconoció en un informe del 2010 que creció un 50% la cantidad de chicos “ en y de la calle”.

Viven en situaciones adversas (violencia, fragmentación familiar, huyen muchos de ellos del incesto y el abuso ) y esto no es lo que necesita un ser humano para plenificarse ; el filosofo galo G. Marcel en un trabajo maravilloso en su libro sobre la Esperanza y en un artículo denominado magistralmente “El misterio de la vida familiar”  dice que el ser solo puede germinar  necesariamente en  “un en nuestra casa”; mentando así la importancia del hogar en la constitución de la subjetividad (hogar viene de fuego, calor). Todo lo contrario a la existencia vagabunda y fría  de miles. Pero tambien dijimos en estas líneas que detrás del vagar…nómade hay un intento de encontrarse con el Gran Otro o sea con alguien que ayude a darle sentido a nuestras vidas. Este concepto del estudioso de problemas juveniles M.Maffesoli lo toma de las culturas guaranies en donde el ser nómade era un intento de búsqueda de otro que le diera vigencia al clan.

LA RECUPERACION POSIBLE

Todo esto nos plantea un desafio socio- sanitario . No es nuevo esto en el mundo . El concepto de resiliencia que es la habilidad que tienen ciertos sujetos para resurgir como “Ave Fenix” de las adversidades y de sobreponerse a los periodos de dolor emocional y de traumas saliendo fortalecidos fue estudiado desde 1955. En Hawai la Asociaciòn Pediatrica Americana siguió durante 30 años niños que habían nacido en condiciones criticas  y además muchos fueron criados en medios con stress, violencia, etc. Un número que llegaba casi al 50 % tuvo una vida bastante normal. En 1992 Werner .E . en U.S.A. estudiò las dos poblaciones ; los que habían sucumbido a un destino de marginalidad y  los que habían podido lograr realizar un proyecto vida. No se considerò a la resiliencia como capacidad para salir fortalecido de las adversidades como algo constitucional o genètico. Esos jóvenes contaron con alguien sustituto . Un modelo que los orientò y los educò. No hay resiliencia sin Otros significativos. El autor dice que “tuvieron a alguien que los aceptò incondicionalmente independientemente de sus capacidades o deficiencias, su temperamento “.

Siguiendo al filosofo Thibon del inicio de la nota para llegar al si mismo y no huir es necesario un contexto educativo y ètico y un marco familiar; bienes en muchos casos escasos para muchos.

DR. JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS SUPERIORES GRADIVA EN ADICCIONES Y PATOLOGIAS DEL DESVALIMIENTO SOCIAL

 

 

HIJOS DE NADIE III

HIJOS DE NADIE III

“…cuando no es el hambre lo que nos mata es el aburrimiento o la desesperanza..” El Nomadismo

M.Maffesoli

El autor italiano Maffesoli, estudioso de los nuevos problemas juveniles, nos alerta sobre el aburrimiento y la desesperanza como nuevos temas epidémicos en el corazón estos hechos. Sonoridad del vacio en el aburrimiento que a veces busca como salida evasiva el frenesì adictivo. Desesperanza que se transformarà luego en  desesperación. Este vacio en muchos casos es lo que se llama tècnicamente huida del hogar (¿pero hay hogar en muchos casos?) y tiene en la conducta nómade una via de escape. Vagar. Vagar. Es la elección de la vida errante.  El exilio aparece cuando la casa  deja de ser protectora. En realidad se asemeja a  un  confinamiento domiciliario en donde no parecen  existir vínculos gratificantes y de reconocimientos mutuos. La “mesa nunca parece estar servida” y solo queda una heladera, a veces llena o a veces vacia, como testigo mudo de la “mudez” reinante.  Las historias “mìnimas” de todos los días en los consultorios de atención de adolescentes tienen siempre al vacio, el aburrimiento y la desesperanza-desesperaciòn como elementos previos a una acción destructiva hacia sí o hacia otros.

LLAMADO TELEFONICO

Recuerdo hace pocos meses una de esas historias mìnimas (las llamo asì a pesar que creo esas son las verdaderas situaciones en donde se ve la hondura y la profundidad de la vida) me llamò la atención. Caminando por unas calles de Mèxico recibo un llamado en mi celular de la mamá de un joven que estaba preso. La comunidad terapéutica que represento pudo ayudar antes a otros dos hijos de ella. En el nomadismo de una crisis familiar seria cayeron en la “estación sin salida” de la droga  ambos. De diferentes padres e hijos de la misma madre. Uno de ellos tenìa un padre consumidor que hizo bastante para que èl no se tratara. La madre posibilitò en alianza con la institución que su hijo adolescente superara sus conflictos y hoy anda por el mundo estudiando y trabajando o sea realizando su proyecto vital. El otro tenía un padre muerto en actividades delictivas  y logró con la ayuda de su madre y de todo un equipo terapéutico vencer al “destino” de repetir la historia del padre ya que había empezado con problemas penales . Hoy es un pròspero empresario textil y puede sostener una pareja y encontrar en la via del amor una reparación. En èl fue muy importante el descubrimiento del mundo espiritual  con creencias cristianas.

DRAMA O TRAGEDIA

En esta oportunidad era el tercer hijo que desde la cárcel solicitaba ayuda. La tìpica historia del delito juvenil , en este caso mucho màs acentuado ; ya que de los tres era  el mas pertinaz en su conducta auto-destructiva y destructiva. Siempre me interesò la historia de esta madre y de estos hijos. El llamado era desesperado  y era casi una sùplica. En realidad estaba tratando de “curar” su propia vida tratando ya al  tercer hijo. Habia revivido cuando sus otros dos hijos se estaban recuperando. Ahora apostaba todo al que faltaba. Vida crìtica con mùltiples raptos eroto-maniacos y nunca pudiendo poner frenos a sus impulsos.  El tratamiento de sus hijos era un modo de resolver su culpa de una manera sana. En las terapias hay reparación. En la soledad culpabilizadora hay auto-castigo  y màs enfermedad (desde trastornos de ansiedad hasta múltiples enfermedades de gran gravedad). El sufrimiento de uno de los hijos es una situación limite para los padres. Si lo asumimos crecemos como personas y en nuestro rol parental. Ahì si que no podemos huir,  tenemos que “entrar con los ojos abiertos” y buscar un grupo que nos ayude. No hay salida sin triangulación; asi  entre el problema de uno de nuestros hijos, nosotros y un equipo mèdico se va a dar toda una dramática para que lo que sucede no se convierta en tragedia. Siempre decimos en nuestras columnas que toda vida es dramática y si asumimos la vida como drama estamos en mejores condiciones de prevenir la tragedia en donde ya alguien queda fuera de escena (muerto, alienado,etc). Dos hijos ya recuperados entraron en la escena de la vida y dejaron papeles marginales. Esto tambien la ayudò a ella a resolver sus conflictos, deudas y culpas. Falta el último miembro de ese clan familiar que tantas dificultades tuvo.

Todo esto me deja dos reflexiones que las quiero compartir. En la escena de la vida vale recordar a Epicteto (estoico griego) ;”los hombres somos actores de un drama breve o largo según lo quiera el Poeta”. La conducta estoica era vivir el drama sin anticipar la tragedia a través de nuestros problemas de conducta. La segunda reflexión es que las instituciones cuando tienen una estructura terapéutica con psicoterapias múltiples y apoyo a las familias ayudan a que el drama del vivir   culmine en reparación y en donde el perdón supere a la culpabilizaciòn. Entonces volverá a resurgir la esperanza,  de la cual nos hablaba Maffesoli al principio , savia nutricia de la vida.

DR. JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS SUPERIORES GRADIVA EN PATOLOGIAS ADICTIVAS Y DEL DESVALIMIENTO SOCIAL

HIJOS DE NADIE II

Default Humanístico

“ … ser ha roto el lazo nupcial entre el hombre y la vida y es en la vida familiar donde vemos ese pacto en acción” .

G. Marcel. La esencia de la Paternidad. Metafìsica de la Esperanza

Todos los días tratamos en las comunidades terapeùticas “hijos de nadie”. Fueron producto de una procreación pero no hubo experiencia de parentalidad como responsabilidad del hijo y compromiso efectivo. Son chicos sin historia, desconocen sus ancestros o solo quedan retazos borrosos en sus recuerdos de alguno de ellos. Son abandonados aùn viviendo en mansiones. Abandono etimológicamente deriva de bando y de poder. Es un ejercicio del poder abusivo de los adultos. Los padres así vamos matando aquello que en un instante creamos. En muchos casos, a estos chicos, las drogas los convocan como un intento de huir de los agujeros en su linaje y genealogía . Ahí cuando no hay sostenes simbólicos ni afectivos (seres sin historia) es cuando se busca en la soledad , aùn seguido por una masa de anónimos acompañantes; todos ellos autistas en la búsqueda de un goce con entrada y llegada mortífera. El grupo de pares de estos jóvenes es sencillamente en la mayoría de los casos una tribu pobre en vínculos y lealtades; son o parecen ser meros compañeros de consumo, pero núnca y asì lo dicen amigos.

Tambien hay otro grupo de “hijos de nadie” buscados por sus padres. Acà hay familia , no exenta de muchos conflictos y mal elaborados, pero las drogas borran todo vinculo generacional. Los que tratamos adictos sabemos como lo decía el maestro francès en tratamientos de estas patologías C. Olivenstein que con el consumo de sustancias no se necesita del otro sexo, de los propios hijos, de los padres. El “vero” adicto solo busca y desea las drogas. Los lazos culturales y familiares quedan disueltos, lo único que importa es la dósis.

Doble vuelta de la nada de ser en los “hijos de nadie” ; por un lado un conjunto poblacional sin familia ni vida familiar o con restos decadentes (padres también adictos, presos, abusadores, etc) y por otro los que no necesitan de ningún vinculo parental porque creen tenerlo todo con la droga. Campo, este, de la alienación y del extravio de la subjetividad.

SOMOS UN NOSOTROS ORIGINARIO

Al ser masivos estos fenómenos el pensamiento sociológico y el analítico necesita- desde mi punto de vista – ser complementado y completado por un enfoque filosófico-antropològico . Marcel, iluminado pensador existencialista, hoy reflotado en Francia nos alerta en estos tiempos de “..la ruptura del lazo nupcial entre el hombre y la vida”. Surgen asì mitologías con gran poder social que toman el lugar de una dirección de conducta en donde aparece la interrupción de la vida en el embarazo como algo prestigiado sucediendo lo mismo con el uso y abuso de drogas, cae el papel de la vida familiar como hecho ètico en la formación de las personas y tambien la nociòn de paternidad como responsabilidad asumida y comprometida. Estos son algunos de los tantos hechos que describe el galo como fuente del deterioro como parte del olvido de la vida en aras de un individualismo.

Describe además que somos “un nosotros originario que se organiza desde la vida familiar y que es inseparable de “un en nuestra casa”. Mencionamos siempre la perdida de la vida familiar , los encuentros, los relatos compartidos, las historias transmitidas en la mesa en donde la comida es solo un elemento secundario dentro de un conjunto de vivencias e identificaciones que duraràn toda la vida. En esta perennidad de nuestros recuerdos gratificantes de esas “horas” y de ese “tiempo “ clave nace ahì la nociòn de un futuro y de una esperanza. No hay esperanza si no es a través del recuerdo de una cierta perennidad. El Agape de los griegos (como encuentro vivencial y alimenticio) es inseparable del Eros (amor que une). Desde ese nosotros originario surgirá nuestra identidad.

TRADICION Y ADICCION

Recuerdo que a fines de la década del 90 H. Giddens, pensador inglés, en plena epidemia de consumo de drogas me decía “… la caída de la tradición trae mayor adicción..” (concepto luego repetido en su libro “El mundo desbocado”). El concepto de tradición no es un tema conservadurista y reaccionario; es lo que permite una continuidad histórica y es solo transmisión de notas de vida de padres a hijos. Si no hay transmisión no hay vínculo generacional y se detiene la vida cultural. Es un legado que tengo la obligación de transmitir. Es el pacto por la vida que hablaba Marcel. Si no hay transmisión hay hijos de nadie.

DR. JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS SUPERIORES GRADIVA EN PATOLOGIAS DEL DESVALIMIENTO SOCIAL Y ADICCIONES

MAESTROS APALEADOS

DEFAULT HUMANISTICO

“…los padres patoteros con los docentes trasladan el ejemplo a los chicos; tenemos miedo en la escuela “

Testimonios de docentes

En Pergamino un docente fue golpeado salvajemente por un alumno y su madre. Un palo y un cuchillo eran los testimonios de la barbarie. La cara golpeada e inflamada eran  mostradas hasta el hartazgo por los distintos medios. La reacción de la población y de los gremios docentes  fue inmediata e incluso hubo una huelga general por este hecho. Otros hechos similares fueron relatados por otros maestros y directivos en distintos lugares del país.

Los testimonios daban cuenta de la crisis de la escuela en estos momentos. Miedo a ciertos alumnos y fundamentalmente a muchos   padres. Es este uno de los problemas fundamentales. Padres que invalidan la función  del docente. Normas, contenidos, evaluaciones y lìmites son cuestionadas. Desde el grito hasta el insulto o el golpe como en estos casos.

Es que la escuela se basa en la alianza de los padres con los docentes. De ahí que se diga  que la escuela es el segundo hogar. Tema antiguo, desteñido y tambien olvidado. Pero como nunca vigente, incluso,  desde planteos pedagógicos modernos : sin familia aliada al proceso educativo no hay enseñanza ni aprendizaje. Así como la madre presenta al padre al chico los padres validaràn o no al docente. Muchos chicos tienen madres que cuestionan al padre en cualquier decisión o actitud y viceversa. Nace, así,  mal un desarrollo infantil . Ese triangulo padre, madre, hijo esta “fallado”. La denigración de uno hacia otro supera al reconocimiento que es lo que nos salva en la vida. La misma situación se puede dar en la escuela; padres que invalidan al docente.  Entonces como en la casa no hay figura de autoridad posible. De ahì que resultan sabias las reflexiones del maestro de analistas J. Milmaniene en su libro la  “Función Paterna”: “..la abolición de la figura del Padre o subrogado (puede ser un maestro) implica la desorganización de la estructura social”. Podemos agregar que tambien implica la que desorganización del propio niño en desarrollo  ya que si le presentamos al niño un mundo sin normas y sin representantes de la autoridad  comenzarà a navegar en el vacio de la sin referencia y horizonte. Para crecer necesitamos la Alteridad (el alter o sea el otro). Ese otro es el representante de un mundo de que nos antecede. El maestro supera la figura concreta que està frente a nosotros. El nos presenta un mundo que nos antecede: la cultura, el saber, la ciencia. Atacar al maestro es atacar una historia de la cultura que èl solamente nos presenta para  enriquecernos y crecer como sujetos. De no existir la escuela nos queda la calle o el mundo virtual y televisivo con todas sus secuelas de perversiòn e ignorancia. A menor formación de la subjetividad y la interioridad (la escuela y la vida familiar son los dos sustratos básicos) van  a existir mayores posibilidades de ser controlados por consumos, modas o sea por el marketing del deseo publicitario de los otros.

FAMILIAS VIOLENTAS

Pero hoy los problemas familiares son muy serios. Lo venimos marcando en nuestras columnas. La escuela es solo un testimonio de esta debacle de referencias . Si la post-modernidad marca la caída de las instituciones piramidales y rìgidas tambien ésta nos enseña que el rescate de la humanización està en fomentar instituciones de contención y amparo. Caído el Pater-familias surgirá o no una norma institucional que permita el crecimiento de los seres humanos. Sin institución no puede haber desarrollo. Porque institución (llamese escuela en estas reflexiones) es lo que funda, instituye y porque además està màs allà de sí misma ya que presenta un mundo anterior que nos constituye como historia. Para rebelarnos necesitamos esta anterioridad constituyente. Los mejores revolucionarios de la historia de la humanidad surgieron de una formación sólida. Estudiaron, escucharon y discutieron con sus maestros. Desde Jesús a Marx pasando por Sartre y tantos otros fue asì. 

La escuela permite tres elementos básicos para nuestra personalización : a. habitar un mundo al darnos pautas y conceptos para meternos en la vida; b) vínculos , redes , afectos que son lo necesario para enlazarnos socialmente  y c) ordenamientos, lìmites a nuestra destructividad para que existan asì horizontes y proyectos. Y fundamentalmente nos transmite valores.

Sin todo esto elogiaremos el vacio y aplaudiremos embrutecidamente las formas màs tristes de la ignorancia. Prestigiaremos al “barra –brava” como modelo de organización social. El ataque de los padres a los maestros valida la soberbia de los hijos y los condena hacia el precipicio de la estupidez. La devaluación de la palabra y el prestigio de la prepotencia del golpe y el grito tambien nos condena hacia la estupidez. Felicitemos a los gremios docentes de la Provincia de Buenos Aires. No permitieron que se bastardee la dignidad.

 DR. JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR DEL INSTITUTO –GRADIVA-DE ESTUDIOS SUPERIORES EN ADICCIONES Y PATOLOGIAS DEL DESVALIMIENTO SOCIAL