Tragedia en Moreno ¿Adultos estamos? (I)

“ esta fiesta la hacemos para “destangarnos” mucho más de lo que lo hacemos siempre , venite a “curar” penas, va a haber “minas” muy buenas que te “perrean” hasta el suelo”. Invitación a la fiesta Triple XXX de Primavera en Moreno

Saga que culmina con la muerte. Armas y desborde. Imperio del Ello (pulsiones indómitas) sin Ley. Por ende ahí todo culmina en la muerte. Ya el triple XXX anuncia el “todo vale” desde la pornografía hasta la muerte. El auge de las fiestas privadas en quintas  inaugurada para la venta de éxtasis se han transformado en la búsqueda de falta de todo tipo de control incluso el que podría establecer el sistema de los “patovicas” de los boliches. Las armas aseguran que la destrucción debe ser total. Al no haber Ley hay disputas entre clanes; tres barrios se disputaban…no sabemos que…pero que importa si se vive en un delirio colectivo. Lo tribal supera a lo social. Además con menores de 15 años merodeando esos ambientes. Cementerio vivo de personas.

Los grandes centros urbanos están incubando una cantidad enorme de enfermos crónicos ya que existe una ley en los que trabajamos en adicciones: a menor edad de contacto con drogas (el alcohol lo es) más posibilidades existen de un consumo problemático y crónico.

Vivimos la dolorosa realidad que en la Ciudad de Buenos aires y en la Provincia de Buenos Aires casi el 70% de los adolescentes consume alcohol, en el Gran Mendoza llega al 73%. El consumo de marihuana empieza antes de los 14 años bloqueando las capacidades de aprendizaje escolar y es un factor de abandono escolar.

CAIDA DEL MUNDO ADULTO

Esto parecería ser síntoma de situaciones muy serias de ocaso y dimisión de la función de los adultos en la conducción y orientación educativa de los menores que representa un hueco en las funciones normativas y de control. El adolescente parece crecer  solo; los padres se quedaron en el “vestuario” y entonces la vida parece ser un “juego” sin árbitros en donde el arbitrio como capricho narcisístico es Ley. Al no haber acompañamiento en el crecimiento de los chicos aparecen los que llamo “dobles protectores” que son distintos “padrinos “ como en la saga de la célebre película de Marlon Brando y Al Pacino ;  éstos están en las esquinas, en los “transas” , en los patovicas o en el relacionista público del boliche prestigiado.

La función paterna aparece en nuestra sociedad devaluada y entonces se asimila a una caricatura con roles cómplices o meramente nominales con el nombre de directores, policías, intendentes, jueces  y en todos aquellos que están en posición de conductores y aquí nos podemos preguntar qué es lo que conducen cuando muchas veces los territorios están adueñados por el  anonimato y  no siguiendo marcos legales. La anomia como “anemia “de valores parece reinar.

Cae el mundo adulto, un orden de palabras, orientaciones, confrontaciones, negociaciones, encuentros, desencuentros, concensos. Los padres no están, aunque estén .Es una función que está ausente. Así el Padre es par o cómplice, compañero o mimetizado con él aunque  nunca el Padre en su función es simétrico, ya que instala la diferencia y precisamente por eso educa. En otros casos en donde la situación es mucho más grave ya parecen estar pero es sólo un agujero,   un vacío. Una sombra de lo que deberían ser. Una nada que nada significa ni orienta. El adolescente parece vivir solo.

¿Dónde quedó el mundo adulto? Somos todos adolescentes. Hay  tres funciones de la vida familiar: a- nutrir de amor, palabras, orientaciones; b- darle al niño la praxis de un mundo organizado: limites, fronteras entre generaciones; educación de la voluntad y hábitos de vida y fundamentalmente que no hay ningún orden social sin jerarquías basadas no en “jinetas” sino en la transmisión de experiencias y c- trasmitirle valores, instrumentos y técnicas para el “saber vivir”. La familia es nutritiva ordenadora del mundo y transmisora de ideales y valores. Pero para que esto se dé tiene que haber adultos.

Hoy en muchos lugares parece haber solo adolescentes que un lugar de adultos y que transmiten el vacío. H. Giddens, el gran sociólogo y filósofo  ingles nos enseñó: “cuando cae la tradición aparece la adicción (y todos los comportamientos violentos)”. Tradición que es etimológicamente hablando transmisión de notas de vida ¿pero hay adultos que transmiten? Las familias nominales parecerían ser  el fruto del autismo en el cual vivimos.

La sociedad Argentina asiste a una creciente desfamiliarización y esto es mucho más evidente en los grandes centros urbanos. El fenómeno genera  consecuencias en el campo educativo y en el desarrollo autónomo de los seres humanos, o sea hay una pérdida de la libertad y/ o un miedo a la libertad que en muchos casos se enmascara en conductas desafiantes o hiperactivas como mera libertad de maniobra.

LA DESFAMILIARIAZACION ARGENTINA

El campo de las patologías sociales y del aprendizaje están ligadas también a estos fenómenos de desfamiliarización. El problema se agrava en todas las esferas cuando el niño ha crecido sin la tutela y la orientación del padre biológico. Este fenómeno es casi masivo en todo el mundo y responde a factores culturales que se han instalado en la postmodernidad: crisis de los vínculos entre los sexos que se “degradan” rápidamente y la noción, parecería, “triunfante” de que el padre es “superfluo”.

Hoy se sabe que los chicos que crecieron sin padre tienen mayor riesgo de interrumpir los estudios secundarios, de permanecer sin estudiar ni trabajar durante largos períodos de tiempo, en las adolescentes sube la prevalencia de embarazo precoz; asís como  en ambos sexos hay una mayor vulnerabilidad a presiones negativas de pares como de conflictos con la ley. La desescolarización, los trastornos de conducta infanto- juvenil y las escaladas de violencia abrevan en mayor medida en situaciones familiares en donde el padre ha estado ausente desde temprana edad es desconocido, falta por una enfermedad mental, alcoholismo, drogadependencia  o sencillamente porque no convivió con él. En todos estos casos la ausencia no fue seguida de una compañía educativa aunque sea episódica.

Los finales del siglo XX mostraron un desplazamiento hacia la periferia  de la familia de la figura del padre. Un “feminismo”, creemos mal entendido, mocionó al padre como un personaje superfluo considerándolo  sólo como un “proveedor” de semen alejado de toda función simbólica. Incluso en muchos varones existe hoy un “horror” a  la paternidad.

El tema de la tragedia de Moreno da para mucho y seguiremos y lo preocupante es que el mundo adulto llega para recoger los “restos” de botellas, drogas, sangre, cadáveres; siendo quizás el adolescente también  un “resto”, o sea un sobrante en esta sociedad. Acudimos al cementerio, cuando mucho,  pero no protegemos la vida.

DR JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

“Los padres comieron uvas verdes…”

“…los padres comieron uvas verdes pero los que se arruinaron los dientes fueron sus hijos” (F.Dolto-O. Completas)

Este dicho francés relatado por la maestra en problemas infantiles y de la adolescencia  F.Dolto trata de relatar cómo les pasamos, principalmente,  los problemas o sea nuestros débitos vitales y nuestros créditos o sea nuestros valores a nuestros hijos.

En el caso de los débitos éstos surgen primero como trauma y luego como síntoma  algo que  en el tema de la epidemia actual de consumo de drogas y alcohol se ve claro.  El Caballo de Troya (mezcla de engaño con daño) entró a nuestras casas. Desde un marketing exitoso hubo también  un campo fértil para el desarrollo del consumo de drogas. Páginas, blogs, revistas, lideres mediáticos propagandeando el consumo abrevan sobre un terreno fértil como lo es la crisis de la vida familiar en nuestra sociedad.

No me refiero al simplismo de la caída de la familia tradicional sino a lo que significa la vida familiar como núcleo generador de vida. De alguna manera la sociedad judeo-cristiana a la que pertenecemos se basó en la Promesa de un Mesías; esto en el campo cotidiano se da en lo que significa un  Hijo en nuestras vidas  .En el hijo está puesta nuestra promesa tanto de nuestro debe como de nuestro haber. Lo que es nuestro resto positivo y nuestro “Veraz” o sea los débitos que como mochila llevamos. Pero tiene que haber vínculos fuertes  y emociones altamente sostenidas para forjar una persona autónoma. A los chicos no lo educan los maestros, ni la escuela. Estos solo informan ya que  la educación verdadera se da en la casa.

La droga penetra,  y fundamentalmente,  por la crisis de la vida familiar. A esto agregaremos datos de la propia personalidad o crisis de esta personalidad. Pero indudablemente el ocaso de modelos e ideales surge en primera instancia desde la vida familiar.
Hay un tríptico clave en el tema de las drogas y su avance epidémico: sujeto (personalidad), agente químico (las sustancias alteran gran parte de las codificaciones químicas, eléctricas y funcionales estructurales del sistema nervioso) y contexto .Es aquí donde está la familia. Por último el barrio como semillero de intoxicación cuando no es una unidad cultural para el crecimiento de las personas sino un “quiosco” de ventas no precisamente de juguetes y caramelos.

Lo que vemos hoy es la crisis de la vida familiar en muchas familias de consumidores: ausencias significativas en los primeros años, violencia, también lamentablemente  incesto, abusos emocionales, abandonos varios, el uso de un hijo para atacar al otro padre, adicciones o enfermedades psiquiátricas severas de los padres o de uno de ellos. La denigración permanente de  la figura de un padre contra otro, denostarlo y/ o  desautorizarlo es frecuente. En suma un conjunto de daños emocionales que en los primeros 6 años de vida son muy perjudiciales. En esos primeros años es donde el niño tiene menos respuestas simbólicas y es impotente frente  a estas situaciones que se transforman rápidamente en puro trauma.

Una familia y  al mismo tiempo la escuela deben promover en los chicos normas claras sobre la Ley, la prohibición del canibalismo, el robo , el asesinato , la violación , el adulterio y el no consumo de drogas tóxicas.

NUMEROS DE LA EPIDEMIA

La vida familiar es hoy un tema clave en la sociedad argentina en relación al consumo de sustancias: aparece dislocada, ausente, fragmentada, dividida y con largos años de varios de sus hijos en carrera de consumo sin tomar decisiones de tratamiento o también algún padre en carrera de consumo. Sobre 100 pacientes estudiados la edad promedio de inicio de consumo fue a los 14 años 5 meses  y la cantidad de años antes de acudir a la consulta fue de 13 años 7 meses de promedio y acudieron recién cuando tenían como promedio 28. La cantidad de años de consumo (casi 14) muestra el fracaso de todos los instrumentos preventivos sociales. La marihuana (verdadero Caballo de Troya) fue la droga de iniciación en un 55% de los residentes y luego el alcohol con el 29 % .La droga de consulta fue abuso de cocaína (55%), Marihuana (14%) y pasta base (18 %) (Estudios realizados en Gradiva con Dra.M.Arango).

El 60% de los pacientes tienen familiares con antecedentes de consumo o participan algunos en el tratamiento con ellos. Esto muestra como el “Caballo de Troya” de las drogas penetró en el propio sistema familiar y social y  plantea, además,  el problema de los garantes del tratamiento o sea de los sostenes ya que en muchos casos todo el sistema está comprometido. Si nuestra tarea es movilizar recursos familiares para generar una rehabilitación, padres que confronten para que el tratamiento progrese y se cuiden los logros; todo esto aquí se hace más difícil.

Para muchos adolescentes vivir estas realidades desde pequeño  en donde el desamparo se une a la violencia y a los mensajes contradictorios hace que la vida sea muy difícil de asumir y ahí surgen las drogas que en el fondo son anestésicos y vías de huida. Así estamos…pero no hablamos de la vida familiar ni de la educación preventiva. El Hijo promesa de vida y del futuro de una sociedad queda entonces alienado cuando no muerto. Quedó como un condenado más, también por los adultos y no solo por su propia compulsión adictiva.

DR. JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

Humanístico – Los jóvenes crónicos

“Hay una relación entre mano de obra criminal y des-familiarización”. L. Cancrini (Italia)- Psiquiatra juvenil.

En una encuesta que realizamos en GRADIVA en 2011sobre los últimos 100 pacientes que atendimos por dependencia a drogas en calidad de residentes a tiempo completo en la comunidad terapéutica ya que por su conducta compulsiva y sin freno les era imposible un tratamiento ambulatorio, y en donde nos llamó la atención ciertos datos que revelarían por donde pasa el dolor hoy : a) el 60 % eran entre 14 y 25 años de edad ; b) el 70 % no pudo culminar ni la primaria ni la secundaria ; c) el 40 tiene como droga de elección el Paco (pasta base de cocaína), el 30 % cocaína , el 15 % marihuana y el alcohol es una droga que acompaña el resto de las ingestas ; d) el 75 % tiene de 1 a 5 internaciones previas ( desde institutos hasta clínicas psiquiátricas y comunidades terapéuticas) ; e) el 55% tiene causas penales por robos y hurtos y el 2% por venta de sustancias ; f) la constelación familiar es crítica en una gran cantidad de casos (padres con dificultades con la Ley , desconocidos ,etc.); g ) en el 50 % de la población hay padres con consumo de drogas y en algunos casos con conductas violentas y un 25% de madres con trastornos psicóticos; h) en las jóvenes en tratamiento hay una alta proporción de parejas “dealers” y/o consumidores.

Hemos encontrado un mayor deterioro en la misma encuesta realizada en la población actual de GRADIVA (2016) también sobre la base de 100 pacientes dependientes a sustancias .Aquí ya el 62 % del algunos de los familiares de ellos (tíos, padre o madre, algún hermano, primo, etc.) está en contacto directo con las sustancias y en contacto con el residente diariamente. La epidemia con características pandémicas roza a todo el circuito familiar y en donde la des-familiarización por falta de vínculos y transmisiones se une a una vida solo centrada en el evento químico del drogarse .Así vemos plantas de cannabis compartidas e incluso comprar en cantidad para revender como pequeña empresa familiar.

Otro dato interesante es la marihuana como droga de inicio en el 2016. La propaganda sobre la banalidad de los daños triunfó junto con el habito de tener las propias plantas en la casa (en muchos casos los propios pacientes son vendedores desde su auto cultivo) y entonces tenemos que el 55% comenzó con la marihuana cuando en el 2011 el paco y el alcohol eran lo predominante en la iniciación. Además sorprende la cantidad de años de consumo antes de llegar a un tratamiento (13 años 7 meses) .O sea pasaron casi 14 años para una atención continua y medicamente programada .Pensemos lo que esto significa a nivel daño al sistema nervioso y a la estructuración de la personalidad y el inicio comenzó alrededor de los 14 años (plena etapa madurativa de la personalidad y del sistema nervioso). La marihuana es la droga de inicio prevalente en 2016 y la cocaína la droga de consulta frente al descontrol adictivo. Ruta segura en estos pacientes; de la marihuana a la cocaína.

En esta encuesta se observa la entrada cada vez mayor de poblaciones adolescentes al circuito de confrontación con la ley. Hay un porcentaje alto que pertenece a los denominados excluidos desde el punto de vista económico (40 % en nuestra encuesta) pero en otros casos no es así; hijos de profesionales o de clase media alta que incursionan en el delito asociado, en una buena proporción, al consumo precoz de alcohol y drogas. El circuito directo delito-pobreza es un estereotipo que calma nuestra conciencia, máxime cuando un problema es muy serio pero que no ayuda a entender la antropología urbana del delito de hoy.

Es indudable que una proporción grande de chicos están expuestos desde pequeños como “cartoneros”, por ejemplo, a la experiencia de sobrevivencia de la calle y esto es directamente un daño a su desarrollo. Pero también vemos jóvenes y niños que crecen solos en medios económicamente satisfechos y que en gran cantidad pueblan nuestros consultorios o que los restos de familia que poseen necesitan demandar la ayuda de un juzgado de familia o de un Asesor de Menores para proteger a una persona de una muerte segura por el uso de drogas o por pertenecer a organizaciones delictivas.

FAMILIAS MULTIPROBLEMATICAS

Todos pertenecen a organizaciones familiares Multiproblemáticas (concepto del maestro italiano L. Cancrini). El niño que crece en estas familias no la percibe como una red de contención, o sea como un lazo, un punto de apoyo, un grupo con el cual contar. En estas familias la heladera parece ser lo único convocante y la calle la experiencia principal. Si no hay lazos y red no hay vivencia, corazón compartido que es la base de la salud en los primeros años. Al no haber grupo querido, sentido y vivido desde el corazón falla el proceso de introducción de normas sociales en el niño que crece. Las normas son la cara del otro en nuestras vidas. No podemos hacer lo que queremos. Al lado de esta defección clave para convertirnos en personas ese grupo no proporciona apoyo emocional en el duro oficio de vivir ni guía moral y tampoco algo muy básico: acceso a los servicios de salud.

Algunos tienen obra social o seguros médicos caros pero no están vacunados, por ejemplo, o nunca tuvieron la presencia fundamental de un pediatra permanente que funciona en nuestra sociedad como un “padre sustituto” orientador de los padres en los momentos críticos del desarrollo. En muchos casos (en la mayoría tanto en pobres como en ricos) hay un fracaso de las figuras parentales identificatorias (papá y/o mamá no están, o no conviven, o sólo son una billetera o un grito irritante y alejado).

El niño queda, así, expulsado a la calle. Nunca concurrió a otras instituciones socializadoras: iglesia, club, centro cultural. Lo espera el ciber, la cerveza precoz, los “porno juegos” virtuales o las guerras por computadoras. Rápidamente se socializa patológicamente a través de grupos vandálicos y sin cultura (cultura como cultivo de su ser) y con mucha desesperanza, y máxime cuando está sin guías ya entrando en la adolescencia inaugurando el camino del “joven crónico”: comisaría del barrio, instituto de menores, comunidades terapéuticas, servicios penitenciarios, hospitales públicos de infecciosas (un gran porcentaje de HIV son menores de 25 años), muerte joven por accidente, ingesta abusiva de drogas, tiroteos.

La des-familiarización fue una nota en sus vidas, a eso luego le puede seguir la entrada en las economías criminales que hoy trabajan desde las pequeñas escalas barriales hasta escalas globales que van desde la distribución de drogas hasta el lavado de dinero Para todo esto necesitan de mano de obra y es en las familias Multiproblemáticas donde cosechan esta población “descartable”. Descartable porque está probado que la vida activa de estas personas en la organización no supera los 5 años. Lo riesgoso de las actividades, las drogas, el uso de armas de fuego, los enfrentamientos y el deterioro de este tipo de vida llevan a que estos jóvenes se mutilen justo cuando deben nacer a la vida activa.
Este parecería ser un gran problema argentino.

Dr. Juan Alberto Yaria
DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

El caballo de Troya V

Papa Francisco: «No a cualquier tipo de droga, también a las “blandas”, la droga no se vence con la droga» CONFERENCIA CONTRA EL NARCOTRAFICO-JUNIO 2014

Si alguien conoce a fondo el problema de las drogas es el actual Papa. Desde su época en Flores y su querida Villa Soldati asistió a la transformación de esas ciudades por el imperio del abandono familiar, social y estatal sí como el avance de la venta de drogas .Traté tanto en Gradiva como en mi tarea anterior en la Provincia de Buenos Aires muchos jóvenes derivados por él. Mantuve largas charlas con él como Arzobispo sobre este problema y su claridad de conceptos estaba unida a su humanidad y empatía con el sufriente. Por eso me resulta válida esa expresión citada más arriba y más cuando nos están vendiendo muchos “Caballos de Troya “ hoy (verdadero “presente griego” en donde el engaño astuto  se une al  daño) en nuestro país especialmente con la marihuana promocionada como inocua. La observación de los padecimientos que causan las drogas ayuda  a ver esto.

LA PLANTA “SAGRADA”

Oscar llega a la institución luego de 5 años de consumir y hoy con sus 18 años pasó rápidamente de la marihuana a otras drogas. En la casa tenía una planta de marihuana que cuidaba celosamente. Los padres al verla pensaron que esa planta era inocua e incluso escucharon a un Juez que decía que era mejor cultivarla que ir a comprarla y al mismo tiempo multitud de intelectuales mediáticos o figuras del medio hablaban de la “libre elección” de consumir marihuana. La inocuidad estaba asegurada desde el máximo Poder Judicial y los filósofos de hoy de la televisión aseguraban todo eso. El presente griego que hablamos mencionando al “Caballo de Troya” ya había entrado en la casa de ellos. Hoy el “troyano” se da a través de la imposición de un marketing con las leyes propias de la repetición (una mentira mil veces dichas y por “portapalabras” prestigiados ocupa el lugar de las verdades) pero lamentablemente el cerebro tiene otras leyes que no responden –en algunos casos -a la propaganda. Hoy se lo ve “apagado” (claro síndrome pre-frontal de los adictos a la marihuana) y la vejez en sus conductas es paralelo a su envejecimiento cerebral precoz.

Hay personas más vulnerables  ya sea por genética, dificultades familiares, permisividad educativa, problemas derivados de la “inundación” de venta de drogas en ciertos lugares, edad, etc.; y ahí la marihuana opera alterando los sistemas de placer del cerebro (sistema de recompensa) y la función frontal (eje de la humanización y del proyecto humano). Ahí se acaba la “luna de miel” y aparecen los problemas de rendimiento escolar, los trastornos de aprendizaje, los trastornos de conducta así como la escalada hacia otras drogas.

Empiezan a aparecer palabras claves en la adicción:

  1.  Negación (se distorsiona la realidad para seguir consumiendo).
  2. Compulsión (idea obsesiva por consumir).
  3. Imposibilidad de asumir y apreciar el deterioro evidente a ojos de otros.
  4. Niveles cada vez altos de consumo para conseguir los mismos efectos (el problema de los cambios de tolerancia).

Así van apareciendo otras drogas luego de la marihuana. En realidad drogarse hoy forma parte de un “combo” en donde hay una cantidad de enorme de sustancias incluso de efectos antagonistas entre sí (marihuana, paco, cocaína, alcoholes varios, alucinógenos, etc.).
Cuando una persona fuma marihuana el principio activo (THC) pasa rápidamente de los pulmones al torrente sanguíneo y de ahí al cerebro actuando sobre receptores específicos alterando el funcionamiento del sistema nervioso: percepciones alteradas tanto del tiempo como de los colores, cambios del humor, falta de coordinación motriz, dificultad para pensar y resolver problemas, perdida de la memoria; estos son algunos de los resultados más comunes en una primera etapa.

Al mismo tiempo en los adolescentes se afecta el desarrollo cerebral reduciendo las facultades para pensar, memorizar y aprender cuando al mismo tiempo las conexiones químicas, eléctricas y funcionales se van destruyendo para generar alteraciones permanentes. El Nida (Instit. De Drogas de USA) menciona estudios que las personas que comenzaron en la adolescencia perdieron un promedio de ocho puntos de coeficiente intelectual entre los 13 y 38 años.

LA MENTIRA DE LA “MARIHUANA RECREATIVA”

Hay algunas zonas de USA que en forma “experimental” han abierto sus puertas a la marihuana recreacional (un Secretario de Estado de Obama lo definió como un “experimento social” con el cual ella Nación no estaba de acuerdo) y ya empiezan a aparecer los resultados que no son precisamente promisorios. En Colorado se han comparado tres etapas: a. pre-comercialización (2006-09); b. marihuana medicinal (2009); c. y por fin en el 2013 posibilidad de compra de marihuana para efectos recreativos. La expansión de este comercio ha sido exponencial ya que hay 424 tiendas de venta esta sustancia en todo el Estado contra 322 de Starbucks y 424 de McDonald.

El área de Medicamentos y Tráfico de Colorado (www.rmhidta.org), SHAMSA( órgano nacional de estadísticas ) y la Universidad de Colorado hicieron un documento sobre varios puntos :

  • a. Conducción de vehículos :aumentaron las muertes por tráficos relacionados con la marihuana  en un 48% en relación al 2010-16).
  • b. Uso de la marihuana en jóvenes aumentó un 20 % en relación a promedios anterior y duplica en un 100% al de los Estados que no han permitido la marihuana recreacional mientras que a nivel nacional el consumo bajó el 4%.
  • c. Uso de marihuana para adultos :aumentó el 17 %  en relación a otros periodos.
  • d. Servicios de emergencia aumentaron un 49 % por consumo tóxico.

Y así podríamos seguir como por ejemplo que la legalización ha afectado a un grupo particular: la clase baja .No será la droga el nuevo “opio” de los pueblos para eliminar a lo que sobra? Como dice Francisco “la droga no se puede vencer con más drogas”. La salud importa? o quizás,  los intereses económicos son más fuertes.

Dr. JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR GENERAL GRADIVA –Rehabilitación en adicciones  

El caballo de Troya IV

“…cómo lograr que los “nadies” sean alguien a través de algunos (nosotros)”

El aumento del consumo de drogas reconoce varios  fenómenos; algunos son intrínsecos al consumo mismo y otros forman parte de todo un espectro de fenómenos culturales y socio-familiares. Entre aquellos que son intrínsecos al consumo mismo debemos mencionar el marketing sobre la banalización de los daños a través de una propaganda  permanente utilizando modelos sociales y las modernas técnicas de comunicación (página web, programas para adolescentes , twitter, blogs específicos, revistas,  cadenas de venta de semillas , “plantines” de marihuana ya esparcidos en barrios, etc.) y a esto   debemos agregar el “derrame continuo”  de sustancias (algunas provenientes de países vecinos y otras ya surgiendo con fuerza desde jardines barriales e incluso con propagandas politizadas de intendentes que proponen para un supuesto “uso medicinal” la donación de hectáreas para cultivo).Recordemos que un funcionario de relevancia del Poder Judicial recomendó hace 4 años que era mejor tener plantas en las casas como forma de vencer al narcotráfico. Todo esto configura un verdadero “Caballo de Troya” (mezcla de engaño con daño)  en nuestra Argentina. ¿Percibimos los daños que esto ocasiona?  Este verdadero “presente griego” lo  estamos recibiendo con inconciencia de sus efectos  y sin lucha cultural que proponga un modelo de vida no química, especialmente a los jóvenes.

Esta mezcla de engaño con daño también se da en la confusión entre la mal llamada “marihuana medicinal “y la liberación en tiendas y farmacias de la venta de marihuana. No existe tal marihuana medicinal sino ciertos elementos químicos que se pueden extraer de la planta (no precisamente los más predictores de síntomas psiquiátricos) y así ayudar a paliar ciertas consecuencias de la epilepsia, dolores crónicos, etc. Todo esto con registros médicos y recetas dadas por especialistas en neurología, oncología o psiquiatría .La confusión pasa por crear la ilusión que nosotros podemos preparar (sin la mediación de laboratorios y el control de autoridades de salud) los productos y volver así a una especie de “Edad de Piedra” en los tratamientos.  De esta manera una discusión científica sobre el uso de ciertos cannabinoides en el tratamiento de ciertas enfermedades (como la morfina para ciertas anestesias en enfermos terminales sin por ello promocionar el opio del cual ella deriva) se transforma en una publicidad del derecho a drogarse. ¿Pensamos en los costos de todo esto? ; Económicos, en salud, familiares, perdidas laborales, accidentes, etc. Incluso hay proyectos legislativos que confunden estos términos; de la marihuana medicinal se llega a la liberación de la venta de marihuana e incluso algunos de todo tipo de drogas.

MIENTRAS TANTO…NOS VAMOS ENFERMANDO

Las adicciones hoy son consideradas enfermedades del desarrollo porque la iniciación se da, prevalentemente,  en la adolescencia. Ahí el cerebro es más vulnerable y el comienzo temprano favorece a una transición rápida a la dependencia. La marihuana sobre –excita  el sistema de recompensa y libera en exceso dopamina (mediador químico del placer y la excitación)  y así se van generando progresivamente cambios en este sistema cerebral (el placer y los sistemas de supervivencia) alterando además la función del cerebro superior (lóbulos frontales que son la marca distintiva con los animales). La caída de esta “marca registrada” de lo humano lleva a la liberación progresiva de los mecanismos más automáticos. Vamos perdiendo libertad y se va generando una patología de la motivación y de la toma de decisiones.  Vamos , entonces,  observando en los jóvenes una gran vulnerabilidad ya que todos estos mecanismos biológicos quedan hiperestimulados y aptos para la repetición del consumo (Cannabis Related Disorders-2016-MdesScape).

Psicológicamente se forma una memoria adictiva en donde el registro del placer queda grabado mientras va apareciendo rápidamente el deterioro en las conductas, la caída de los rendimientos académicos y los trastornos de memoria y aprendizaje.

El último manual diagnóstico de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-5-2015) describe las consecuencias del uso de marihuana y la describe como altamente adictiva por la posibilidad de generar dependencia (esfuerzos fracasados por abandonar el consumo, trastornos recurrentes que llevan al incumplimiento de deberes en el trabajo, la escuela, el hogar), tolerancia (necesidad de cantidades cada vez mayores) y abstinencia con malestar evidente cuando se cesa de consumir. La intoxicación lleva a ataques de pánico, falta de coordinación motriz, alteración del juicio y aislamiento social. Las consecuencias psiquiátricas son evidentes: trastorno psicótico (espectro de la esquizofrenia), trastornos de ansiedad, trastornos del sueño y síndrome confusional.

¿QUE HACEMOS FRENTE A ESTO?

SEDRONAR (Argentina) en 2012 estudió el costo de las adicciones en base a datos del 2008-09 y  según esos datos perdimos 1.000 millones de dólares solamente a través de las consecuencias del tráfico de drogas .A esto hay que agregarle la baja de productividad, de la capacidad de tributar, las ausencias laborales, los accidentes laborales y los costos de los servicios penitenciarios y servicios de salud. Si sumamos el costo de la adicción al alcohol y al cigarrillo llegamos a 4.400 millones de dólares (B.Pazzi-Universidad Salesiana de Bahía Blanca). En USA los costos llegan a 500 mil millones de dólares.
La prevención es lo que nos permite ahorrar todo desde vidas a dinero. Según el NIDA (Instituto de Drogas USA) por cada dólar invertido en programas de tratamiento hay un retorno entre 4 y 7 dólares (por reducción de delitos) y si le sumamos los costos en salud y en productividad laboral cada dólar invertido en  educación preventiva permite 12 dólares de ahorro. Mientras tanto desde el 2009 existe la  Ley 26.586 aprobada por las Cámaras de Diputados y Senadores que dicta un PROGRAMA  NACIONAL DE EDUCACION PREVENTIVA  que no se aplica en las aulas. Nos preguntamos también porque esto no lo hacemos ante la magnitud de la epidemia y la existencia de múltiples “Caballos de Troya”.

DR. JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

El caballo de Troya III

“… en barrios donde hay mucha oferta de drogas y gran población  adolescente las sustancias siempre  ganan “L. Cancrini.2010

Todos recibimos en la vida, alguna vez, el llamado “presente griego” en donde la astucia y la seducción  del que regala encubren una trampa. A los troyanos les pasó lo mismo. Eran muy devotos por lo sagrado y  los griegos le regalaron un caballo gigante como ofrenda de los dioses. Mientras defendían Troya de los griegos ese “regalo” parecía un augurio. Luego –la historia es conocida como lo relata Homero- salen de él guerreros griegos, abren las puertas de la ciudad y así Troya cae bajo la fuerza de los combatientes que entraban como griegos a invadir ese territorio esquivo.

Con las drogas pasa –desde mi punto de vista-algo parecido. El “presente griego “en este caso es presentarla como inocua banalizando las consecuencias siendo ésta –quizás –la primera etapa para su implantación  o sea la tarea de aceptación social y en segundo lugar inundar la plaza o sea el mercado con el producto que tiene características adictivas  y especialmente en edades de máxima vulnerabilidad tanto en el desarrollo de la personalidad como en la maduración del sistema nervioso. Como dice nuestro maestro Cancrini la inundación de oferta en la población adolescente asegura el consumo posterior. Esto ha sucedido en nuestro país desde hace años; marketing de banalización de los daños y plena inundación de marihuana en edades de vulnerabilidad. Luego se abre el Caballo de Troya y vienen las otras drogas cual guerreros que invaden Troya. En un porcentaje alto la marihuana  es “portera “de otras drogas. El cerebro adolescente hiperactivado por sustancias e inmaduro en sus centros de control inhibitorio es su aliado.

En U.S.A. como campo de experimentación de todo esto y con 4 Estados que han liberado su uso se está comprobando un cambio de hábitos con consecuencias psiquiátricas y socio-familiares evidentes que lo define en su artículo “Estudio sobre las tendencias de uso de marihuana en USA” la revista “EL Cannabis” (15 de agosto de 2016) y levantado por el Washington Post cuando nos dice “…a principios de los 90 solo uno de cada nueve americanos reportaba el uso diario de marihuana y ahora uno de cada tres consumidores lo hace en forma diaria (el 68%)” . La característica sustancial es que la población de menores ingresos es la más afectada por el consumo continuo. O sea los más pobres sufren la compulsión. El hábito global del alcohol se ha reemplazado en la marihuana con el consumo de tabaco. En los 90 a marihuana seguía pautas del alcohol. Hoy sigue el patrón de la nicotina diaria.

A MAYOR OFERTA MAYOR DEMANDA

En una cálida noche en Roma el maestro italiano me comentaba sus experiencias en barrios “copados” por la venta de drogas. Viejo “lobo de mar” en los tratamientos e investigación en adicciones ya en los 70 esperaba a los adictos a la heroína en un servicio de emergencia en la Plaza Venecia y en las escalinatas de los diversos sitios de confluencia juvenil para darles una “mano” y ayudarlos a hacer algo por sus vidas. En el sur italiano fue contratado por el gobierno italiano en los 80 para estudiar como la mafia calabresa y siciliana reclutaba menores para sus tareas delictivas. De ahí nacieron las investigaciones más profundas sobre la unión y “maridaje” entre delito y captación de menores en las llamadas por él “familias Multiproblemáticas “o sea familias con una alta y caótica desorganización en sus normas y con alta prevalencia de enfermedad mental en su seno. Todo esto es muy parecido a lo que sucede en Argentina.  Uno de los factores de riesgo epidémicos es el consumo de drogas en menores. La inmadurez del sistema nervioso es un aliado para el incremento.
La marihuana no existe como tal en el mercado. Dijimos que formaba parte de un “combo” de sustancias. Para los que nos dedicamos al tratamiento e investigación clínica de estas enfermedades sociales el porcentaje de un 1 o 2% de consumidores “solo” de marihuana (del total de la población consumidora) es irrelevante. Para la gran mayoría de las drogas el cannabis es una droga “portera” o sea abre a otras drogas siendo la edad un factor clave.

EDADES VULNERABLES

Es una enfermedad del desarrollo evolutivo (la protección de los menores es fundamental) ya que la gran mayoría de los dependientes comenzaron a los 13 o 14 años. Proteger a los menores (o a los “pibes” como en la jerga política se los menciona) resulta fundamental porque cuando el “combo” de drogas empieza a funcionar se instala una enfermedad que es crónica, progresiva y terminal.
Las drogas se venden no solo porque hay “dealers” en todos los barrios e incluso compitiendo por la clientela; hay factores de orden socio-culturales que intervienen. En realidad en la sociedad del espectáculo e imágenes que somos es fundamental el uso de figuras –precisamente- de lo mediático para generar algo clave: trivializar, minimizar los daños y  denigrar como caduco todo lo que se contraponga al uso.  “Yo lo hago” y acá me ven “vivito y coleando”. Son los que anuncian la nueva sociedad. La autoridad estará dada por el “goteo comunicacional” que lleva a la aceptación social; elemento y fundamento –a buscar – en la implantación del “narco-negocio”.

TENEMOS CEREBRO!!!

Lo desmentido (forma especial de repudio y escisión de la realidad) en los que hablan “livianamente” de las drogas es que tenemos cerebro. En los “pibes” se afecta el desarrollo de la vida neuronal y de todas de estructuras que componen el suelo biológico del “homo sapiens”. Hasta los 25 años el cerebro no termina de madurar. Existe una conexión fundante de la salud y de la racionalidad y  es la que resulta de la unión entre el cerebro límbico y las estructuras frontales. O sea entre las emociones (sexo, agresividad, hambre, motivación, etc.) y el pensamiento y la inhibición de los impulsos más feroces. El descontrol de impulsos es una señal clara la impronta de las drogas por la pérdida de la capacidad inhibitoria de las estructuras superiores de la corteza frontal.

El frontal es el triunfo de la humanidad en relación nuestros antepasados simios y, precisamente éste,  se encuentra en desarrollo en los menores   . Las drogas alteran ese desarrollo y nos deja a expensas de las emociones más primarias y que en la adolescencia se hallan hiperestimuladas por todas las emergencias hormonales entre las cuales las sexuales ocupan un lugar prevalente. Las drogas son moléculas que al entrar en contacto con el cerebro influyen en la comunicación inter-neuronal. El sistema cognitivo y los rendimientos académicos son lo primero que se resiente. Luego van a aparecer tipos de conductas  que dependiendo del tipo de personalidad virarán desde la abulia y la apatía hasta trastornos  de conducta  y /trastornos psicóticos.
En Washington (DC) y Colorado la venta en tiendas de la marihuana ha llevado a un cambio en la percepción social y un aumento de la aceptación  de las mismas. El 12 % de los chicos de 13 -14 años consume marihuana  y el 36 % al fin del secundario. N.Volkow (Zar de drogas de USA en lo técnico) nos dice “…son números muy altos  y pronosticamos  severos problemas futuros en relación a  daños en el desarrollo cerebral  “.

Por otra parte el 40% de los estudiantes no tiene percepción del riesgo y estas actitudes  predicen ya conductas y comportamientos de búsqueda de sustancias. Se fuma en USA más marihuana que cigarrillos en los jóvenes. La percepción del riesgo global a las drogas bajó y esto explica el triunfo de las estrategias de implantación de  las sustancias (feroces campañas mediáticas, multitud de sitios de Internet  financiados, etc) que han triunfado sobre la educación. Los expertos mencionan la falta de programas educativos en los sistemas formales de enseñanza y la falta o insuficiencia de acciones en la formación de padres y familiares en general.

El Zar Político de Drogas Gil Kerlikowska reconoce que “es un experimento social” en algunos Estados  aunque, dice, el Poder central no está de acuerdo. De todas maneras este experimento sigue y los “cobayos” son seres humanos y, asi, mientras tanto seguimos  claudicando en educación, normas y cumplimiento de la Ley (la primera no olvidemos es la protección de la vida y  el derecho a la salud).

Dr. Juan Alberto Yaria
DIRECTOR GENERAL GRADIVA-REHABILITACION EN ADICCIONES

El caballo de Troya II

“¿ liberamos la marihuana…?

“Mantener el público ignorante, la menor  organización publica; atacar el núcleo familiar y controlar la educación de la juventud; dejar hacer y dejar pasar”  Armas silenciosas para guerras tranquilas- N.Chomsky

 

La confusión del lenguaje es una estrategia de imposición de ciertos productos. La publicidad se vale de estas estrategias de marketing. La marihuana desde hace más de 30 años se intenta imponer en nuestro país. El éxito ha sido total. Se ha impuesto que no hay daños en su uso y que aquellos que se oponen por razones médicas rápidamente son atacados por su pensamiento “conservadurista”. Se niegan hechos evidentes: es desencadenante de brotes psicóticos, la dependencia creciente a seguir utilizándola, los efectos sobre el aprendizaje  escolar que desciende, los daños en la evolución del sistema nervioso en los adolescentes  y así podemos seguir.

Son estrategias de imposición con especialistas en marketing y que olvidan los efectos sobre la salud pública. Se utilizan argumentos del pensamiento “progresista” apelando los derechos humanos a elegir y precisamente los financiadores de todo esto son empresas y empresarios  capitalistas (grandes fabricantes de cigarrillos ya preparan su venta masiva y los “zares” de la droga ven multiplicadas sus ganancias al aumentar más el mercado de usuarios vendiendo más barato que en las tiendas en los Estados donde se distribuye). Hablar por “izquierda” y cobrar por “derecha”.

30 años de repetir siempre el mismo discurso nos hace recordar lo que decía A. Huxley que  lo preanunció en su libro “Utopía de un mundo feliz” cuando habló de una “hipnopedia” (adormecimiento de la comunidad) que funcionaría como elemento de control social. Así decía casi irónicamente:”…cien repeticiones…cuatro veces por semanas durante cuatro años…setenta y dos mil cuatro repeticiones  que van creando una Verdad “. Así anuncia al anónimo de hoy y al robot que muchos de nosotros somos.
Noam Chomsky , un intelectual muy reputado en ciertos círculos,  en su manual de  “Estrategias para la manipulación mediática “nos enseña que hay varios modos entre tantos de “adormecer” para ciertos fines a la opinión pública, voy a citar algunas : a. La estrategia de la gradualidad o sea en “cuentagotas” durante muchos años y así lo inaceptable empieza a ser aceptado; b. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad .Es muy interesante esta idea de Chomsky porque los propulsores de la liberación de la marihuana al mismo tiempo desestiman cualquier programa preventivo (existe una Ley de Educación Preventiva del 2011  sobre las drogas que no se aplica y hasta el año pasado se entregaban en las escuelas un libro sobre el llamado  “consumo cuidado” de  drogas(nada más absurdo para un adolescente en maduración de su sistema nervioso y de su personalidad) ;  c. Utilizar más lo emocional que la reflexión y esto busca  causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente en el  sentido crítico de los individuos.

MANIPULAR SOBRE “MARIHUANA MEDICINAL”

No hay tal marihuana medicinal. Hay sí  alcaloides presentes en las diversas variedades de la marihuana que aislados en laboratorios pueden servir (sin eficacia plena ) como anticonvulsivantes en epilepsias refractarias a medicaciones tradicionales .El THC es uno de los principios activos de la marihuana que tiene efectos de euforia y puede llevar a la psicosis y precisamente no es este alcaloide el que puede ayudar. Por otra parte el cannabidiol (CBD) que es otro de los principios si puede ser utilizado. Todo esto debe ser administrado por laboratorios y controles médicos y con recetas manejadas por especialistas. Tal cual como se hace con la morfina para ciertas enfermedades en donde el dolor en patologías terminales es muy intenso. La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) de nuestro país es el organismo responsable de garantizar la eficacia, seguridad y calidad y ya se expidió sobre este tema.  Es, por eso,  cierto que el aislamiento o la síntesis de algunos de estos alcaloides pueden ser de gran utilidad en la terapéutica medicinal (glaucoma, artritis, por ejemplo) y  el CBD es un claro ejemplo de esto.

Sobre esta realidad manejada con controles médicos y de laboratorios auditados por la (ANMAT) y  con dosis determinadas para que no se generen daños se montan otros intereses que buscan implantar la marihuana  y en algunos casos  que en lugar de procesos médicos todos puedan tener plantas de marihuana en su casa (hay proyectos en marcha sobre esto) o directamente liberar la venta de marihuana en tiendas  e  incluso proyectos que buscan liberar todas las drogas.  Los demagogos reemplazan  a los estadistas. La salud pública queda olvidada en aras de una supuesta libertad individual (garantizar la dependencia a sustancias en personas vulnerables) .Al mismo tiempo se atacan a todos los procedimientos preventivos y se desacredita a todos los movimientos asistenciales y terapéuticos en las adicciones.  No olvidemos que la marihuana no viene sola ya que es un “combo” en donde juegan otras sustancias. Es en realidad una llave para el consumo de otras drogas. Existe muchos intereses en implantar a la marihuana como sustancia recreacional  que no daña y banalizando los efectos sobre la salud mental (ansiedad, depresión, psicosis).

DR. JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR GENERAL GRADIVA –Rehabilitación en adicciones

Tragedia en Moreno ¿Adultos estamos? (I)

“ esta fiesta la hacemos para “destangarnos” mucho más de lo que lo hacemos siempre , venite a “curar” penas, va a haber “minas” muy buenas que te “perrean” hasta el suelo”. Invitación a la fiesta Triple XXX de Primavera en Moreno

Saga que culmina con la muerte. Armas y desborde. Imperio del Ello (pulsiones indómitas) sin Ley. Por ende ahí todo culmina en la muerte. Ya el triple XXX anuncia el “todo vale” desde la pornografía hasta la muerte. El auge de las fiestas privadas en quintas  inaugurada para la venta de éxtasis se han transformado en la búsqueda de falta de todo tipo de control incluso el que podría establecer el sistema de los “patovicas” de los boliches. Las armas aseguran que la destrucción debe ser total. Al no haber Ley hay disputas entre clanes; tres barrios se disputaban…no sabemos que…pero que importa si se vive en un delirio colectivo. Lo tribal supera a lo social. Además con menores de 15 años merodeando esos ambientes. Cementerio vivo de personas.

Los grandes centros urbanos están incubando una cantidad enorme de enfermos crónicos ya que existe una ley en los que trabajamos en adicciones: a menor edad de contacto con drogas (el alcohol lo es) más posibilidades existen de un consumo problemático y crónico.

Vivimos la dolorosa realidad que en la Ciudad de Buenos aires y en la Provincia de Buenos Aires casi el 70% de los adolescentes consume alcohol, en el Gran Mendoza llega al 73%. El consumo de marihuana empieza antes de los 14 años bloqueando las capacidades de aprendizaje escolar y es un factor de abandono escolar.

CAIDA DEL MUNDO ADULTO

Esto parecería ser síntoma de situaciones muy serias de ocaso y dimisión de la función de los adultos en la conducción y orientación educativa de los menores que representa un hueco en las funciones normativas y de control. El adolescente parece crecer  solo; los padres se quedaron en el “vestuario” y entonces la vida parece ser un “juego” sin árbitros en donde el arbitrio como capricho narcisístico es Ley. Al no haber acompañamiento en el crecimiento de los chicos aparecen los que llamo “dobles protectores” que son distintos “padrinos “ como en la saga de la célebre película de Marlon Brando y Al Pacino ;  éstos están en las esquinas, en los “transas” , en los patovicas o en el relacionista público del boliche prestigiado.

La función paterna aparece en nuestra sociedad devaluada y entonces se asimila a una caricatura con roles cómplices o meramente nominales con el nombre de directores, policías, intendentes, jueces  y en todos aquellos que están en posición de conductores y aquí nos podemos preguntar qué es lo que conducen cuando muchas veces los territorios están adueñados por el  anonimato y  no siguiendo marcos legales. La anomia como “anemia “de valores parece reinar.

Cae el mundo adulto, un orden de palabras, orientaciones, confrontaciones, negociaciones, encuentros, desencuentros, concensos. Los padres no están, aunque estén .Es una función que está ausente. Así el Padre es par o cómplice, compañero o mimetizado con él aunque  nunca el Padre en su función es simétrico, ya que instala la diferencia y precisamente por eso educa. En otros casos en donde la situación es mucho más grave ya parecen estar pero es sólo un agujero,   un vacío. Una sombra de lo que deberían ser. Una nada que nada significa ni orienta. El adolescente parece vivir solo.

¿Dónde quedó el mundo adulto? Somos todos adolescentes. Hay  tres funciones de la vida familiar: a- nutrir de amor, palabras, orientaciones; b- darle al niño la praxis de un mundo organizado: limites, fronteras entre generaciones; educación de la voluntad y hábitos de vida y fundamentalmente que no hay ningún orden social sin jerarquías basadas no en “jinetas” sino en la transmisión de experiencias y c- trasmitirle valores, instrumentos y técnicas para el “saber vivir”. La familia es nutritiva ordenadora del mundo y transmisora de ideales y valores. Pero para que esto se dé tiene que haber adultos.

Hoy en muchos lugares parece haber solo adolescentes que un lugar de adultos y que transmiten el vacío. H. Giddens, el gran sociólogo y filósofo  ingles nos enseñó: “cuando cae la tradición aparece la adicción (y todos los comportamientos violentos)”. Tradición que es etimológicamente hablando transmisión de notas de vida ¿pero hay adultos que transmiten? Las familias nominales parecerían ser  el fruto del autismo en el cual vivimos.

La sociedad Argentina asiste a una creciente desfamiliarización y esto es mucho más evidente en los grandes centros urbanos. El fenómeno genera  consecuencias en el campo educativo y en el desarrollo autónomo de los seres humanos, o sea hay una pérdida de la libertad y/ o un miedo a la libertad que en muchos casos se enmascara en conductas desafiantes o hiperactivas como mera libertad de maniobra.

LA DESFAMILIARIAZACION ARGENTINA

El campo de las patologías sociales y del aprendizaje están ligadas también a estos fenómenos de desfamiliarización. El problema se agrava en todas las esferas cuando el niño ha crecido sin la tutela y la orientación del padre biológico. Este fenómeno es casi masivo en todo el mundo y responde a factores culturales que se han instalado en la postmodernidad: crisis de los vínculos entre los sexos que se “degradan” rápidamente y la noción, parecería, “triunfante” de que el padre es “superfluo”.

Hoy se sabe que los chicos que crecieron sin padre tienen mayor riesgo de interrumpir los estudios secundarios, de permanecer sin estudiar ni trabajar durante largos períodos de tiempo, en las adolescentes sube la prevalencia de embarazo precoz; asís como  en ambos sexos hay una mayor vulnerabilidad a presiones negativas de pares como de conflictos con la ley. La desescolarización, los trastornos de conducta infanto- juvenil y las escaladas de violencia abrevan en mayor medida en situaciones familiares en donde el padre ha estado ausente desde temprana edad es desconocido, falta por una enfermedad mental, alcoholismo, drogadependencia  o sencillamente porque no convivió con él. En todos estos casos la ausencia no fue seguida de una compañía educativa aunque sea episódica.

Los finales del siglo XX mostraron un desplazamiento hacia la periferia  de la familia de la figura del padre. Un “feminismo”, creemos mal entendido, mocionó al padre como un personaje superfluo considerándolo  sólo como un “proveedor” de semen alejado de toda función simbólica. Incluso en muchos varones existe hoy un “horror” a  la paternidad.

El tema de la tragedia de Moreno da para mucho y seguiremos y lo preocupante es que el mundo adulto llega para recoger los “restos” de botellas, drogas, sangre, cadáveres; siendo quizás el adolescente también  un “resto”, o sea un sobrante en esta sociedad. Acudimos al cementerio, cuando mucho,  pero no protegemos la vida.

DR JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

“Los padres comieron uvas verdes…”

“…los padres comieron uvas verdes pero los que se arruinaron los dientes fueron sus hijos” (F.Dolto-O. Completas)

Este dicho francés relatado por la maestra en problemas infantiles y de la adolescencia  F.Dolto trata de relatar cómo les pasamos, principalmente,  los problemas o sea nuestros débitos vitales y nuestros créditos o sea nuestros valores a nuestros hijos.

En el caso de los débitos éstos surgen primero como trauma y luego como síntoma  algo que  en el tema de la epidemia actual de consumo de drogas y alcohol se ve claro.  El Caballo de Troya (mezcla de engaño con daño) entró a nuestras casas. Desde un marketing exitoso hubo también  un campo fértil para el desarrollo del consumo de drogas. Páginas, blogs, revistas, lideres mediáticos propagandeando el consumo abrevan sobre un terreno fértil como lo es la crisis de la vida familiar en nuestra sociedad.

No me refiero al simplismo de la caída de la familia tradicional sino a lo que significa la vida familiar como núcleo generador de vida. De alguna manera la sociedad judeo-cristiana a la que pertenecemos se basó en la Promesa de un Mesías; esto en el campo cotidiano se da en lo que significa un  Hijo en nuestras vidas  .En el hijo está puesta nuestra promesa tanto de nuestro debe como de nuestro haber. Lo que es nuestro resto positivo y nuestro “Veraz” o sea los débitos que como mochila llevamos. Pero tiene que haber vínculos fuertes  y emociones altamente sostenidas para forjar una persona autónoma. A los chicos no lo educan los maestros, ni la escuela. Estos solo informan ya que  la educación verdadera se da en la casa.

La droga penetra,  y fundamentalmente,  por la crisis de la vida familiar. A esto agregaremos datos de la propia personalidad o crisis de esta personalidad. Pero indudablemente el ocaso de modelos e ideales surge en primera instancia desde la vida familiar.
Hay un tríptico clave en el tema de las drogas y su avance epidémico: sujeto (personalidad), agente químico (las sustancias alteran gran parte de las codificaciones químicas, eléctricas y funcionales estructurales del sistema nervioso) y contexto .Es aquí donde está la familia. Por último el barrio como semillero de intoxicación cuando no es una unidad cultural para el crecimiento de las personas sino un “quiosco” de ventas no precisamente de juguetes y caramelos.

Lo que vemos hoy es la crisis de la vida familiar en muchas familias de consumidores: ausencias significativas en los primeros años, violencia, también lamentablemente  incesto, abusos emocionales, abandonos varios, el uso de un hijo para atacar al otro padre, adicciones o enfermedades psiquiátricas severas de los padres o de uno de ellos. La denigración permanente de  la figura de un padre contra otro, denostarlo y/ o  desautorizarlo es frecuente. En suma un conjunto de daños emocionales que en los primeros 6 años de vida son muy perjudiciales. En esos primeros años es donde el niño tiene menos respuestas simbólicas y es impotente frente  a estas situaciones que se transforman rápidamente en puro trauma.

Una familia y  al mismo tiempo la escuela deben promover en los chicos normas claras sobre la Ley, la prohibición del canibalismo, el robo , el asesinato , la violación , el adulterio y el no consumo de drogas tóxicas.

NUMEROS DE LA EPIDEMIA

La vida familiar es hoy un tema clave en la sociedad argentina en relación al consumo de sustancias: aparece dislocada, ausente, fragmentada, dividida y con largos años de varios de sus hijos en carrera de consumo sin tomar decisiones de tratamiento o también algún padre en carrera de consumo. Sobre 100 pacientes estudiados la edad promedio de inicio de consumo fue a los 14 años 5 meses  y la cantidad de años antes de acudir a la consulta fue de 13 años 7 meses de promedio y acudieron recién cuando tenían como promedio 28. La cantidad de años de consumo (casi 14) muestra el fracaso de todos los instrumentos preventivos sociales. La marihuana (verdadero Caballo de Troya) fue la droga de iniciación en un 55% de los residentes y luego el alcohol con el 29 % .La droga de consulta fue abuso de cocaína (55%), Marihuana (14%) y pasta base (18 %) (Estudios realizados en Gradiva con Dra.M.Arango).

El 60% de los pacientes tienen familiares con antecedentes de consumo o participan algunos en el tratamiento con ellos. Esto muestra como el “Caballo de Troya” de las drogas penetró en el propio sistema familiar y social y  plantea, además,  el problema de los garantes del tratamiento o sea de los sostenes ya que en muchos casos todo el sistema está comprometido. Si nuestra tarea es movilizar recursos familiares para generar una rehabilitación, padres que confronten para que el tratamiento progrese y se cuiden los logros; todo esto aquí se hace más difícil.

Para muchos adolescentes vivir estas realidades desde pequeño  en donde el desamparo se une a la violencia y a los mensajes contradictorios hace que la vida sea muy difícil de asumir y ahí surgen las drogas que en el fondo son anestésicos y vías de huida. Así estamos…pero no hablamos de la vida familiar ni de la educación preventiva. El Hijo promesa de vida y del futuro de una sociedad queda entonces alienado cuando no muerto. Quedó como un condenado más, también por los adultos y no solo por su propia compulsión adictiva.

DR. JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

Los nuevos “hackers”

“…nuestro cerebro no se creó para que consumiéramos drogas, pero estas ‘hackearon’ el sistema y crearon la adicción “Nora Volkow-USA

La noticia, a veces, es “cruel en el cartel” como dice el tango de los hnos. Expósito .Leyendo noticias me encontré con un viejo paciente a quien no pudimos atender ya que prefirió el camino del consumo y de los delirios. Fue hace muchos años y  sin apoyo familiar huyó de la posibilidad de tratarse y el deterioro seguramente  lo fue consumiendo. Siempre me quedó el recuerdo de ese paciente como la de  aquella obra que no se puede realizar. El delirio cocaínico y de otros estimulantes como el “paco” lo fue sujetando a la paranoia –dice la agencia de noticias – y mató a sus padres y luego se suicidó en la bañera clavándose cuchillos en distintas zonas del cuerpo hasta desangrarse.

El delirio con el uso de drogas es mucho más posible y en muchos casos el delirante busca, al mismo tiempo,  el uso de drogas. Es el coctel más letal llamado técnicamente “doble diagnóstico” en donde la pérdida del sentido de realidad se une con el abuso y la dependencia de sustancias. Cuando aparece “la Verdad –como dicen los Expósito – nos restregamos con arena el paladar”. Aquí la Verdad es la dura noticia de una vida que no pudo ser. Por eso es tan importante la prevención en salud mental como estrategia político-social masiva ya que el uso de drogas desde los 11 años (así era con este paciente) es casi la entrada en las puertas de enfermedades graves como la esquizofrenia.

CUIDAR EL CEREBRO

Desde hace 30 años se ha incrementado el uso de drogas con una gran aceptación social y tolerancia y casi sin ningún programa preventivo al alcance de la población y si está al alcance de todos el uso de drogas. Las drogas alteran todo el sistema cerebral y “hackean” los sistemas de supervivencia que acompañan a la especie desde sus orígenes. Comer y sexo aseguran la pervivencia de todos. Ahí residen placeres fundamentales en el llamado sistema del placer del cerebro que es una estructura fisiológica y estructural muy compleja. Las drogas toman ese sistema y nada importa más que eso. Se deja al deseo sexual y la comida pasa al segundo plano. Todo pasa por conseguir la dosis mientras nos vamos deteriorando en todas nuestras funciones de atención, memoria, pensamiento y fundamentalmente perdemos motivación para las cosas de la vida y de lo social .No hay hijos, trabajo, etc.

Las drogas esclavizan el sistema de supervivencia de la especie  y lo desnaturalizan. Nuestro cerebro no se creó para que consumiéramos drogas, pero estas ‘hackearon’ el sistema y crearon la adicción, nos enseña la máxima exponente de la neurociencia en adicciones Nora Volkow (Directora del NIDA –USA). Al mismo tiempo se va dañando el lóbulo frontal que es eje de la diferencia cerebral con nuestros antepasados los chimpancés.

El lóbulo frontal tiene que ver con lo más excelso del ser humano. Se lo ha definido como el CEO de nuestro organismo y el gran planificador de nuestra vida ya que ahí reside la mayor complejidad de lo que hacemos; eso técnicamente se llama función ejecutiva que rige  la memoria, la proyección de un futuro, la flexibilidad, la monitorización de lo que hacemos y al mismo tiempo la inhibición de  conductas que atenten contra la vida. Cuando una persona se transforma en consumidor dependiente a las drogas elige siempre mal y por eso los llamo “adictos al fracaso”. Sus vidas se van desangrando como la de ese paciente que asesinó y se suicidó embebido en drogas y delirios.

Ya no tiene la capacidad de controlar sus deseos y emociones. La corteza frontal del cerebro está dañada en diversos grados en los consumidores de sustancias. Es como un obeso que no puede parar de comer pero esta vez con drogas. Nuestro cerebro quedó “hackeado” y ya no nos responde.

CEREBROS DOMADOS

Los llamados hackers de sombrero negro (del inglés, black hat), también conocidos como “crackers” muestran sus habilidades en informática rompiendo sistemas de seguridad de computadoras, colapsando servidores, entrando a zonas restringidas, infectando redes o apoderándose de ellas, entre otras muchas cosas utilizando sus destrezas en métodos hacking. Rompe la seguridad informática, buscando la forma de entrar a programas y obtener información o generar virus en el equipo o cuenta ingresada. Las drogas alteran la maravillosa computadora que es nuestro  cerebro como  mezcla de estructuras y funciones químicas, eléctricas y de procesamiento de la información y los afectos.

Sobre esta idea del “hackeado” de nuestro cerebro me vienen a la memoria decenas de pacientes que luchan a pesar de sus recaídas con terapias, obedeciendo normas de conductas que nos alejen de personas, lugares y situaciones que nos precipiten a la reiteración de conductas destructivas. Acá el papel del amigo, de los padres,  de las parejas e incluso de los hijos es fundamental. Cuando se ha llegado a esta etapa de recaídas permanentes con deterioros de funciones cerebrales es fundamental una “prótesis” humana durante mucho tiempo. Acompañamiento humano hasta que la persona recupere su autocontrol.

DR. JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones