Cocaína y reconciliación

“…cada uno de nosotros se resiste a ser testigo de su propio padecimiento”

(G.Maci)

A Eduardo lo conocí hace  varios años  en una  situación en donde las urgencia hablaba del riesgo de vida que tenía. Fue traído por un familiar directo en una situación crítica por consumo de cocaína y todo en él pendía de un hilo .  25 años de un consumo crítico lo llevaron a una situación de aislamiento total. Como muchos pacientes que abusan de estimulantes la variedad de parejas y de vínculos inestables dejaron un conjunto de hijos a la deriva y también de parejas que reclamaban presencia .
La epidemia de cocaína trae estas consecuencias . Aislamiento más vértigo se dan la mano y a mayor vértigo más cocaína y todo esto representa una letalidad que culmina habitualmente con el suicidio o en conductas de riesgo suicida.

El aumento del consumo de cocaína  en los últimos tiempos se atribuye en parte a que se la considera  como una droga recreativa, poco peligrosa, y hasta inocua, si se consume ocasionalmente por vía inhalatoria. Así empezó Eduardo. La veía como una droga que servía para desinhibirse, «ligar», bailar, comunicarse mejor, mejorar la calidad del sexo (pensando ilusoriamente  que era afrodisíaca), evitar el cansancio y aumentar la resistencia física.

La cocaína se puede consumir por vía de inhalación  (esnifando el polvo o por inhalación pulmonar de lo que se conoce como base o crack) o inyectada. Eduardo la consumió de todas las formas :

1. Esnifada. La forma habitual de consumo es “esnifar” clorhidrato de cocaína en polvo, de sabor muy amargo, que al ponerlo en la punta de la lengua, la duerme. Su riqueza oscila entre el 45-65%. Una línea o «raya» de coca contiene de 10 a 35 mg de droga. Con mucha frecuencia, los consumidores habituales por vía nasal acaban teniendo una perforación del tabique nasal (debido a la vasoconstricción se necrosa la mucosa), lo que confiere a la nariz un aspecto característico.

2. Por vía pulmonar a través de inhalaciones. Otra presentación de la droga es el crack. Se presenta en terrones, que es la forma alcalina de la droga (cocaína base) y se usa calentándola e inhalando sus vapores (canutillo). También se utiliza fumándola (haciendo un ruido característico al fumar, al que debe su nombre). Se utilizan dosis de 300 mg. También se usa combinándola con porros («nevaditos»).

3. Fumada. El bazuco o pasta de coca, que es sulfato de cocaína (hojas machacadas con keroseno), se fuma mezclándolo con tabaco o marihuana.

4. Inyectada. Para su inyección se disuelve el clorhidrato de cocaína en polvo, utilizando 15 mg. Cuando se inyecta en combinación con heroína se conoce con el nombre de speed-ball (pelotazo).

TIEMPOS  DE RECUPERACION

Llegó Eduardo a la comunidad terapéutica totalmente devastado. El devastamiento en estos pacientes registra tres niveles de daño: a. daños cerebrales y psiquiátricos; b. extravío y alienación de la subjetividad y por último c. aislamiento, soledad y perdida de relaciones y vínculos derivados de una red social sana.

Con respecto a esto último mencionado en c. ; hijos, amigos,  familiares, etc.  quedaron a la “intemperie” aunque en realidad el fue el que quedó a la “intemperie”. El abandono de sí va unido al abandono de relaciones.

La recuperación neurológica con sus ciclos de abstinencia fue dura. 25 años de consumo dejaron sus “huellas” en el cerebro y los ciclos de recaída, abstinencia y anhelo de consumir eran fuertes. Todo eso se fue ordenando con distintas intervenciones médicas y psicológicas.

Pero cuando el paciente empieza a recupera su condición cerebral y psiquiátrica aparece el verdadero drama existencial de su vida. ¿Cómo reparo todo esto?…¿ qué hice con mi vida ¿… ¿qué hice de mi vida?. Recuperar el pensamiento, la atención, la memoria, la capacidad de aprender depende de la recuperación neurológica y psiquiátrica pero al mismo tiempo esta posibilidad no es una abstracción ya que ahí empieza a hacerse cargo de sí mismo, de su historia, sus límites, lo que hizo y dejo de hacer.

TIEMPOS DE RECONCILIACION

El paciente cuando empieza la tarea de recuperación de su subjetividad y de sus redes sociales va realizando un ajuste de su vida , una rendición de cuentas , de méritos y haberes para llegar finalmente a una reconciliación .  El Prof. I.Boszomenryi Nagy me lo enseño hace muchos años en la Escuela de Terapia Familiar de Filadelfia. El psicólogo húngaro creador de una línea muy importante de recuperación en familias con problemas de adicciones me decía que el vértigo del adicto lo lleva a romper vínculos constantemente y cuando se “para” con estas conductas el paciente realiza como un proceso contable de deudas y haberes. Habitualmente las deudas son mayores que los haberes. Ahí hay que ser muy cauto y experto porque puede llegar a reconciliarse con su vida o se puede suicidar por culpa.

Eduardo comenzó a reparar su vida y también a perdonarse porque todo lo destructivo  había sido hecho desde su enfermedad. Poco a poco los familiares (hijos, hermanos, etc.) fueron viendo las intenciones reparadoras de Eduardo y se fueron acercando. Pasó de una situación

 de expulsado del grupo familiar a una persona ya incluida . Los encuentros con los hijos fueron muy emotivos y así hoy anda por la vida en un mantenimiento de su enfermedad  ya sin recaídas y pudiendo poco zurcir los “pedazos” de vida que se habían roto. Vive y vive muy bien. Así el paciente empieza a ser testigo de su padecimiento, como nos enseñaba Maci, y se va recuperando. No huye de si  como lo hacía al consumir cocaína, muy por el contrario se hace cargo de sí mismo.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR-GRADIVA Rehabilitación en adicciones

Pueblo y paternidad

“ ..se necesita todo un pueblo para educar a un hijo…” dicho árabe

Siempre me impactó este dicho árabe que, desde mi punto de vista, resume una definición de prevención en salud mental. Es un pueblo educador, un pueblo preventor; o sea una ciudad preventiva. Los padres no están solos ya que están  incluidos en un contexto que es el ordenamiento social con sus leyes, culturas, grupos de contención, etc. que resultan ser la mejor “vacuna” en la inmunología social. La mejor defensa contra las enfermedades y que hoy a esto se lo denomina capital social de los pueblos que es nada más ni nada menos que el acervo cultural protector hacia los más jóvenes para que crezcan en salud. Esto supera al capital económico, financiero o de activos  físicos  de una comunidad. Entender el dolor y los padecimientos de un paciente es verlo dentro de un contexto cultural y  de costumbres. Por eso me interesó esta historia que les voy a relatar.

Hace unos años Raúl ve por televisión en un noticiero a su papá a quien se anuncia como formando parte de una banda de venta de drogas. Al abandono que vivió por parte de su figura en la infancia se sumó esta situación. Ya añora aquellos lejanos momentos de jugar en una plaza o cuando detrás de un vidrio observaba a sus amigos jugar al fútbol con sus padres.

Un rayo partió su mente cuando vio la imagen de él en la pantalla coloreada. Desde ahí su vida fue una catarata de impulsos violentos. Ese antimodelo delictivo y abandónico fue paradójicamente su modelo. Ninguna persona de su familia pudo suplir esa ausencia que era un “agujero” en su vida .No había tíos, ni otros familiares y la madre no podía percibir lo que le pasaba a su hijo sumida en la rabia de la frustración amorosa y la necesidad de solventar a la familia.  En el contexto actual con las crisis de las familias extensas, de las culturas barriales y con el consumo de drogas tan aceptado socialmente en la sociedad se hace difícil aquel dicho árabe en donde todo el pueblo necesita ser una estructura educativa. Faltan figuras supletorias.

Para Raúl las calles del conurbano se convirtieron en una caravana infernal en donde el delito y el consumo anunciaban a un joven que buscaba  un límite sojuzgado como estaba a la mimesis y a la imitación burda de ese padre.

Cuando cae el Padre es como si una viga maestra de un edificio  se desplomara. Tiemblan los cimientos. Desde allí aparecerán otros Padres que como Líderes mesiánicos dirigirán conductas.

AMOS O PADRES

Los narcos explotan los frutos de la disociación familiar. Cuando falla el lugar del Tercero en una familia (lugar del Padre) aparece el Amo Absoluto  y esto muy bien lo explica Saviano en su libro “Triple 0 ” sobre la captación mafiosa de esta mano de obra esclava del narco moderno; ”…en mi tierra no te afilias solo por dinero …te afilias para formar parte de una estructura para actuar dentro de un tablero de ajedrez”.

La filiación es uno de los ejes de la cultura; de esa relación hijos –padres surge la transmisión de notas de vida, de sentidos, orientaciones, etc. Los narcos hablan de una filiación que es una afiliación. El objetivo es el ajedrez del Poder de la organización…cada miembro ocupa un lugar en ese tablero.  Mientras que un buen Padre es el garante de la libertad del hijo porque lo libera de las ataduras simbióticas y despersonalizantes con la madre y/o con la familia; el Amo Absoluto es  , de otra manera , el garante de la esclavitud. Mientras el Padre posibilita que se incorpore al mundo social fuera de la familia; el Amo Absoluto lo incorpora a los nuevos campos de concentración que son las mafias (son muy esclarecedoras en este sentido los escritos que se están volcando sobre la vida interna y las organizaciones militares o paramilitares sobre las cuales hoy se montan los carteles).

MUNDOS DE PADRES Y AMOS

El Padre es adoptante de su hijo. La madre es cierta decían los antiguos. El Padre es incierto . Con esto se decía que la verdad biológica de la madre debía ser acompañada por el “ahijamiento” por parte del padre. El padre irrumpe en una pareja establecida madre- hijo y establece tres acciones. Ejerce un Poder en primer lugar cuando ayuda a dar a luz un hijo a través de su semen. Lo sigue ejerciendo cuando lo inscribe legalmente con su nombre . Muchos abandonan ahí su función. Es lo que le pasó al padre de Raul : semen e inscripción en un registro civil. Pero la Paternidad resulta ser  una operación más compleja y por eso  en segundo lugar es donación y transmisión de una Ley . Ley social y Ley de la palabra . No a la violencia si al discurso. Superación de la animalidad .

Los polinesios la tenían clara cuando en los estudios que se realizaron de estas culturas se vió que cada hijo que nacía en primer lugar el tío materno debía ayudar en su educación y orientación y esto parece ser así porque la esencia de la Paternidad es  el movimiento de adopción y de transmisión de una Ley y sobre esto Platón nos decía que “Ley es solo el camino para crecer”. Donamos una Ley, un orden,  una estructura.

Por último la operación paterna es incluirlo en una genealogía, una historia de abuelos , tios, etc. Los ancestros que nos muestran en la historia. Somos alguien dentro de una historia . Estas acciones implican un sacrificio de parte de los padres. Siempre la educación es un sacrificio . Donar horas a los hijos es renunciar a aspectos de nuestro Ego para que nazca ese hijo que está evolucionando.

¿Donde encontrará Raúl las pautas para un desarrollo sano ? Hoy muchos lo encuentran dentro de un centro de rehabilitación de adicciones . Figuras paternas supletorias entraran en juego .Por eso al principio de su origen las comunidades terapéuticas eran consideradas “familias sustitutas”. En tiempos de padres ausentes , inciertos, denigrados , etc. etc. se necesitan como decían en ese  dicho “todo un pueblo para educar a un hijo”.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GRADIVA.Rehablitación en adicciones

El Miedo a la Libertad

” La rutina autodestructiva degrada pero también protege”.

 R. Elnnet.Hoy gran parte de la población mundial utiliza drogas legales e ilegales. Solamente en nuestro país el 10% de la población adulta abusa del alcohol, el 60% de los menores también lo hace el fin de semana. Más del 10% de la población adulta utiliza o utilizó drogas ilegales en su vida, y el consumo de estas drogas en menores es un dato preocupante, por ejemplo el consumo de marihuana. En el mundo (datos publicados el 12 de agosto) la BBC Mundo publica que del 3 al 4% de la población mundial usa continuamente drogas y que la cocaína y la heroína siguen siendo las drogas que representan un mayor costo para la salud (gastos en internaciones, pérdidas laborales, daños en los hijos, separaciones cruentas, accidentología, etc.).

¿Es placer lo que se busca? Mi experiencia de 40 años en tratar adictos me dice lo contrario. En un primer momento todos los estupefacientes actúan sobre un sistema biológico muy complejo que es un tramado de neuronas y de transmisores químicos existentes en la subcorteza cerebral. Existen ahí centros del placer que originan una primera sensación que el consumidor la vive como un flash (instante máximo de placer). Esto queda impreso en la memoria cerebral y el futuro paciente busca reiterar esa sensación a través de una nueva ingesta. A medida que lo va repitiendo, aquella vieja sensación ya no retorna, el placer le es esquivo y queda preso y esclavo de la abstinencia (angustia ante la falta de la droga) y de la necesidad cada vez más imperiosa de tener más sustancia. Pero la paradoja es que ya no puede no hacerlo. Es un esclavo, porque precisamente una de las características de las drogas es que alteran en el usuario la capacidad de autoadministración, o sea sobornan y someten la libertad del ser humano. Así se llega a una actuación paradójica y que todavía hoy a mí me llama al asombro: “el drogado no sufre su mal, lo disfruta” (frase genial del terapeuta húngaro S. Rado); el paciente odia lo que hace, pero no puede no hacerlo como dije antes y S. Freud nos enseña: ” es precisamente la sensación inmediata de placer lo que genera el peligro y nocividad de las drogas”.

Un paciente hace un tiempo me lo relataba contándome una recaída. Durante casi diez años consumió cocaína, estaba cambiando, había logrado vivir un año sin consumir luego de pérdidas muy severas (causas penales, deterioro en su vida familiar, pérdida de trabajo, estudio). Lo más difícil para un consumidor que se está rehabilitando no es dejar las sustancias (siempre y cuando esté en un marco terapéutico contenedor) sino asumir un cambio de vida. Ahí reaparece el miedo a ser libre, aquello que E. Fromm retrató magistralmente en su obra maestra ” El Miedo a la Libertad”.

LA BUSQUEDA DE REFUGIOS ENLOQUECEDORES

El hombre de hoy parecería buscar refugios enloquecedores, “cárceles” masoquistas, dependencias embriagantes, perderse en la muchedumbre, lo masivo y en lo que hacen o dicen los demás antes que asumir un destino personal, una opción, una apuesta, un desafío, hasta una equivocación. La droga es eso, un refugio masoquista que lo priva y lo “salva” al hombre de ejercitar su libertad. Entonces el paciente queda preso de compulsiones (compulsión es el versus de la libertad); éstas generan angustias pero es un libreto conocido y aquí está lo “salvífico”.

La enfermedad para millones de seres humanos es un refugio masoquista. ¿Qué es la vida para muchos? Una maldición. Sobre esto, una versión comentada de “La Odisea” de un filósofo alemán L. Feuchtwanger nos ilustra enormemente y nos dice que muchos marineros transformados en cerdos por los encantos de Circe estaban contentos por su nueva condición y se resistieron desesperadamente a los intentos de Odiseo por romper el hechizo y devolverles la forma humana. Preferían seguir siendo cerdos a ser humanos. Cuando Odiseo logra atrapar a un cerdo y transformarlo por una hierba milagrosa en hombre, éste llamado Elpenor en absoluto agradecido por volver a su forma anterior, ataca su liberación y le dice a Odiseo: “¿Otra vez has vuelto a exponer nuestros cuerpos al peligro y a obligar a nuestros corazones a tomar nuevas decisiones? Yo estaba tan contento, podía revolcarme en el fango, estaba libre de dudas y razonamientos; ¿A qué viniste? ¿A arrojarme de nuevo a mi odiosa vida anterior?”.

Creo que por esto hay millones de personas que viven una existencia esclava pero previsiblemente masoquista. ¿Preparamos a nuestros hijos y ciudadanos a ejercitar la libertad? 

                                                                     Dr. Juan Alberto Yaría

Director del Instituto de ESTUDIOS SUPERIORES EN ADICCIONES Y PATOLOGIAS DEL DESVALIMIENTO SOCIAL

 Cerebro y Palabra

“El psiquismo no se arma como un barco en un astillero, sino como una balsa en alta mar”

Los primeros años de Vida – Roberto Frenquelli Neurocientífico de Rosario

Parecerìa ser que vivimos en tiempos en donde la palabra està devaluada. Entonces al caer lo que nos define como humanos o sea hablar y escuchar surgen las respuestas màs atávicas : la violencia. Las calles son testigos de esta realidad en sucesos de la crónica cotidiana : secuestros seguidos de muerte , familias enteras que participan de delitos, robos bajo circunstancias de consumo de sustancias,etc. Considero que no es solamente un análisis de la política criminal lo necesario. Tampoco exclusivamente el auge evidente de las organizaciones narco- barriales con sus cadenas de “dealers” y de armas a su disposición y en alquiler. Si la violencia es un sintoma social es también una mirada educativa lo que quizás haría falta . Entonces vemos en la caída de la palabra como instrumento esencial de las relaciones humanas a uno de los déficits esenciales del momento. Somos seres de palabra. Dar  la palabra, escuchar la palabra del otro, tener palabra son ejes claves de la humanización de la convivencia. De lo contrario surge la barbarie. La prepotencia. Vìas de la violencia que van desde la mínima denigración hasta el grito, el golpe o el exterminio final del otro. Asì viven muchos hoy. Caìda de la escuela, la familia y la cultura en general como transmisores de esa Ley básica que es la de la palabra. Palabra-Ley y reconocimiento del Otro van unidos. Cuando todo esto cae aparecen vìas sustitutivas violentas. En este contexto de imposición desde la omnipotencia de mis criterios y apetitos las drogas reinan. Las drogas son el plus de omnipotencia que necesitamos para ejercitar esa violencia originaria que parece ser  la “ceguera de la existencia del otro” .

DEVALUACION DE LA PALABRA   

En este contexto de devaluación de la palabra y por ende de desprecio de la realidad se habla ligeramente de las drogas . La legalización buscada por ciertos grupos ideológicos ignora realidades hoy fundamentales; el cerebro y su dinamismo. Tenemos hoy en nuestros consultorios jóvenes-viejos con un grado importante de envejecimiento cerebral precoz.

El cerebro queda afectado por las drogas. En primer lugar el llamado sistema de recompensa cerebral que es donde está la sede de los dinamismos sexuales, de los impulsos, la comida, el control y la sensación de placer y fundamentalmente de las motivaciones. Las drogas “secuestran “ las motivaciones . La única apetencia es consumir sustancias y màxime cuando se ha comenzado desde pequeño. La alteración de este sistema biológico que tiene una red química muy compleja libera conductas de exceso a la comida (por esto muchos adictos se transforman luego en bulímicos-anoréxicos), al sexo (adictos al sexo)  y aumenta la memoria del consumo de drogas permanentemente. Dada esta última situación los pacientes recuerdan en forma pertinaz el uso de drogas y el llamado “craving” (anhelo irresistible de sustancias) los puede llevar a una recaída. Nuestro cerebro se maneja con 2 energías: la termodinámica (química y eléctrica) y comunicacional (relatos, vivencias, emocional, afectiva. etc.).

Tenemos tres cerebros en uno en solo 2 ks. de peso ; el primero es el que nos asemeja a los reptiles  siendo de respuestas mecánicas y que no aprende de la experiencia; el segundo cerebro nos acerca a los mamíferos y ya puede aprender de la experiencia y el tercer cerebro tiene una gran asociatividad, una enorme capacidad imaginativa y es el representante de lo propiamente humano: la palabra, la cultura, la postergación, la planificación, el proyecto. Llegar a tener un cerebro humano, superar al mono es un acto también de amor y de cuidado.

CULTURA DEL CUIDADO

El no drogarnos es uno de los cuidados. Las drogas dañan precisamente el lóbulo frontal que es el comando central del tercer cerebro que  es el regulador de la experiencia y en lo moral es la sede-asiento del altruismo, la compasión ante la víctima. De ahí que por ejemplo muchas drogas especialmente las estimulantes como la cocaína generan una frialdad moral y un sadismo con la víctima debido a la suspensión del funcionamiento parcial del lóbulo frontal y su enlace con el circuito límbico, que sería la ruptura entre lo más evolucionado de la racionalidad humana (el cerebro frontal) con los circuitos ligados al afecto (circuito límbico). Queda entonces una persona  que un gran psiquiatra llamado K. Schneider denominó personalidades “desalmadas”.Muchos de los que hoy matan pertenecen a esta descripción ya que drogas suspenden la función frontal del cerebro.

Todo esto implica una activación a través del uso de drogas del desencadenamiento de cascadas bioquímicas con la producción de enzimas  específicas que producen la muerte neuronal (llamada técnicamente apoptosis neuronal) Las zonas elegidas preferentemente son las del lóbulo frontal quedando entonces la persona más expuesta a las llamadas cuatro A: Apatía – Amimia  (inexpresión), – anhedonia (no siente placer si no es con drogas) – adinamia (no tiene energía si no es a través de una sustancia química). A esto debemos sumar los desórdenes impulsivos y la incapacidad de  pensamiento y reflexión.

Caída la palabra, el pensamiento por un efecto químico y humano (ya que el adicto a drogas se liga a grupos homogéneos a él y parecidos a su estructura mental) queda expuesto a la imagen, por algo Freud decía que la representación de la palabra era posterior a la representación de la cosa (la imagen). Entonces a lo máximo que llega esta nueva personalidad postmoderna es a diseñar una individualidad narcisista buscando ser la imagen prestigiada del otro. ¿Dónde quedó el ser humano pensante? Sólo está apto para el “espectáculo”  en su dimensión de actor en donde el verdadero personaje (sus conflictos, sus historias) está cada vez mas alejado de él mismo. Acà la violencia reina Su si-mismo mas profundo está alejado de ese ser que es pura imagen pero vacía. Por eso hoy, creo, las drogas son el instrumento de la alienación y la explotación contemporánea. Un control social tiránico pero paradòjicamente prestigiado.

Dr. Juan Alberto Yaría

Director del Instituto de ESTUDIOS SUPERIORES EN ADICCIONES Y DESVALIMIENTO SOCIAL

Donde está el piloto?

“Sin testigos nos evaporamos“

V.Fattone “Sobre el existencialismo”

Me llaman de urgencia por una niña de 11 años con una crisis de excitación psicomotriz desde un un gran hospital sindical porteño. Paco era la sustancia ingerida. Estoy en ese momento en un Congreso en Rosario discutiendo con colegas las adicciones infantiles. No puedo dejar de sentir dolor, pena y empatía con el sufrimiento de esa niña (puede ser mi hija …la empatía siempre tiene que ver con una comparación con nuestra intimidad más profunda).  Me trato de reponer de ese sentimiento y un psiquiatra que trabaja conmigo la va a ver. Cada vez las adicciones toman a una edad menor. La edad media de una institución que trata adicciones es de 25 años con un comienzo a los 12  . O sea consultan luego de trece años de consumo ininterrumpido. Al otro dia vuelvo a llamar para saber como esta la paciente. Mejorò  de cuadro de intoxicación. La madre ejerce el trabajo sexual en la calle. El padre està enfermo por una depresión mayor y adicciòn al alcohol. Menos mal que quedaron un par de abuelos que  la van a poder educar , previa instancia de los Juzgados de Familia.

Hoy hay dificultades notables en la socialización de los chicos : muchos no quieren estudiar y finalizar su ciclo de estudios primarios y /o secundarios , en otros los déficits de atenciòn y la hiperkinesia ( parecen tener un “motor adentro”). Otro sector de problemas que “desvelan “ a los pisiquiatras son los problemas de sueño nocturno . Recien pueden conciliar el sueño a las tres o cuatro de la mañana. Es evidente, ahí, que el insonmio tiene que ver con pautas educativas ; ellos no se iban a dormir hasta entrada la madrugada. Nadie había en la casa con autoridad para apagar la luz a a una hora razonable . La calle, el ciber, el televisor , etc eran los compañeros de un chico que en su su soledad denunciaba lo peor: nadie lo reconocia y lo ayudaba en la tarea de habitos de vida necesarios para un crecimiento sano. Hablo si de reconocimiento  ya que no solo el niño desconocía la autoridad de los padres sino que el no percibía que lo reconocían  ya que lo  desconocian o no estaban . Ausencia efectiva o presencia- ausencia en un marco de soledades violentas compartidas.

Asi el chico aprende y se ejercita en no aceptar limites : la calle , las horas de televisión , internet ,etc, etc… se convierten en “amigos – enemigos “ de este nuevo autista urbano. A veces , en realidad muchas veces, llega la droga y el alcohol . Ahí siento otra vez el dolor . Mientras el Dr Nagel (estudioso ilustre del cerebro en Rosario) explica como funciona la memoria del placer en el sistema nervioso cuando éste es estimulado por el tabaco, el alcohol y/ o las drogas, recuerdo a la chica del hospital sindical y a los muchos menores que atiendo y que luchan frente al deseo de consumir luego de haber entrado en contacto con la sustancia a edades de 12 0 13 años. Memoria tenaz, “bombón asesino “ como lo define la canción  pero  bombón al fin. Los receptores cerebrales quedan estimulados de por vida… si de por vida. Y maxime si no tienen un tratamiento o un grupo que los ayude a vivir…o sea una familia.

En todo esto aislamos varios problemas para tratar de entender el titulo de esta comunicación :¿Dónde está el piloto? , mentando a esa película americana en donde faltaba el o los que dirgian el viaje , en este caso la aventura del vivir. Me voy a referir a solo tres.

1.Los límites y los padres

Surgió socialmente  la modernidad liquida.En nuestro país esto es evidente. Todo es liquido. Loas vínculos no duran , las familias se rompen , las escuelas han perdido prestigio. Todo lo sólido se desvaneció en el aire. Las familias, las escuelas, las instituciones general han implotado y explotado . ¿Quien educa a los chicos entonces?. La sociedad disciplinaria es criticada, Pero los limites son necesarios. Sin limites no hay horizonte.

2. Crisis de los Vinculos : no hay palabra en muchas familias. El único vinculo es una heladera llena o vacia en muchos casos. Sin palabra no hay transmisión . No hay vínculos y sin estos no hay lazos. Falla el trascender dentro de una historia familiar. No nos trasparentamos en una historia. Nos quedamos sin historia . Entonces ¿qué somos?. El artefacto teconologico (televisor, computadora) o la intemperie de la calle suplanta al hogar como reparo. En ambos casos estamos “desabrigados”.

3. Desconocimiebnto del otro : hay una crisis de reconocimiento del otro a éste que está acá … como nuestro hijo . No es maldad . Es la más cruel “enfermedad “ del ser humano : su narcisismo. Esto lo viven duramente los adictos ; en la vida de adictos no se percibe la existencia del hijo ..o de la mujer …es la droga lo único que tienen. Es la sociedad del espectáculo centrada en la inflación del Ego lo que triunfa.

Un paciente me decía recién ahora “tengo Testigos “ . Sin testigos nos morimos porque el testigo no es solo una instancia judicial ; en la vida el testigo es compañía, índice de prueba de realidad y tutor de nuestras acciones.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS SUPERIORES –GRADIVA- EN ADICCIONES Y PATOLOGIAS DEL DESVALIMIENTO SOCIAL

Historias de resurrección

“..Una explicación del mundo y de la historia debe tener en cuenta como estaba situada nuestra casa”.

Ítalo Calvino 1962.El camino de S.Juan

Nuestra casa es, siempre , una referencia de la cual nos nutrimos o en muchos casos sirve para “envenenarnos” , pero que siempre  y de todas maneras debemos trascenderla para lograr una cierta autonomía y libertad.

 Jorge nació en un espacio familiar en donde el padre era un  consumidor crónico de alcohol. Los abandonó desde pequeño. La madre tuvo varias parejas y desde violencias varias vivió con familiares lejanos. Los distintos hermanos de las varias familias que armó la madre tienen problemas de droga. Jorge robó en varias oportunidades mientras estaba en la “carrera” adictiva. ¿ Que le pasó a Jorge en su recuperación?.

 Es un verdadero  “milagro”. El superó estas adversidades. Hoy tiene una pequeña empresa de producción de remeras y tiene un puesto en una feria muy conocida del conurbano. Alquila un departamento. No volvió a drogarse y por supuesto dejó toda actividad ilegal. Encontró en la terapia (duró dos años la internación en una comunidad terapéutica) un amparo y una posibilidad de reconstruir su vida, se aferró intensamente a la institución donde se rehabilitó como una familia sustituta válida reparando la función familiar fallida. Rompió con todas las redes sociales negativas de consumo (compañeros de droga y tráfico). Su plan de vida en donde no había día y noche cambió.   Buscó en su terapeuta (verdadera artesana de la salud) y en el equipo terapéutico una función paterna ausente o vacía en su infancia. Fue un activo buscador de la Ley Paterna agujereada que recibió. Se separó de su familia; los ve pero no permite que el impacto negativo lo dañe. Encontró un amor que lo contiene y una función sublimatoria religiosa muy enriquecedora (otra Ley que andaba buscando).

LAS SALIDAS DEL COLAPSO

Jorge nos demuestra que del colapso familiar se sale con capital humano y social. En muchos casos la terapia en una comunidad terapéutica es parte de ese capital humano y social  que puede resumirse en educación social, sujeción a la Ley, espacios contenedores familiares o terapéuticos válidos y un sistema institucional con valores y normas.

 Las sociedades colapsan. El colapso no necesariamente es decadencia. Es parte de un cambio que se avecina o que se está dando .Nuevos paradigmas  en donde hay una quiebra a gran escala o un declive de ciertas instituciones civiles. Hambrunas , crisis serias de tipo económicas (por ej. los reflujos del 2001) y sociales, desastres naturales, pandemias(la droga en nuestro país es ya un fenómeno sanitario que tiene un grado más que la epidemia), instalación de enclaves delictivos ( el narcotráfico instalado en barrios y villas ), migraciones intensas (  latino americanización con defectos de integración social) ; estos son algunos de los elementos que explican o nos permiten una mejor comprensión de ciertos indicadores de enfermedad social ligados precisamente a un colapso societal ( aumento de delitos juveniles, de enfermedades psiquiátricas, desmembramientos familiares, etc.). En los colapsos entre las ruinas se ha perdido el amparo. Surgen desamparos masivos. El colapso ha sido recurrente a lo largo de la historia de la humanidad y es un aspecto de la condición humana. Han caído imperios, han desaparecido sociedades. Otras han resucitado luego de un colapso.   Hay familias que han colapsado como parte de ese colapso societal .Son muchas. No es un proceso social benigno, ya que deja muchas consecuencias.

DESAMPAROS

Trato jóvenes productos de este colapso. El joven que consulta es el testigo y a la vez victima –victimario de un “tsunami” familiar, barrial y social. Es cada vez más común observar familias muy desorganizadas .El anecdotario clínico nos muestra a varios familiares con problemas psiquiátricos y/o penales, algún familiar directo consumidor de drogas, padres ausentes o que funcionan más como pares cómplices que como padres. En otros casos vemos adolescentes solos que deben enfrentar su enfermedad con la sola posesión de su carnet de Obra Social (¡¡menos mal que lo tienen!!) que funciona como un Gran Otro protector, quizás como el único Otro posible y válido. Es característico ver en estas familias situaciones de promiscuidad, incluso incesto entre hermanos o alguno de los padres, abuso y violencia.

Cuando hay un colapso familiar se quiebran todas las legalidades que permiten un crecimiento sano; la diferencia padres-hijos, hombre –mujer que son la base de la cultura queda rota y la simetría igualadora en realidad promueve incesto o sea perversión y condena a los sujetos a su desaparición como portadores de valores de salud. Hay indudablemente un modelo de salud que tiene que ver con el respeto de ciertas legalidades y con el amparo, la contención y la orientación perfila caminos hacia fuera de la familia. O sea genera un desarrollo autónomo. La enfermedad, por el contrario con sus secuelas de perversión, impide el desarrollo hacia el mundo. Quedan “empantanados” en la propia familia, en familias sustitutas perversas (bandas, sectas), o vagan como “muertos –vivos” por las ciudad. Jorge , mientras tanto está recuperando su libertad.

Dr. Juan Alberto Yaría

DIRECTOR GRADIVA-rehabilitación en adicciones

 

 DEVASTACION Y DROGAS

“…la cultura es sólo aquello que surge entre abuelos,  padres e hijos “Hegel. Discurso de Jena

A Saúl lo conocí hace unos años y un profesor a quien llamé para una supervisión del caso dada su complejidad me dio el mejor diagnóstico que escuché: “es un ser devastado”. Un “tsunami” pasó por su vida. 15 años de consumo de cocaína. A sus 30 años daños en su cuerpo y su “alma”  son evidentes. Su cerebro, en sus estructuras de control de impulsos y del pensamiento quedó “averiado”. La zona orbito-frontal muestra alteraciones evidentes. Ahí la cocaína hace estragos ya que es donde precisamente en la historia del desarrollo del sistema nervioso,  desde los reptiles hasta los mamíferos y luego desde el simio al hombre, cuando las estructuras frontales tienen un crecimiento abrupto . Este crecimiento va parejo y paralelo con la mejora de la percepción, la posibilidad de abstraer , llegar a una lógica que permita tomar decisiones más adecuadas , controlar mejor los impulsos para poder desarrollar planes y prospectivas de acción y fundamentalmente inferir los sentimientos y los pensamientos de los otros (empatía).

Se dice que este lóbulo es la civilización pero la civilización hace al lóbulo frontal. Y civilización es educación, familia, escuela, límites, cultura. El cerebro es hecho también por el contexto.  Una energía fundamental en el cerebro es la informacional (las palabras con las cuales lo llenamos ) además de la energía química y eléctrica.

Así llegué a conocer a este ser “devastado”. Boliches, “puti-club”, delitos menores que no se condecían con su condición económica , múltiples parejas e hijos sin protección (solo una cuota que el abuelo paterno pagaba). Al final ese “cuerpo- máquina” se paró. No había descanso y  dijo basta. Internaciones en terapia intensiva, clínicas psiquiátricas, comunidades terapéuticas, etc., etc.

HISTORIAS DEL “TSUNAMI”

A Saúl le pasó lo que le pasa a miles hoy. A nosotros en la consulta nos llega un capítulo de esta novela de vida. De nosotros depende y fundamentalmente de él mismo que se pueda reescribir otro texto . Cuando el caos se instala en nuestras vidas desde la infancia  hay –creo- un lento devenir hacia el mismo en la adultez.

La familia del paciente tenía un alto contenido afectivo pero con un gran divorcio emocional entre los padres. Peleas, violencia y separación cuando los hijos eran muy pequeños .La madre utiliza a sus hijos para vengarse del padre .Ausencias y fallas de éste. Saúl y su hermano viven en la calle y se “diploman” en porros y cocaína. Las plazas de Flores y Mataderos eran la escuela cotidiana.  Los dos contrajeron patologías psiquiátricas severas .

Saúl luchó contra su adicción y tuvo que aceptar a sus 30 años un cambio que contradijo su experiencia de vida. Límites débiles en la adolescencia, anemia normativa en su desarrollo. Los tres pilares del desarrollo infantil estaban dañados: amor, límites y transmisión de valores. Cambiar la forma de expresar la angustia o sea pasar de la droga a la palabra. Su vida estaba en juego y lo fue logrando luego de muchos meses de reparación y reconciliación consigo mismo y con sus hijos y sus padres.

ADICCION Y SUICIDIO

En muchas ocasiones el abuso de drogas lleva al suicidio. Así encontramos como producto de una vida con tóxicos la búsqueda de situaciones de riesgo, la posibilidad de tener una enfermedad infecto-contagiosa como el Sida a través de distintas vías (sexual –droga intravenosa), automutilaciones con cortes en el cuerpo, las sobredosis.

Vivir para Saúl implicó aceptar un cambio de estilo de vida. Pasar de la transgresión a la presencia de la Ley. De la soberbia a la humildad. De la negación a la aceptación de la enfermedad. De creer que  todo se puede a la posibilidad que nos permite nuestra realidad. De lo ilimitado al límite de lo posible que es la antesala de la libertad.

Este cambio de estilo de vida implica un nuevo aprendizaje emocional de la vida sin sustancias. Así el cerebro puede empezar a revivir y a recobrar la plenitud de lo humano. El cerebro le da una posibilidad  más a la civilización de lo saludable  para su recuperación.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL GRADIVA-REHABILITACION EN ADICCIONES

DROGAS Y ALIENACION

“…no era difícil imaginar un mayor abandono, Raskolnikov  se había aislado del mundo y vivía como una tortuga en su caparazón “

Crimen y Castigo F.Dosyoievski

Voy a contar dos escenas que hablan de la desposesión del sí mismo que implica el consumo de drogas  y la pérdida de contacto empático con seres significativos  teniendo esto  que ver con las profundas alteraciones en la subjetividad y en el sistema nervioso que se van produciendo dia tras dia  mientras  existan condiciones derivadas de esa misma ingesta de sustancias .

Juana, por un lado,  me cuenta que sus hijos están abandonados. Ella desde hace veinte años consume y recién ahora, en un proceso de desintoxicación, puede empezar a pensar en sus hijos. Intoxicada solo podía seguir en “carrera”. Lo otro y el otro, como personas significativas,  no importaban ya que era la urgencia de la recompensa inmediata que se lograba con las sustancias  lo único que parecía existir. Siempre me impresionó el vendaval de conductas que incorpora el consumidor de drogas en su vida cotidiana. Atrás quedaban trabajos, familia, bienes. La recompensa inmediata, otra vez, era lo fundamental. Los estudiosos del cerebro  hablan aquí de “miopía “del futuro ya que zonas que tienen que ver con la postergación de  impulsos, el control ético y el pensamiento quedan alteradas en sus funciones. Lo impulsivo, lo brutal e incluso lo irreflexivo parecían ser  la respuesta permanente.

Por otro lado me sorprende Oscar; en su semblante  un “peso” muy grande empieza a notarse tanto en su cara como  en sus arrugas incipientes. Viene desde una provincia lejana norteña como si llevara a cuestas sus cuarenta años. Vencido me relata que su hijo desde hace cinco  consume. A sus veinte años todo el día es un derrotero hacia el consumo. Atrás quedó el estudio o cualquier oficio que lo habilite en la vida. El padre me anuncia con pesar que se ha transformado en el “cuidador” privilegiado de esta existencia suicida que vaga por un pequeño pueblo junto con otros de su misma edad. Pastillas, marihuana, restos de cocaína y alcohol son lo que los estimulan y los invitan a desertar de la vida. El hijo no percibe su deterioro ni hace nada para mejorar su situación. El padre me confesó que renunció a su trabajo para estar con Oscar y la madre se convirtió en el sostén económico. ¿Cuánto puede durar el hijo con esta enfermedad a cuestas?   ; guardias de hospitales, comisarias, golpizas en canchas de futbol son los escenarios en donde se desarrolla la muerte de su subjetividad y por ende de su sistema nervioso. Pero al mismo tiempo ese dolor de la familia y especialmente del padre en algún momento dará síntomas y consecuencias. Envejecimiento precoz, enfermedades psicosomáticas, trastornos psiquiátricos  o incluso enfermedades terminales pueden llegar a ser destinos del espectáculo diario de dolor y padecimientos.

Cuando las drogas entran en una familia la letalidad psiquiátrica es alta en todos sus miembros. Los hijos de Juana son también espectadores de una madre que al no poder hacerse cargo del cuidado de ellos lloraran en soledad las consecuencias de estas conductas en donde todos son impotentes. Solamente el cese del consumo en un ambiente terapéutico que permitan acceder a situaciones afectivas (duelos, pérdidas, crisis no superadas) pueden facilitar un contacto con los valores más acendrados de una persona: los hijos en Juana y los padres en Oscar. Estructuras superiores del sistema nervioso que alteradas en sus funciones con el consumo de drogas. El Lóbulo frontal es un ejemplo de ellos.

PATOLOGIA FRONTAL

El lóbulo frontal es la última evolución que nos hace ser seres humanos. Estructura superadora de lo mamífero y lo reptiliano  asegura en su funcionamiento la posibilidad de estructurar pensamientos, generar proyectos a largo plazo  e incluso la posibilidad de la percepción del otro para adquirir la empatía (ponerse en el lugar del otro) y percibir el dolor ajeno .Superar el egocentrismo y así la ética tiene lugar. Los dañados frontales  tienen dificultades en el control de los impulsos e incluso para incluir las demandas de los otros en sus vidas. Decimos que el lóbulo frontal hace a la civilización y que a su vez la civilización hace al lóbulo frontal. La educación, la calidad de vida, el no drogarse permiten el desarrollo de la humanización que hará  posible el desarrollo de lo neural.

Las drogas impiden el funcionamiento de estas estructuras superiores como la lectura de la mente que lleva a tener conciencia del yo, sentirse uno mismo y por ende con una gran dificultad para acceder a la intimidad. Al mismo tiempo se afecta la capacidad para intuir el mundo de otras personas y asi la empatía (capacidad de ponerse en el lugar del otro) se deterioran.

Esto se denomina Anosognosia que es la incapacidad del paciente para intuir su propia enfermedad. Así nos vamos alienando y olvidando lo más preciado por ejemplo hijos, padres, bienes , etc. y fundamentalmente ignoramos el deterioro de nuestra propia condición humana.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GRADIVA –rehabilitación en adicciones

 NARCO-CULTURA II

“…si puedes tener el mundo ¿Por qué conformarse con un pedazo? “

(lema narco)

“Cero ,Cero, Cero “-

R.Saviano-Anagrama

La información periodística relata que un bebe y  su padre fueron acribillados por dos sicarios que les dispararon 20 balazos  en un barrio de Moreno en una deuda por drogas .El suegro de un paciente a quien trataba hace unos meses   fue  asesinado mientras dormía. Su hijo está preso por venta de drogas. Un niño –púber en una comunidad terapéutica relata como un compañero de 13 años fue asesinado en el barrio y otro está  en terapia intensiva por “vendettas” de drogas .Los sucesos se van agolpando sobre mí . Cuando esto sucede lo mejor es pensar; “vicio sano”, permítanme esta expresión,  de nosotros  los terapeutas . Nunca perder la capacidad de asombro porque el asombro nos marca una diferencia entre lo antiguo y lo que está sucediendo pero al mismo tiempo nos habla de la existencia de nuevos paradigmas o costumbres.

Roberto Saviano  en su libro “CeroCeroCero” relata y cuenta la grabación de  un jefe narco de N.York  hecha por un “infiltrado –informador” de la policía  en donde se  alentaba a los seguidores acerca de los métodos de la organización y de las formas de comportarse :”…las Leyes son para los cobardes …nos manejamos con Reglas … y la Regla es la regla …no podemos huir de la organización …si traicionas o huyes alguien se lo cobrará contigo”.”Puedes controlar con dureza o puedes comprar el consentimiento…si no sabéis  mantener el Poder te joderá…la consigna es plata o plomo”. Son la clara expresión de las reglas de la mafia en cualquier lugar del mundo. Luego este informante muere en un accidente muy raro incrustado contra un árbol (la organización se enteró  que había pasado información).

FAMILIA Y AFILIACION NARCO

Al escritor le sorprende que esta actitud es similar a la existente en Italia y que utilizan las distintas mafias para mantener y acrecentar el Poder. Agrega algo muy interesante para los que estudiamos las formas de reclutamiento de estas organizaciones :”…en mi tierra no te afilias solo por DINERO …te afilias para formar parte de una estructura … para actuar dentro de un tablero de ajedrez “. En tiempos de crisis de filiaciones por la caída de la vida familiar y de las transmisiones generacionales  la afiliación a organizaciones delictivas da una cierta seguridad , una férrea seguridad. Esto es lo que demostró L.Cancrini en su estudio de las formas de reclutamiento de la mafia del Sur de Italia. Surgen de medios en donde la familia es críticamente negativa  y en donde el abandono es permanente. Así surgió el concepto de “Familias Multiproblemáticas “que son las inductoras de delitos y de la afiliación a estas organizaciones. La crisis severa de la transmisión ética generacional y de filiación  (muchos desconocen por sus fallas o directamente no  conocen  a sus padres) se da mucho en estas familias Multiproblemáticas y es la principal agencia de personal para estas organizaciones.

Por algo estos grupos delictivos se llaman la “Gran Familia” o la “Honorable Sociedad” y “El Padrino” es el nombre que se da a los jefes remedando esa  función paterna fallida y pervertidora.

SOCIEDAD DE ENEMIGOS

Asi la sociedad se transforma en  un terreno de lucha. La ley social y la Ley de lo humano que es el privilegio del Otro y los otros  se abandonan. No hay Ley sino solo mandatos y reglas a obedecer. La sociedad es un conjunto de rivales a eliminar. La cocaína como el tónico de la omnipotencia tan buscado  ha complicado todo ya que es disputado por muchos asi como también la  plusvalía que deja . El vacio de ser que es un atributo de esta sociedad mundial ha dado a la cocaína un privilegio ya que ilusiona con completar todos los agujeros. Los daños que genera con sus   lesiones cerebrales y las enfermedades psiquiátricas que acarrea  no importan en este mundo de recompensa inmediata. Poseer este tónico dañino pero prestigiado y anhelado tanto en su comercialización como en su distribución es un terreno fundamental y todo el que se oponga es un par a eliminar. No hay Ley ; solo hay reglas del Poder omnímodo . El Padrino se transforma en el Amo Absoluto dueño de todo : vidas, pertenencias, etc.

Salir de esto es una tarea de humanización colectiva .Prevención integral. Cultura de la no aceptación social del consumo. Desde las escuelas hasta los barrios. Tratamiento precoz ante los primeros consumos. Dejar sin clientes el mercado, asi lo han hecho países que han salido airosos de estas epidemias  en donde el daño no fue tan grande. No se puede discutir contra el mandato de “plata o plomo”.

DR. JUAN A. YARIA

DIRECTOR GRAL. GRADIVA-Centro de rehabilitación adicciones

 

 

 

DROGAS Y PADRES

EL ARGENTINO

Teo comienza a consumir drogas y deja de estudiar. Sus padres reaccionan y no dejan avanzar el consumo que ya está comprometiendo su desarrollo adolescente. Pronto va a una consulta y toda la familia participa de una “sanación”. Así continúa su evolución y hoy está a punto de validar su pareja y va a ser papa. Susana a sus 16 años comienza a consumir y su madre sola no sabe cómo enfrentar la situación .Su ex – compañero (papa de Susana) también consume y el abandono marca la vida de esas dos mujeres. Un accidente ligado a conductas de riesgo por sobredosis lleva al ingreso a una comunidad terapéutica de rehabilitación. La madre encuentra una función faltante de límite y apoyo para poder orientar el proceso evolutivo y que no culmine con una enfermedad crónica como es la adicción.

Dos ejemplos que valen para estos días en donde se recuerda el Día del Padre. El padre es una viga maestra del desarrollo de los chicos para que crezcan autónomos y hacia la libertad .Cuando un chico tiene conductas de riesgo como es el consumo de alcohol y drogas está, de alguna manera,  pidiendo ayuda. Hay reclamos  que se dan a través de conductas. En muchos casos la demanda de apoyo y orientación no encuentran respuesta por distintos problemas que se dan en el marco familiar: separaciones cruentas, violencia, adicción de alguno de los padres por ejemplo. En otros casos los padres creen que el consumo no trae consecuencias. Es un error ya que la inmadurez del sistema nervioso del adolescente hace mucho más nocivo el contacto con las drogas. La dependencia a conductas adictivas se hace más probable .Hay un viejo lema: “a mayor precocidad en el consumo de drogas se puede generar un consumo más crónico y persistente”. Por otra parte se va dificultando el crecimiento en el estudio, el trabajo, el aprendizaje de oficios o cualquier actividad para el futuro productivo. No dejemos avanzar el problema en nuestros hijos. Consultemos. Los limites que necesitamos ejercitar como padres con nuestros hijos tienen que ver con controlar las conductas destructivas hacia sí y facilitar lo sanador.

DR.JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones