LUCIA –MAR DEL PLATA –CULTURA NARCO

“No clave la mirada fijamente en el abismo; no sea que el abismo la clave en usted”. F. Nietzsche

Necesitamos recuperar la brújula social y familiar. Las “Lucias” de la Argentina encogen nuestra alma. Tengo nietos de esa edad y hablando con ellos me muestran las situaciones de peligro que viven. Alertados por nosotros y sus padres sortean esas trampas que instaló la “cultura narco” en nuestro país .Sí, la “cultura narco “que reina y horada escuelas, instituciones policiales, judiciales y políticas e incluso a familias enteras devoradas, ellas mismas, por el consumo.  La fiscal María Isabel Sánchez sostiene la hipótesis que la menor de 16 años fue obligada a consumir drogas hasta perder su capacidad de defensa y luego violada hasta la muerte. También que una vez producido el fallecimiento la víctima fue lavada y vestida para llevarle, aseada, a la sala de salud de Playa Serena. Hay muchas “Lucias “en nuestro país. Tengo la misión de tratar a muchas de ellas en Gradiva. Las que se pueden “salvar” porque en realidad es una salvación nos van relatando el cautiverio en el cual vivieron. La “trata “de personas oculta este fenómeno de las drogas y de los personeros que las mantienen (personalidades psicopáticas de alta letalidad social).

La familia de Lucía es un ejemplo del dolor desgarrador; trabajadores marplatenses quizás no percibieron el grado de enfermedad social que vivimos y como ahora los cuidados deben ser estrictos y a la vez muy afectuosos. Hay dos elementos que se conjugan siempre en estos casos; en primer lugar la edad puberal y adolescente y en segundo lugar el mercado que tiene “mapeado “los territorios para la venta y la captación de personas.

La edad asegura un cliente rápido ya que sube enormemente la posibilidad de generar una dependencia cuando se consume a en edades de 12 a 18 años. La industria y el marketing de la droga está preparada para eso .Llegar a esa población  y ahí las escuelas son fundamentales con una población cautiva enorme y con “dealers” , alumnos ellos mismos , que serán los que en la intimidad de las aulas venderán luego que ellos hagan los primeros contactos. Así pasó con Lucia. El sexo luego es la moneda de cambio para más drogas. La voracidad por el consumo sube en estas edades por la inmadurez de la personalidad y al mismo tiempo por la inmadurez del sistema nervioso(los centros de control inhibitorio están en desarrollo y los centros instintivos –emocionales en la adolescencia están sobreestimulados). Otros lugares para asegurar el cautiverio son las fiestas privadas que se “mapean” con una industria desde la venta de agua hasta la de drogas en donde miles de personas concurrirán apelando la “viralización” de la propaganda del evento por las redes sociales. La “tecno cumbia” asegura otro continente de clases populares, mayoritariamente, para ser explotado. Hoy ya se venden caramelos con vodka y supositorios con estupefacientes e incluso alcohol disimulando hasta el olor en el aliento (industrias en ascenso al servicio del cautiverio de miles).Siempre escenarios masivos con personeros que desde adentro y desde afuera aseguran el negocio con la frialdad típica de los psicópatas.

El segundo elemento a tener en cuenta es la frialdad de los victimarios que la fiscal describe como “una inhumana agresión “. Son personalidades psicopáticas o sea antisociales los que llevan adelante estos actos y la gran mayoría adictos. Se encontraron en la casa de ellos drogas en cantidad e incluso como recomiendan algunos jueces (¿?) plantitas de marihuana para la provisión personal pero que en realidad vendían. Comentario aparte muchos jueces (¿?) no entienden o no quieren entender el daño de las drogas en las estructuras más humanas del hombre y la eclosión de los más demencial cuando se apoderan y nos alienan.

El que mapea un territorio para la venta y su posterior distribución, lucra y no sólo económicamente sino que también explota sexualmente, como sucedió con Lucia, es en sí mismo una personalidad de tipo psicopática y mucho más psicopática si consume drogas. Pasaban en un “autito azul “por la Escuela Media marplatense o en unas “motitos” en el conurbano o en alguna esquina de la Capital. Territorio mapeado y controlado con una población juvenil “anémica” de valores, abandonada por el mundo adulto que asiste al entierro anticipado de sus hijos.

El psicópata sortea normas, cosifica personas, no tiene sentimientos de culpa ni remordimientos, usa la crueldad permanentemente y no tiene empatía o sea registro del otro ya que cosifica a las personas. Habitualmente hoy consumen mucha cocaína, marihuana y variados alcoholes con los que se “defrontalizan” (se altera el funcionamiento de los sectores cerebrales responsables de las conductas éticas y de pensamiento) rápidamente y con ello todo es posible .La Ley no existe.

 

 

NECESITAMOS REACCIONAR

Reflotar un Plan Maestro y Nacional de prevención y asistencia integral con foco en el niño, el joven y la familia .La escuela necesita ser hoy un centro preventivo escolar con líderes por aula y ayudar a las familias ante la invasión de la cultura narco y al barrio y sus instituciones como sistema inmunológico social. Los medios de comunicación necesitamos que actúen con programas y campañas permanentes sobre las consecuencias del uso de drogas y no solo como noticia policial. Fomentar el alerta precoz en las familias ante los primeros consumos Atender a las poblaciones desescolarizadas para que se incorporen a un tramado institucional .Hoy hay muchos “des-afiliados” de lo social y así hay enormes posibilidades de que crezcan como discapacitados sociales. Sin escuela o familia un chico prácticamente pierde toda habilidad para la vida. Ahí la “cultura narco” los espera y les da una estructura falsa y perversa pero estructura al fin. Sin filiación social y familiar no hay personas sino sujetos aptos para la doma pero no personas libres. El “narco” explota esta situación de “anemia” social y de valores. A más policías y jueces más peajes a pagar (ya que buscarán explotar la venalidad de algunos); necesitamos reflotar un sistema inmunológico social o sea una cultura preventiva recordando el lema africano que preside mi consultorio: “…se necesita una tribu entera para educar un hijo”. Hemos perdido la brújula y la necesitamos recuperar “.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

LOS “NI NI”

“…mañana era nunca y nunca llegará pasado mañana” (Joaquín Sabina)

Los dichos de Sabina se unen a lo que vamos a tratar. No hay noción de futuro en muchos, solo vale lo de este momento. Jorge tiene 14 años y un hijo y es uno de los tantos que me consulta luego de distintas intervenciones de la Justicia. Dejó la escuela antes de culminar la primaria. Nafta, alcohol y toda la retahíla de drogas lo fueron acompañando .Las armas y el robo callejero eran sus acompañantes. Puede ser de la La Matanza, Villa 31, Belgrano, una ciudad rica del interior rodeada de soja y también de narcos. Da lo mismo ya que puede ser pobreza marginalizada o riqueza fatua y vacía llena de 4×4 y autos lujosos.

Les hablo y ponen conmigo, al principio, distancia .Quizás represento para ellos un mundo adulto distante. ¿Qué es el mundo adulto hoy para los jóvenes? La defensa psicológica va cediendo con el conocimiento mutuo. Así son todos o casi todos. Algunos abandonarán el tratamiento y vuelven a las calles a perderse a la espera de un milagro que no los haga terminar en las diferentes “banquinas” de la vida. Pregunto por sus familias y muchos me miran como diciendo ¿Qué es eso? Plenitud de personajes algunos alcohólicos, ausentes, otros muertos por sobredosis o desaparecidos. Hay una liquidación de las referencias normativas y afectivas importantes en ricos y pobres que consultan por adicción a las sustancias en edades muy juveniles.

Ni escuela ni familia son instituciones válidas para ellos. También los del interior rico y sojero. La experiencia del trabajo tampoco los entusiasma. Los “fierros” no necesitan ningún aprendizaje. La sociedad perdió el encanto del “tramado “contenedor y sólo parecen quedar hilos desgajados sin, casi, ninguna significación educativa y emocional.

La Argentina se hizo entre la familia, la escuela, la fábrica, el barrio como centro cultural y de hábitos de vida, una policía confiable, las Iglesias como centro también de contención, el club como eje de desarrollo adolescente y por supuesto no había narcos distribuidos en todo el país y con múltiples consumidores a punto de distribuir para conseguir la dosis cuando ya son dependientes. Todo eso varió y cayó como la pared de la película “The Wall” (en su última escena) y nada reemplazo a eso todavía. Indudablemente tenemos que reconstruir otra continencia social.

Hay 1 millón de jóvenes que no estudian ni trabajan en la Argentina (consultora Adecco).Además 700.000 no desean insertarse en el mercado laboral. No les interesa .Ellos han roto lazos con las instituciones. Además ¿éstas existen? Las escuelas en muchos lugares son robadas y dañadas. ¿Qué es lo que da el mundo adulto? ; por otra parte hablar con ellos de la familia es hablar de padres en consumo incluso varios hermanos se internan juntos y dicen los referentes adultos que los traen que están mejor porque los otros están en carrera.

De los 4.4 millones de jóvenes un 34.2% trabaja, el 26.7% se dedica a estudiar, un 10,3% se dedica a estudiar y trabajar y un 3.3% busca trabajar. Un 24.6 % (1 millón) no estudia ni trabaja y más de 700 mil de ellos ni busca hacer algo para conseguirlo.

Sube en muchas empresas el incremento de las posiciones sin cubrir. En muchas empresas sube el incremento posiciones sin cubrir (en software hay 5000 vacantes todos los años). De casi mil empresas testeadas el 51 % tuvo inconvenientes para cubrir el puesto por falta de competencia.

Hay, entonces, una población muy vulnerable captada en algunos casos por la delincuencia organizada en donde no hay ninguna capacitación necesaria. Cuanto intentan salir hacen filas, llenan formularios y a medida que pasa el tiempo toman una posición indiferente. Abandonan la lucha por la vida, sobre esto decía Jaspers que había dos luchas fundamentales: la lucha por la vida y la existencia (lograr la autenticidad). Ellos abandonan antes de empezar la lucha por la vida y la existencial queda, por supuesto, muy lejos. Esta también exige trabajo. Pero ésta comienza desde la familia y las distintas unidades culturales y exige educación, limites valores que se transmiten.

¿QUIEN VA A PAGAR ESTE COSTO SOCIAL?

La operatoria de un PLAN MAESTRO de prevención y asistencia en este tema se hace una emergencia nacional .La Provincia de Bs .As, como ejemplo, a fines de la década del 90 tenía una red pública y gratuita de prevención con maestros, escuelas para padres, líderes sociales Y 150 centros públicos y gratuitos de asistencia articulados a los centros preventivos. Todo fue destruido y fundamentalmente las redes de contacto social. Existían “manzaneras” preventivas en cada barrio como verdadero “anticuerpo” ante los narcos .Hoy los narcos reinan con una sociedad desmovilizada. Si no logramos con apoyos sociales que los chicos vayan a la escuela y que los padres en riesgo sean tratados el costo social en cárceles, muertes tempranas (eso ya está ocurriendo), enfermedades invalidantes será enorme. La Argentina asistió a un “desguace” de todos los elementos preventivos y de alerta temprana mientras triunfaba la propaganda del consumo puberal y la banalización de los daños de las sustancias.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

LA NOCHE MÁS OSCURA-2-

“…Dios ha muerto… ¿no habrá que encender las linternas desde la mañana? “ F.Nietzche

Un paciente me sorprende. En un barrio aledaño a una villa en uno de los tantos conurbanos de nuestra gran ciudad me cuenta como cuatro amigos han muerto. Disputa entre bandas. Luchas entre “transas” me dice también. Nuevos “escuadrones de la muerte” en donde la Policía también hace su parte. Púberes de 14 o 15 años, solos en las calles, villas y esquinas son sacrificadas en medio de la desorientación y el Paco como droga mientras el humo de la marihuana y las latas de cervezas acompañan. La escuela quedó lejos. El aprendizaje de algún oficio también. Mi sorpresa sigue y le pregunto por los padres de los chicos muertos. Fallecidos. Presos. Adictos algunos de ellos. Ausencia. Hueco. Vacío. Familia, escuela y trabajo no pertenecen a la agenda diaria de sus vidas.
¿Qué nos pasa cuando crecemos sin un marco institucional orientador ¿ Se puede ser…ser humano con una escuela alejada , una familia nominal o inexistente y un trabajo alejado de la vida diaria ¿ .Nada parece haber quedado en pie. Todo signo de autoridad es signo de autoritarismo. Todo ordenamiento institucional debe caer, casi como un logro, como todo “lo sólido que debe desvanecerse en el aire”. Abajo el mundo sólido y que ya no tiene ninguna significación ni sentido. ¿Pero puede crecer alguien en un entorno “gaseoso y líquido” sin sostenes firmes?.

Autoridad tanto en hebreo como en su raíz latina delatan asumir responsabilidad, poder para orientar, hacer crecer; la confusión lleva a hacernos creer en que es solo obediencia. Pero autoridad es asumir o sea hacerse cargo. La permisividad es lo contrario.

LA TRAMPA DE LA PERMISIVIDAD Y DEL MALTRATO

El niño crece bajo la trampa de la  permisividad  sin  límites de edades y con  falta de Ley trasmitida de padres a hijos, seguido esto de  ausencias bochornosas de los adultos, complicidades perversas de padres que funcionan más como pares adolescentes  que en su rol. Esto, progresivamente, nos va encadenando a distintos dueños. El narco barrial para el joven de los suburbios, ocupa ese lugar ausente.

Los padres como Ley y como referencia ética al faltar quedan suplantados por el Patriarca dominador (líder de “barra brava”, o cualquier referencia marginal valida). Ese “nadie” que es hijo sin padre y sin ningún sustituto valido queda, él mismo, vacío. Ahí aparecen los líderes mesiánicos y las sectas marginales con la droga  y las armas que hablábamos antes. La permisividad así es la antecesora de la muerte. Acelera la destrucción del hijo. Empieza a morir antes e incluso como en las guerras a veces los padres lo entierran desafiando la ley de la vida en donde el hijo entierra a sus padres.
Podríamos recordar a Nietzsche cuando al mencionar lo gris que se avecinaba con la muerte de Dios nos decía: “… ¿Cómo pudimos desagotar el mar?, ¿Quién nos ha dado una esponja para borrar todo el horizonte?; ¿no vamos errantes hacia una nada infinita?, ¿no vienen noches cada vez más noches?, ¿no hay que encender las linternas desde la mañana? .La muerte de Dios parece ser la caída no sólo de los símbolos religiosos sino de toda referencia normativa y de los entornos socializadores que parecen ser solo retoños de lo represivo.

Parece ser que  la muerte de toda referencia normativa profusamente festejada en nuestra cultura, por los llamados “progre”, como un avance  siendo  esto, quizás,   el principio de  una oscuridad infinita. ¿Los pacientes no nos dirán con sus muertes y deterioros que se hará necesario comprar linternas para usar en el día oscuro que vivimos?

El padre y toda referencia sustitutiva parecen estar evaporándose. Asimismo no debemos olvidar que en la propia familia anida hoy más de un miembro en contacto con la droga .Los estudios de Gradiva dan que  un 62 % de las consumidores tienen un familiar en contacto con las sustancias. Acá hay varias situaciones que dan como marco situaciones de violencia, maltrato físico, abuso sexual, graves descuidos en el cuidado de necesidades físicas y/o psíquicas. La permisividad se une a la violencia; de ahí a la calle hay un solo paso. La familia del consumidor vive en un “juego” violento en donde todos son víctimas y victimarios .La salida de ahí se hace necesario por cuestiones de sobrevivencia  y se replica esa conducta en la esquina, la plaza, la cancha, etc. Todo es violento ya sea en la familia, la escuela y luego en la calle; violencia que anuncian la crisis del lenguaje, los vínculos y el amor como sustento de un grupo.

 

NARCOS Y PATERNIDAD

Esta caída del ordenamiento institucional (familia, escuela y trabajo), es explotada por los Narcos que asimilan y adoctrinan para si a los que frutos de la disociación familiar  quedan aptos, ya,  para la “doma”. En los barrios marginales y en los sectores opulentos con padres nunca conocidos, ausentes, permisivos en otros casos, adictos ellos también consumiendo con sus hijos; así se forja una masa de consumidores juveniles, que en si están vacíos de sentido y palabras orientadoras. El “dealer” o puntero barrial de la droga se transforma paradójicamente en el ejemplo a seguir. No debemos olvidar que una vía de crecimiento es la asimilación y la orientación de modelos. Entonces ya no basta  la policía inundando los barrios. Ahí funcionará como un costo más grande lo que se vende ya que otros participarán de la ganancia dándose así más liviandad de las instituciones y menor credibilidad social .La máxima de Pablo Escobar era y es  Ley :”plata o plomo”. El Barómetro de las Adicciones de la Univ. Católica muestra que el incremento de venta de drogas se produce haya o no presencia policial (la diferencia es significativamente poco relevante) .Es otro el problema que tenemos.

Las tendencias criminales que empiezan a mostrarse en los chicos es solo una huida ante las experiencias de desatención sufridas en la infancia con violencia, abuso, incesto, etc. (Stefano Cirillo –El maltrato infantil.Paidos).
Parece ser hora de reflotar la vida  familiar como valor para un crecimiento sano, la escuela, los barrios con sus entidades culturales, las Iglesias  y máxime después de tantos años de crítica a todo lo institucional y a un aplauso de lo anárquico como modo de vida.  Es el barrio, la familia, las organizaciones sociales, las escuelas, los municipios lo que hay que reflotar cual “sistema inmunológico social” uniéndose a medios de comunicación para enfrentar esta epidemia que hoy ya es pandemia en algunos lugares.
Fallan en muchos casos también tíos, abuelos en estas familias fragmentadas y casi desaparecidas. No hay figuras supletorias y la escuela (otro bastión de modelos) luce desprestigiada y casi sin relieve simbólico. Sube así el tráfico ya que a mayor cantidad de consumidores sube el tráfico y la cantidad de “dealers”. Crece la “escuela del delito” y conjuntamente el aumento exponencial de la cantidad de enfermos psiquiátricos y de todo tipo. Esta parece ser la cara del Amo de la Muerte hoy.

 

DR.JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

EL FEMICIDIO Y LAS “ENTREGADAS” (3)

“…el infierno de los vivos no es algo por venir, hay uno, el que ya existe aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos…” (Ítalo Calvino)

 

El literato del siglo XX nos enseña que el Infierno está acá abajo, en muchos casos es el espacio en el cual vivimos o que vamos construyendo con nuestras conductas y por ende con decisiones equivocadas que tomamos. El infierno parece estar ahí cuando hablamos del femicidio. Atiendo a pacientes que estuvieron a punto de ser matadas en situaciones de consumo .De suyo fueron vejadas, maltratadas, secuestradas y violadas en contacto con “dealers” o con parejas que también consumían. En muchos casos fueron secuestradas por bandas de consumidores u obligadas a prostituirse con el pago consiguiente de las dosis diarias. La dependencia transforma a muchas chicas en objetos ya que se pierde la dimensión subjetiva y la libertad.

Desde hace varios años coordino un grupo de pacientes mujeres en tratamiento y es permanente el relato de estas vejaciones .El mundo de la droga lleva a romper todos los límites y es precisamente la anulación de toda Ley. La primera es el respeto a la vida, a la dignidad del sexo y la sujeción permanente a la violencia.

Etimológicamente la palabra adicto no solo remite a esclavitud como modo de pago por una deuda o a aquel que se quedó sin palabras, que no puede hablar (a-dictum); hay también un sentido que nos permite completar lo anterior que es cuando “alguien está entregado a alguien incluso ciegamente” (Real Academia Española y Etimologías –Chile). Entregado a alguien. Los romanos entregaban a los adictos en “subasta”. Así el consumidor dependiente se transforma en uno más de los “nadies” de la sociedad actual. Perdió la dimensión de ser alguien (dimensión de una cierta capacidad de tomar decisiones) .Es un “nadie “entregado al dominio del otro y máxime cuando el Otro toma la dimensión de pareja que transforma al paciente en un “cualquiera” a expensas de cualquier explotación. Ahí la persona para a ser material inerte reciclable. Un desecho.

MARCADAS A FUEGO

Órnela se fuga de su casa con un novio .Ambos se querían en esa dimensión adictiva en donde había una co-dependencia mutua. Las dosis los unían pero el poder de la droga lo tenía el muchacho que era el proveedor. Fue secuestrada durante varios días viviendo en una Villa del Gran Buenos Aires donde fue violada y golpeada bajo la mirada cómplice de la mamá de uno de los miembros de la horda tribal. Logró fugarse milagrosamente. Pero quedó la marca y en una oportunidad luego de varias fugas de centros de rehabilitación vuelve a su casa y decide volver a internarse pero la madre observa que lleva un bolso con calzas, bombachas, tacos altos. Iba a ejercer la prostitución a cambio de drogas.

El trauma como huella indeleble quedó, el miedo la sujetaba, el dominio a la cual se vió sometida fue inolvidable y todavía hoy lo siente y la violencia retorna como un mensaje permanente. Trauma, miedo, dominio y violencia. Pero lo sustancial es la repetición del trauma ya que iba a volver a reiterar compulsivamente la marca que tenía en lo más profundo de su vida. Luego de pasado mucho tiempo y con la firmeza de la madre pudo hacer un tratamiento y lograr una cierta libertad y que pudiera sentir que era posible otra vida. La defrontalización (pérdida de las capacidades cerebrales superiores por el consumo) hace caer toda referencia ética, la pérdida de la subjetividad así nos vamos transformando en objeto para otros.

¿DONDE HAY ALGUIEN?

Ella había quedado entregada a alguien .Estaba en “subasta” como hacían los romanos. La droga hoy funciona para muchos como un “campo de concentración” en donde hay multitud de “nadies” que dependen de un Poder anónimo, omnímodo y brutal. El síndrome Estocolmo en muchas chicas es la única salida .Dependen y tratan de establecer una vinculación afectiva con el secuestrador y máxime en los casos en donde la dosis suplanta las necesidades imperiosas de consumir.

En el “prime time” de la noche del domingo pasado el periodista va interrogando a una mujer desfigurada y quemada por su compañero de años .Ella relata que él era alcohólico y por su relato una paranoia dirigida hacia ella permanente .El periodista le preguntó porque no busco ayuda en su padre y ella le contestó que éste era un ausente por su alcoholismo. Hay dos elementos que quedaron en suspenso en esta entrevista como son el alcoholismo y la enfermedad mental (en principio una paranoia dirigida). En los casos de femicidio o de violencia vemos claramente en nuestros pacientes las adicciones y patologías mentales severas.

Enfocar todos estos problemas solo desde la teoría de género en donde hay “machos” que explotan a las desclasadas mujeres como reflejo arcaico de una sociedad patriarcal es un enfoque, creo, sesgado si no se incorporan otros elementos como los que recién enumeré. En el caso de Lucia (Mar del Plata) la psicopatía de los victimarios era evidente así como la venta de drogas en la cercanía de las escuelas. Además la “liquidez” de los vínculos de hoy en las parejas denuncian también la caída del lenguaje .El golpe suplanta al lenguaje y al dialogo. Si no hay vínculo estable para un proyecto en común éste queda suplantado por lo instantáneo. El compañero o la compañera son un descarte reciclable de acuerdo al momento y la oportunidad.  A su vez el Dominio sobre el otro suplanta a la Ley, la esclavitud a la libertad y el miedo al encuentro. Vivimos una crisis de desamor.

Si todos parecemos estar  en un cierto Infierno aquí en la Tierra Ítalo Calvino habla de dos maneras de manejarse en él; mimetizarse con ese espacio  y de esa manera no sentirlo y ser un “diabólico” para los otros (“volverse parte de el hasta el punto de dejar de verlo” nos dice el autor) y la otra forma es saber elegir, buscar vínculos sanos y cuidarse ( “la segunda es riesgosa y exige atención y aprendizajes continuos, buscar y saber con  quién estar, en medio del infierno así  no es infierno, y hacer que dure y dejarle espacio”). Tarea de padres, escuelas, ética social, organización política y límites culturales.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

FAMILIAS QUE CONSUMEN

“Cuando el uso de drogas pasó de lo sagrado y secreto al nivel del consumo de masas vemos el fenómeno de las drogas como el de una sociedad en vías de esquizofrenizarse; es que los educadores no hemos podido transmitir la pulsión de la vida”

CLAUDE OLIWENSTEIN

 

Desde hace varios meses estoy estudiando un nuevo hecho sanitario o, mejor dicho, de enfermedad social, cual es la droga en familia. En Gradiva el 62 % de los pacientes tienen familiares en “carrera” adictiva. Hermanos entre sí. Algún padre con un hijo. Hijos menores que observan como su madre con sus amigos consumen delante de ellos. Esposos complacientes y permisivos que facilitan incluso con dinero la compra de drogas mientras sus hijos observan esos hechos. Les doy a conocer una sorpresa para mí, luego de más de 40 años de atención de estos padecimientos .Muchos se disputan la posesión en el jardín de la casa de las plantas de marihuana como un trofeo de salvación. La venta de drogas es común en estas familias. Hijos roban con alguno de sus padres para conseguir consumo. Alguno vende sustancias en muchos casos para solventar a todos. Las mujeres a veces cambian sus parejas y tienen a un “dealer” como compañero. Este, funciona como un psicópata duro y cruel que habitualmente impone perversiones para facilitar el consumo. Nada es gratuito en esos medios; todo se impone a sangre y fuego ya que se libera lo más primitivo de los seres humanos en donde no hay lealtades ni Ley sino sometimiento y dominio.

Así se va deteriorando todo un conjunto generacional. Reflotar todo esto lleva meses e incluso con ayuda de miembros sanos y fuertes de la familia que van a tener que enfrentarse con la defensa de la enfermedad que ejercen aquellos que la padecen y con la ayuda de jueces y abogados que protejan a los hijos que quedan como espectadores pasivos pero con impresiones traumáticas que luego, más adelante en el desarrollo, actuarán en todo un cortejo de síntomas en algunos casos adictivos (repetir lo que aprendieron) o con síntomas psicóticos.

DROGA Y FAMILIA

Hay tres hechos que son fundamentales para entender estos procesos: a. las drogas afectan y generan un gran stress en toda familia (noches sin dormir, allanamientos, llamadas de guardias hospitalarias, etc.); b. las familias participan en la génesis de la enfermedad (de distintas maneras desde la permisividad más absoluta hasta la impotencia para resolver precozmente los primeros consumos y no pedir ayuda); c. las familias participan en el mantenimiento de la enfermedad (negando el problema, facilitando con dinero el consumo, tolerando robos de objetos o dinero en la propia casa, dando la casa para que se consuma y sea invadida por varios extraños o “amigos” de consumo,etc.) .

La afección familiar se observa en cambios emocionales (cambios de humor, irritabilidad, distanciamiento de los amigos y de las actividades sociales, depresión, separaciones cruentas con culpas mutuas, etc.); físicamente en enfermedades relacionadas con el stress, pérdida del apetito o compulsión con la comida, depresiones de algunos de los padres e incluso enfermedades oncológicas luego de años de pesar y dolor; económicamente en quebrantos de dinero para pagar a “dealers” que amenazan a los familiares, venta de posesiones inmobiliarias , pérdida de ingresos  o sea se va entrando en una debacle financiera; socialmente , mientras tanto, la familia se va aislando de los amigos y del resto de la  familia , cambian los intereses y aficiones en favor de la conducta y de la crisis del adicto . Son en muchos casos “detectives” de conductas de sus hijos que al final quedan demolidos por el stress, el miedo y la desesperación.

AMAN LO QUE LOS DESTRUYE

El consumidor de drogas se halla ante un laberinto del cual no encuentra salida: “ama lo que lo destruye”. Para vencer esta conducta melancólica suicida (hoy podemos decir que la adicción es una variante del suicidio) se necesita mucho apoyo del resto de la familia venciendo las manipulaciones del consumidor .La manipulación tiene varias caras: ya estoy bien, no hagamos ningún tratamiento, “yo la controlo”, promesas, etc. Acá la firmeza es fundamental y el cumplimiento del tratamiento es una condición fundamental y respetando el encuadre de los profesionales. El objetivo de este cambio de actitud es que aquel que padece esta enfermedad enfrente las consecuencias de sus actos y que perciba que no tiene la opción de seguir manipulando a la familia. La manipulación es uno de los síntomas y conductas más característicos del paciente adicto. Consiste en despertar en el interlocutor (por lo general un familiar, un amigo, compañeros de trabajo o incluso el terapeuta), ciertas emociones de protección, lástima o comprensión que lo lleven a obtener su deseo de mantenerse en el consumo y evitar las consecuencias de sus actos sin asumir las responsabilidades que ello implica.

Cambiar estas conductas es todo un proceso porque habitualmente el familiar era el que presentaba excusas en el trabajo o en los estudios, justificaba su aparente enfermedad, trataba de resolverle problemas legales, mintió para protegerlo de los demás, buscaba a alguien para encontrarlo, suplicaba con el “no me vas a matar”, ocultaba sus malas conductas, lo defendía cuando era atacado por otros matar”, intercediendo si un familiar le quería poner límites.

Es todo un conjunto social el afectado por el consumo de drogas y con ciclado de enfermedades mentales y físicas por los sufrimientos que todos padecen. Es un problema social serio y nuevo en este contexto epidémico.

DR JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL DE GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

EMERGENCIA NACIONAL EN ADICCIONES

“…el niño es el padre del hombre; lo que le suceda a él nos sucederá a todos”. T.Benedeck

Muy buena la idea de generar una EMERGENCIA NACIONAL EN ADICCIONES del gobierno nacional y separarla de las acciones contra el narcotráfico y que la SEDRONAR vaya adquiriendo mayor protagonismo. Esto exigirá un plan MAESTRO nacional territorio por territorio con base municipal y la formación de miles de líderes en el campo comunitario, medico, vecinal, religioso, escolar, etc. O sea una verdadera acción social preventiva y asistencial para enfrentar la epidemia que en algunos lugares es pandemia con promoción de las comunidades terapéuticas, los centros para la atención para pacientes con doble diagnóstico (o sea con alteraciones psiquiátricas), casas de medio camino, etc.

Como siempre a mí me asombran las historias de mis pacientes que son un trazo de la realidad de nuestros barrios. Juan en sus 27 años llega traído por sus familiares y me dice casi llorando “mi sueldo me duraba entre 3 0 4 días “. La droga en él es el signo de la explotación de hoy; un cerebro domado desde los 14 años es la garantía. Jorge es un empresario exitoso pero sus dolencias emocionales lo llevaron a consumir y hoy arrastra un accidente cerebro vascular fruto del consumo voraz de cocaína. Y así podemos seguir. Desde las metrópolis populosas hasta pequeños pueblos de la riqueza sojera hasta las poblaciones más humildes.

Los narcos tienen planificados los distintos territorios para la venta y la distribución de drogas. Ahí la entrada de los jóvenes en el primer consumo es clave para asegurar un futuro cliente. Además la población juvenil permite un contagio por imitación dada la fuerza de los grupos de pares en la consolidación de pautas para cualquier consumo. Hoy la drogadependencia es considerada como una enfermedad del desarrollo. Entre los 14 y los 20 años se da el mayor contacto con las drogas.

El inicio se da, precisamente, en momentos de máxima vulnerabilidad cerebral y de la identidad psicológica. La captura del sistema de placer, las motivaciones y los deseos ahí están casi asegurados y por otra parte cuando los sistemas de control superiores del cerebro aún están inmaduros. Ahí ya la vorágine pulsional queda vigorizada por el uso de drogas y alcohol pero ya sin frenos inhibitorios de los sistemas cerebrales más evolucionados. El cerebro termina de madurar a los 25 años aproximadamente.
El tiempo, la paciencia, la educación, la orientación de los adultos, los amigos y pares en edad, etc.; parecen ser los verdaderos antídotos a la crisis de este “segundo nacimiento “, como muchos llamaron a esta etapa de la vida. Pero nunca las drogas y el alcohol así como el tabaquismo pueden ser salida a esta crisis .A la vez, mientras tanto, los datos sociales nos indican un aumento de alrededor de un 62 % en alumnos secundarios del consumo de drogas (1999 -2009). Pasamos del 9% al 15 % la cantidad de adolescentes que reconocen usar estupefacientes. El 77% de la totalidad de los estudiantes encuestados reconocen consumir alcohol. El 88% de los alumnos que usan sustancias reconocen hacerlo en forma grupal con otros compañeros o amigos del barrio (Instituto Superior de Ciencias de Salud-Bs.As.). Por supuesto estos datos son más críticos en los que no tienen estudios secundarios.
Es una realidad que el consumo de drogas se potencia y avanza en la adolescencia. Se ha “naturalizado” este consumo y precisamente, también por esto, hoy se considera a la adicción como una enfermedad del desarrollo. Ahí en esta etapa clave de la vida el cerebro tiene un cambio fundamental .Fenecen viejas estructuras nerviosas infantiles y se estructura el crecimiento definitivo del sistema nervioso. Época de extrema vulnerabilidad por este fenómeno biológico preciso y por la estructura identificatoria juvenil en donde estos necesitan estructurar una identidad que les permita enfrentar la tarea de diferenciarse sexualmente, separarse de los padres y establecer un proyecto de vida en donde el estudio y/o el trabajo sean nortes de una vida.

AMBIENTE Y CEREBRO

El ambiente que rodea a los adolescentes es muy estimulante en relación al consumo de drogas y alcohol. Boliches, esquinas, gran tolerancia social al consumo de todo tipo de sustancias, etc., forman parte de este” cocktail” en un momento de gran vulnerabilidad. Ahí es donde debe actuar una verdadera prevención social.

Precisamente en este momento crítico del desarrollo una de las áreas claves en el desarrollo como es la llamada corteza prefrontal está, precisamente, madurando. Esta es central en la toma de decisiones, la evaluación de situaciones y en el mantenimiento de nuestras emociones y deseos bajo control; así el cerebro en esta etapa es una “obra” sin completar aumentando entonces el riesgo de tomar malas decisiones y de conductas impulsivas cuando recibe la inundación de distintas sustancias. Se activan áreas del sistema nervioso más ligadas a reacciones automáticas y sin sustento de postergación. La descarga y la recompensa inmediata no tienen el límite de otras estructuras biológicas. El freno y el alerta ante los peligros se hallan suspendidos y máxime en momentos de un gran erotismo por el crecimiento hormonal-sexual. Se ha estudiado que el impulso sexual y la erección de los adolescentes de alrededor de 15 años de edad tienen la mayor potencia de toda la historia evolutiva futura.
Las drogas y el alcohol activan las zonas de placer (sistema de recompensa) y de motivación. Por eso el consumo de drogas va acompañado de un descenso del rendimiento académico y de un retardo del crecimiento afectivo e intelectual de los adolescentes. Entre los repetidores y/o los que abandonan la escuela hay muchos que consumen drogas y alcohol.

CAPTURA DEL SISTEMA DEL PLACER

Aunque el consumo de drogas a cualquier edad puede llevar a la adicción las investigaciones muestran que cuanto más temprano se comienza a consumir drogas, mayor es la probabilidad de progresar al abuso más serio. Acá, como vimos, la vulnerabilidad es mayor. Además el fumar una droga o inyectarla en una vena aumenta su potencial adictivo. Las drogas que se fuman o se inyectan penetran al cerebro en segundos, produciendo una sensación inicial intensa de placer. Este “high” o euforia intensa puede desaparecer en minutos, llevando al abusador a niveles más bajos, más normales .Esto es un elemento que “tienta” al adolescente a repetir el placer intenso que ya está grabado de una manera permanente en la llamada “memoria del placer”. Este resto mnémico opera como una verdadera tracción para el futuro adicto movilizando impulsos y actos para conseguir la droga. Así se interrumpe la función cerebral en áreas críticas de la motivación, la memoria, el aprendizaje y el control del comportamiento.

Todo esto trae un costo social enorme :multitud de desvalidos, aumenta la población psiquiátrica, cae el rendimiento académico y el abandono escolar, se deteriora la fuerza laboral, aumenta la criminalidad .¿Quién va a apagar este costo social?. Por eso la seriedad de una EMERGENCIA NACIONAL EN ADICCIONES se hace necesaria.
DR. JUAN ALBERTO YARIA
DIRECTOR DE GRADIVA- REHABILITACION EN ADICCIONES

ARGENTINA: “REINO DEL REVES”-2-

La genial María Elena Walsh popularizó esa hermosa filosofía del desencanto y la irrealidad que coloco en las estrofas del “reino del Revés”. En el tema de drogas y sus políticas para enfrentar la pandemia y epidemia todo parece recordar a la ilustre poeta.

Ahí todas las cosas están “dadas vueltas, nada el pájaro y vuela el pez, nadie baila con los dos pies y dos y dos son tres, un año dura un mes y un Sr que tiene mil quinientos chimpancés si miras no lo ves”. En la Argentina en el tema de drogas abandonamos la realidad, no solo la negamos sino que la abolimos lo cual  parece  peor porque entonces creamos un mundo ilusorio  rayano ya  en lo delirante.

Aumentan todos los índices de consumo de drogas y recién ahora se empiezan a efectivizar políticas para enfrentarlas. Se realizaron en los últimos doce años campañas basadas en la “normalización” del consumo (banalización de los daños) y la aceptación social de las drogas y al mismo tiempo se  cerraron estructuras asistenciales y se desactivaron todos los planes asistenciales. Incluso el último gobierno en una decisión del Ministerio de Salud hecha entre “gallos y media noches “ y sin ningún tipo de consulta impide la apertura de nuevos centros asistenciales y cerraba a partir del septiembre del 2016  los que ya estaban habilitados (resolución 1484/2015 Minis. Salud Nacional). Esto afortunadamente fue resuelto por las nuevas autoridades Todas las instituciones psiquiátricas de Capital federal y las comunidades terapéuticas para atención de consumidores dependientes debían cerrar o adaptarse a una normativa en donde solo podían  mantenerse el 10 % de su capacidad (absurdo) e invertir millones de dólares para abrir otras especialidades (traumatología, pediatría, etc.). El absurdo también se daba también porque miles de profesionales formados, enfermeros, psicólogos, médicos, operadores y empleados se iban a quedar sin trabajo y miles de pacientes no tendrían donde atenderse. Muchos sanatorios generales no estaban en condiciones de hacerlo y los hospitales públicos nadan en la penuria y el tema droga dependencia es un problema para el cual reconocen no estar capacitados para resolver.  Esto es el propio “reino del revés”. A mayor epidemia se cierran centros asistenciales.

La Provincia de Buenos Aires hizo nadar en la penuria a los más de 180 centros públicos y gratuitos que se habían creado (centros preventivos asistenciales, comunidades terapéuticas, centros de día, etc.) en la década del 90 y en un verdadero “goteo” se fueron desfinanciando y fundamentalmente las redes de padres, docentes y de líderes sociales que propiciaban un cultura preventiva desde cada municipio, escuela y asociaciones culturales y deportivas. Se ejercitó sobre la población una doble condena; por un lado la de la enfermedad y por otro la penuria de no tener lugares para su asistencia ni de alerta temprana sobre lo que es esta enfermedad y como se va desarrollan do.

El “reino del revés” hace que a medida que aumente el consumo de drogas y alcohol favoreciendo la aceptación social del consumo y la “normalización” del mismo se obstaculizan a todos los movimientos preventivos y asistenciales. Ni hablar de la política preventiva; todo ahí fue liquidado. Los modelos de ciudades preventivas que merecieron el apoyo de la Unión Europea y que llevó a que se expandiera en todas las escuelas en convenio con el Ministerio de Educación un trabajo aula por aula con la Formación de los llamados 10.000 Lideres para el Cambio en donde alumnos guías, padres, maestros, profesores y líderes de la comunidad formaron un red de contención notable para enfrentar la planificación territorial del narco-comercio. Solo una “valla” cultural derivada de una cultura de la salud limitará las consecuencias sanitarias y sociales del consumo de drogas. Así triunfará una política de seguridad con el pueblo y sus organizaciones sociales al lado en una educación social programada desde el propio tejido social.

NO SOLO SEGURIDAD Y FRONTERAS

Centrar todo en una política de seguridad es limitado y hará cierta la frase de Pablo Escobar:”…plata o plomo”. La seguridad sin una sociedad movilizada es solo aumentar el precio del insumo para distribuir en la corrupción.

Entre los bienios analizados (2013-14-Observatorio de la Deuda social UCA) tuvo lugar un incremento en la presencia policial en los distintos barrios, sin embargo, si bien el registro de venta de drogas tiende a ser más alto en los espacios con baja presencia policial, el incremento general en la percepción de venta de drogas en el barrio se incrementó al margen de la mayor presencia policial. En las regiones AMBA (tanto en CABA como en el Conurbano Bonaerense), NOA, Pampeana y Patagonia la presencia policial no parece evitar el incremento en el registro de venta de drogas, que se presenta al menos en la misma proporción en barrios con presencia policial y sin presencia policial. En los últimos años ha ido creciendo no solo el consumo de drogas sino las ‘cooperativas’ familiares que se dedican a la venta de las mismas. Los jóvenes prefieren vender drogas a trabajar. Los niños viven en la calle, fuera del control de sus padres, y son presa fácil para los intermediarios. 

Ahí el narcotráfico dobla la apuesta  pero con una sociedad educada en valores no puede hacer nada. Ahí retrocede. Cambia de escenario. Aquí –en nuestro país- tuvieron el campo abierto. Una sociedad desmovilizada, sin centros de asistencia, sin programas preventivos y con una cultura del consumir sin riesgos era un apostar a ganar y a la plusvalía sin riesgos.

A MAS PREVENCION MENOS CONSUMO Y MENOS NARCOS

La marihuana está igualando al cigarrillo en el consumo juvenil en nuestro país (datos de Sedronar en escuelas secundarias de CABA). Las plantaciones en casas y viveros especializados con mutaciones genéticas de alta concentración de cannabis es ya un dato cierto. Mientras tanto el abuso de alcohol llega al 33,5% de la población juvenil .Ni hablar de las sustancias sintéticas como éxtasis en donde hay redes preparadas para todos los centros de diversión nocturna juvenil. Creció el 1.200% y con gran impacto según la Sedronar en la Provincia de Buenos Aires. Aneurismas en gente joven, arritmias, infartos en intoxicaciones son atendidas en suelo bonaerenses anuncian médicos de los hospitales platenses. Además –y lo puedo testimoniar en mi tarea clínica – toman algunos 3 o 4 pastillas de éxtasis en una noche electrónica que comienza a las 2 de la mañana hasta las 17 hs. del día siguiente.

La estadística –fría-marca de 12 a 16 años el inicio del consumo .Mientras tanto hay decenas de laboratorios clandestinos que producen estas pastillas en nuestro país denuncian pacientes y fuentes periodísticas serias. La ketamina (“keta”) está haciendo estragos ya que es un disociador de la personalidad (con claros efectos psicóticos) creando una realidad paralela por los cambios perceptuales y sensoriales que provoca.

A la vez hay ciudades de la Argentina con tasas de homicidio paralelas a las de países con altos indicies delictivos como por ejemplo Mar del Plata. En el conurbano las autoridades judiciales y policiales decidieron conjuntamente con representantes municipales reforzar “25 zonas críticas “. Nombres que me resultan conocidos porque  me relataron peripecias de esos lugares (La rana, V.Korea, sapito, etc.).

Todos hablan de reforzar la seguridad pero no  será que debamos aumentar la conciencia comunitaria desde la escuela,  la familia, los barrios, clubes deportivos. Si no hay anticuerpos culturales basados en una cultura de la salud el consumo aumenta. A mayor aceptación social del consumo más venta. A mayor tolerancia social mayor cantidad de puestos de venta. La anomia llama al narco. Ciudades, escuelas y familias Preventivas es la consigna. Es como dicen en  los países  que viven  este mal de la postmodernidad  el mejor antídoto.

Si no protegemos la infancia y la juventud;  ¿quién pagará esta “fiesta”? ; Más discapacitados, lesionados en el cuerpo y en la psiquis, familias todavía más desmembradas y padecientes. La prevención integral desde la infancia , tomar a la escuela como un elemento de la cultura de la salud , la familia en todas sus versiones actuales como horizonte para la vida y todas las estructuras barriales y sociales son fundamentales para contener esta epidemia . Liberar todos los “cepos “que se han colocado a los centros de prevención y asistencia y apostar a la detección precoz de los problemas parece ser la tarea a desarrollar. El Estado tiene la palabra.

DR.JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

Cocaína: la “peste blanca”-1-

“…el problema es que el tratamiento para la adicción a la cocaína tiene una cura: dejar de usarla; suena simple pero no es fácil” Cocaína: La Peste Blanca (G.Nahas -USA)

Estamos en una epidemia en donde la “peste “blanca pretende resumir como título a un actor central de esta era que se anuncia ya en la década del 80 en donde la súper-estimulación es clave. Rendir, no dormir, performance, estar a “mil”. Invade las calles, las Bolsas de Valores, las redacciones, las familias, las escuelas y universidades, las fiestas, etc. El sentido de todo es el exceso para lograr la performance y esto reemplaza al proyectar .Mas que proyectar día a día hay que rendir. Hipermodernidad como nuevo tiempo de la humanidad marcado por la información en tiempo real e instantáneo. Tiempo de la robótica y del inicio de la computación y comunicación .El hombre se asimila a ese modelo. Se asemeja a esa máquina veloz. El hombre también ya es veloz aunque sea artificialmente. Lo definió perversamente el llamado “Patrón del Mal” Pablo Escobar Gaviria cuando describen sus biógrafos:” con esto no van a poder los Ejércitos”. Husmeaba un nuevo tiempo en donde esta droga iba a convertirse en una necesidad imperiosa para millones. Hoy esta peste blanca adquiere distintos nombres: cocaína, crack, pasta base, pastillas estimulantes, metanfetamina, éxtasis. El antecedente en muchos casos es la marihuana que desde mi punto de vista junto con el alcohol son los cursos preparatorios que en muchos casos culminan luego del shock del “flash blanco” en drogas de huida neta y nirvanicas como los opiáceos (plantas adormideras). Nuestro país es el primer consumidor de cocaína de América del Sur y el segundo en toda América luego de USA.

Nahas, científico de nota y que incluso fue contratado por el gobierno chino para prevenir probables epidemias de drogas en la década del 80, luchó en USA (California) para mostrar los daños .En los ambientes artísticos, culturales y empresariales era considerada una droga “recreativa”. El viejo maestro Nahas, con quien tuve el honor de estudiar en Argentina y USA, luchaba en su país contra la cultura de la implantación de la cocaína que se la consideraba, como en la Argentina de los 80 y todavía en algunos sectores en la actualidad, como una droga recreativa y de la diversión. Mientras tanto en los 80 los modelos animales nos mostraban lo contrario ya que los ratones de laboratorio morían por consumir esta droga y ni siquiera comían. En los humanos pasaba lo mismo .Clínicas, sanatorios, hospitales y consultorios se llenaban de pacientes que como los ratones tampoco “podían parar”. Accidentados. Hemipléjicos .Homicidas. Muertos. La sociedad a través de voceros privilegiados seguía hablando de la droga de la “felicidad” y que además no generaba daño. El no poder parar no era solo lo que les sucedía a los ratones de laboratorio a en los 90 desde el Nida (Centro Nacional de drogas de USA) se empezó a observar los cambios en el funcionamiento cerebral a medida que el cerebro se iba adaptando a su uso .Cambios funcionales químicos y eléctricos y cambios estructurales (infartos cerebrales por ejemplo).

LA ARGENTINA DE LOS 80

En la Argentina de los 80 mueren personajes encandilados por el “polvo blanco” como pasaba en USA. Ilusión de potencia y omnipotencia que era el pasaporte seguro a la autodestrucción. Toda superación de límites-parecería- al fin nos limita de la peor manera. Olmedo cae de un balcón. Otros participan en horrendos crímenes. Ha caído hace unos años el “último de los mohicanos” de esa época, el “Facha Martel” que incluso llegó a vivir en un auto abandonado. La cultura de la droga se estaba instalando en esa época y llamativamente y a la vez simbólicamente “La Ciudad Feliz” era testigo y testimonio de ese momento. Nuestra sociedad estaba perdiendo la noción de fiesta ya que en la post-modernidad ésta es suplida por el exceso; es la fiesta vivida inmediatamente en el cuerpo y a través de los grupos en lo colectivo. En este tipo de fiesta con excesos está el placer. En la post-modernidad las drogas y sus excesos suplantan todo. El sentimiento que parece acompañar a la fiesta post-moderna es la tristeza y el vacío, como su contracara.

SIGLO XXI

La droga entra ahora, ya, en este nuevo tiempo en la familia. Hoy es común observar familias enteras de consumidores o grupo de hermanos, padre e hijo, o madre e hija. Plantas de marihuana en los jardines o excursiones para ir a encontrarse con un supuesto “chaman” que los “ilumine” con el hongo alucinógeno con ayahuasca. En Gradiva el 62% de los pacientes tienen algún familiar consumidor. La tercera población de consulta son familiares en contacto con la droga; la segunda son patologías de adultos con daños severos en los distintos sistemas orgánicos y con alteraciones mentales por un consumo de muchos años y en primer lugar los jóvenes. El costo social de todo esto es central.

Las drogas en la vida familiar llevan a fenómenos contrarios a todo desarrollo sano: a. rechazo de los hijos si los padres están en carrera de consumo con conductas contradictorias, violentas e incluso perdidas de las diferencias generacionales con abusos sexuales; b. codependencias permisivas y cómplices  en donde algunos de los familiares oculta información a otros sobre la conducta de alguien e incluso le facilita la compra de drogas ; c. sociedades adictivas entre hermanos o padres generándose una verdadera debacle del sistema familiar y por ende de toda socialización.

Los costos en calidad de vida de la sociedad son inmensos. Económicamente un país se resiente enormemente ya que las ausencias laborales, los costos judiciales, médicos, penitenciarios y básicos y fundamentalmente se va devaluando la cultura y la educación social.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

AYAHUASCA

“ayahuasca” significa ‘soga de los espíritus’

 

Tiempos de ayahuasca que por su etimología; de acuerdo a la cosmovisión de los pueblos nativos del Amazonia; es “aya” (espíritu, muerto) y “waska” ‘(soga, cuerda’).  La ayahuasca sería la soga que permite que el espíritu salga del cuerpo sin que este muera. En tiempos de electrónica y de ansiedad vertiginosa surge en San Francisco (Silicon Valley) y en Brooklyn y Manhattan la llamada “era de Kale” en donde la búsqueda de la superación de la percepción de los sentidos y las posibilidades de la conciencia incluso con ayuda de un tercero (grupo, analista, diversas técnicas de psicoterapia) están devaluadas. Volvamos al mundo de la sabiduría indígena de las plantas. Basta de relatos con otro u otros en una terapia. También aquí pasamos por algo parecido y hay en las consultas (no solamente por hechos públicos) en donde los alucinógenos y el ayahuasca tiene su “tour” con chamanes locales o amazónicos.

Volvamos a la química ya que ha caído el lenguaje como medio de comunicación. En plena era digital se anuncia la crisis de este mismo mundo. Superemos toda barrera con la química y las plantas .Volvamos a las plantas alucinógenas; no queremos drogas sintéticas (éxtasis por ejemplo) .Basta de cocaína que surge en los 80 como mimetización con un mundo veloz y cada vez más exigente. Es la cultura amazónica la que nos salvará .Basta de analistas, de consejeros, padres, cae el lenguaje. Contratemos chamanes en las grandes ciudades capitalistas o vayamos a los refugios en la Amazonia a buscarlos. Volvamos la cultura ritual de amor a la naturaleza en donde los dioses vegetales nos darán el sentido cósmico y “oceánico” (sensación de plenitud característica del yo primario del lactante antes de la separación psicológica respecto de la madre según enseñara Freud) de la vida. Ampliemos nuestra conciencia con “pócimas” preparadas por chamanes o “curanderos” del alma. Pero en realidad es volver a un mundo previo a la separación de la madre en donde lo oceánico y la fusión serán luego dañados por la separación de ella y el contacto con la realidad. Queremos volver a la infancia.

En nuestro país empieza a ser una costumbre el viaje ritual a la Amazonia o buscar “chamanes” locales que les muestren la biblioteca mística de todo el “conocimiento humano y cósmico”. Por eso aparecen pacientes por doquier con experiencias alucinógenas que culminan en psiquiátricos o en comunidades terapéuticas de patología dual (adicción y trastornos psiquiátricos). Todo esto se oculta como un “mal viaje” o como que no estuvieron adecuadamente preparados.

LOS PRECURSORES

W. Blake (1757-1827) enseñaba como uno de los mentores de esta corriente de uso de

Alucinógenos: “si las puertas de la percepción se purificaran todo se le aparecería al hombre como es, infinito.”  A.Huxley (1894-1963), padre de todo este movimiento busca en los alucinógenos superar los filtros de la percepción. Le sigue T.O”Leary que fue un gran líder en USA como difusor de la cultura psicodélica. Llegó a formar una religión con la siguiente consigna:”  “Turn on, tune in, drop out”; “enciéndase, sintonizese y abandónese”. Viaje espiritual a los confines del mundo. La consigna era ampliar los 7 niveles de conciencia que él describía y que los alucinógenos meramente actúan como “una llave química que abre la mente, libera el sistema nervioso de sus patrones ordinarios y estructuras”. Fue un personaje polémico, varias veces apresado por Nixon e incluso compitió por la gobernación de San Francisco con Ronald Reagan y John Lennon y Yoko Ono le hicieron el jingle de propaganda (1969).

 El otro personaje central en la cultura psicodélica que ahora se ha reciclado es Terence Mackenna que el mismo día que el Apolo 14 posaba en la Luna partía hacia la Amazonia (1971) parta hacia el encuentro de la sabiduría de las plantas. Mientras se conquistaba la Luna el filósofo Mc Kenna quería superar este mundo hostil y viajaba hacia el autoconocimiento. Reconoce que en la selva entre chamanes perdió el “consenso” (forma de hablar de la pérdida del sentido de realidad) pero ese era el precio por pagar. Buscaba plantas “visionarias” y fue el principal propulsor de la Ayahuasca que ahora retorna en pleno mundo tecnológico en la llamada “era de Kale”. Murió en el 2000 a los 53 años de cáncer cerebral y el acusó a la eclosión de esta enfermedad a la marihuana que fumó permanentemente durante 35 años.

LOS PACIENTES

Recuerdo cuatro experiencias que me marcaron profesionalmente en Gradiva. En la primera en 1973 el primer paciente que atendía había tenido un brote psicótico en una experiencia de uso de alucinógenos en un entorno terapéutico. En esa época tenía mucho prestigio un psiquiatra que realizaba esta experiencia e incluso muchos médicos y psicólogos concurrían. Luego el Ministerio de la Salud de la Nación prohibió esas experiencias terapéuticas. Nuestro paciente llega con un brote esquizofrénico que nunca pudo ser dominado y finalmente en su casa se suicidó. La segunda experiencia en mi registro fue en 1980 con un joven que había ido al desierto mejicano lleno de alucinógenos y nunca pudo salir de ese laberinto delirante y finalmente se suicidó en otro país. Una paciente necesitó 9 meses de internación con un gran experto en psiquiatría ya que había ido a campos de Catamarca en donde crecen naturalmente alucinógenos .Todavía hoy escucho sus gritos de abstinencia . Cambió su vida y hoy es una artista reconocida. Y por último lo más doloroso es un paciente brillante y genial como persona y fotógrafo ganador de premios internacionales que en su mejoría me regaló una fotografía maravillosa que es un cuadro que hoy preside mi consultorio y que no dejo de recordarlo todos los días. No pudimos seguir atendiéndolo y volvió a Perú al contacto con “chamanes” y murió sin auxilio entre alucinaciones y delirios con cortes en todo el cuerpo y sin sentir la pérdida de sangre.

Sinceramente no recomiendo estas experiencias de ampliación química de la conciencia. El pasaje a la locura está ahí y a veces “sin viaje de vuelta”.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones