EN DROGAS GANO ISLANDIA

“..Hoy las drogas sustituyen a la vida” (G.Maci-Breviario de drogadependencias)

 

Islandia es un pequeño país nórdico de sólo 350.000 habitantes y hoy llama la atención del mundo por sus cambios positivos  en políticas de drogas que se sostuvieron durante 20 años y que es modelo para el mundo.  Cuenta con una economía de mercado ejemplar, con impuestos relativamente bajos comparados con otros países y​ mantiene un Estado de Bienestar modelo en asistencia sanitaria y educación gratuita.​ En años recientes se convirtió en uno de los países más acaudalados, y en 2009 fue clasificado por la Naciones Unidas  como el tercer país más desarrollado del mundo.

 

La comparación con nuestro país tiene que tener en cuenta el territorio, las diferencias económicas, el potencial de su población, el número de habitantes que harían de este país el símil de una pequeña provincia argentina o de una mediana ciudad del interior. Pero esto no nos debe distanciar de analizar el modelo que aplican y sus resultados.

Nuestro país vive una epidemia de consumo y con avance en algunos lugares hacia una pandemia o sea de crecimiento descontrolado. Lo mismo sucedía en 1998 en Islandia y decidieron cambiar la política. En los finales de los 90 era un lugar común los viernes y sábados por la noche observar hordas de adolescentes alcoholizados y decide esa época el porcentaje de jóvenes islandeses en alcoholización disminuyeron del 42 al 5% (1998-2017).Mientras tanto el consumo diario de cigarrillos bajó del 23 % al 3% y el uso de cannabis del 17 % al 5%. Se propusieron trabajar sobre el grupo más vulnerable que era la niñez y la adolescencia.

 

En nuestro país mientras tanto estamos con números parecidos al del 98 en Islandia ya que según datos oficiales la dependencia a la marihuana llega al casi 20% de la población entre 12 y 60 años con un pico alto entre 18 y 24  del 22 % y a los 12 años hasta los 17 llega al 15 %. Las mujeres en la población general llegan al 11% y los varones al 22,5 %. Cuando hablamos de dependencia a un toxico como es la marihuana no estamos hablando de un consumo ocasional sino de aquello que marcan los organismos científicos de diagnóstico:

  1. deseo intenso o vivencia de una compulsión a consumir;
  2. disminución de la capacidad para controlar el consumo;
  3. síndrome de abstinencia con angustia por no consumir;
  4. necesidad de un consumo cada vez mayor;
  5. Abandono progresivo de otras fuentes de placer para obtener la sustancia y como algo muy importante el no poder detener el consumo a pesar de las consecuencias negativas a nivel corporal, social, afectivo y laboral.

 

En el alcohol  en Argentina 1 de cada 2 jóvenes consumió alcohol en forma abusiva y es la droga legal más consumida .El consumo de tabaco aumentó entre 2010 y 2017 y el de marihuana se triplicó en consonancia con la banalización de esta droga en la sociedad y la creciente aceptación social basada en un marketing exitoso. Alcohol, tabaco y marihuana resultan ser la “previa” de otras drogas como la cocaína y el éxtasis  en las fiestas electrónicas, los viajes de egresados, en “binge drinking” (atracón de alcohol) que es tomar la mayor cantidad en el menor tiempo posible. Y así en todas las modalidades posibles.

En U.S.A parece pasar lo mismo ya que en los últimos años se efectivizaron políticas erráticas descuidando los cuidados preventivos como ser la alerta temprana, cuidar a los jóvenes del primer contacto y de acuerdo al estudio anual de la Encuesta “Monitoreando el consumo” va aumentando año a año hasta llegar al 17 % de la población juvenil y el uso de marihuana pasó del 5 % al 35% en la población adolescente.

 

CUIDAR EL CAPITAL SOCIAL

Islandia se propuso cuidar el capital social y humano de su comunidad. Seguir con esta política de aceptación social del consumo hubiera significado el aumento de patologías invalidantes  de tipo psiquiátrico, el aumento de costos sociales como la discapacidad a edad temprana, embarazos precoces, hijos abandonados, accidentes, etc. Se había llegado a una situación en Islandia que ya el 17 % de los jóvenes de 15 años había probado marihuana y esto ya se estaba convirtiendo en una norma  como ahora sucede en nuestro país.

Capital humano y social es proteger el futuro de una comunidad  que resultan  ser sus verdaderos capitales morales .Escuela, familia, comunidad, organizaciones espirituales y sociales se transformaron al lado del Estado en un solo organismo monitoreado por un “PLAN MAESTRO DE PREVENCION Y ASISTENCIA” para toda la Nación con la asesoría externa de profesionales formados en el NIDA (Instituto Nacional de Drogas de U.S.A.). Incluso el éxito se extendió a 14 países de Europa y a 32 municipios.

 

“VACUNAS” PREVENTIVAS

 

Se montó un programa basándose en la educación preventiva escolar masiva desde la niñez , fomentar la afiliación con la familia con Escuelas para Padres fomentando el contacto estrecho entre padres e hijos , alertar a la comunidad sobre los grupos de pares y la alerta temprana sobre los primeros consumos así como una política comunicacional de NO aceptación social del consumo.

 

Se reforzó permanentemente aquello que el adolescente desea o sea recompensas saludables basadas en la actividad deportiva, en actividades juveniles estructuradas que impliquen desafíos unidos al placer y se generaron talleres permanentes sobre habilidades sociales y habilidades para la vida (autoestima, relaciones sociales).Se pospone la iniciación en el alcohol hasta los 20 años   por Ley y con educación a los padres. Se volvió ilegal comprar tabaco para menores (18 años) y alcohol. Se prohibió bajo todo concepto la publicidad de tabaco y alcohol.

 

Se estudiaba permanentemente en encuestas las motivaciones adolescentes y  se comprobó que los mayores efectos preventivos pasaban por las afiliaciones con la familia, los grupos de amigos positivos y las actividades recreativas. Se formaron organizaciones de padres por escuela (a través de una Ley) y se organizó un “tiempo de calidad” para hablar con sus hijos así como conocer a los amigos de los hijos. Se aprobó una Ley que prohíbe a los niños entre 13 y 16 años que estén fuera de la casa después de las 10 p.m. en invierno y a medianoche en verano.

Todo esto no fue producto de una sociedad “pacata” y conservadora sino una de las más modernas y justas del planeta. Hoy en Argentina aplicar esto sería considerado antiguo y represivo mientras miles y miles de chicos vagan por la calle como “nadies” a la intemperie buscando una dosis que les asegure una “fuga” imposible de conseguir.

 

DR.JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

 

 

 

.

 

EN DROGAS GANO ISLANDIA

“..Hoy las drogas sustituyen a la vida” (G.Maci-Breviario de drogadependencias)

 

Islandia es un pequeño país nórdico de sólo 350.000 habitantes y hoy llama la atención del mundo por sus cambios positivos  en políticas de drogas que se sostuvieron durante 20 años y que es modelo para el mundo.  Cuenta con una economía de mercado ejemplar, con impuestos relativamente bajos comparados con otros países y​ mantiene un Estado de Bienestar modelo en asistencia sanitaria y educación gratuita.​ En años recientes se convirtió en uno de los países más acaudalados, y en 2009 fue clasificado por la Naciones Unidas  como el tercer país más desarrollado del mundo.

 

La comparación con nuestro país tiene que tener en cuenta el territorio, las diferencias económicas, el potencial de su población, el número de habitantes que harían de este país el símil de una pequeña provincia argentina o de una mediana ciudad del interior. Pero esto no nos debe distanciar de analizar el modelo que aplican y sus resultados.

Nuestro país vive una epidemia de consumo y con avance en algunos lugares hacia una pandemia o sea de crecimiento descontrolado. Lo mismo sucedía en 1998 en Islandia y decidieron cambiar la política. En los finales de los 90 era un lugar común los viernes y sábados por la noche observar hordas de adolescentes alcoholizados y decide esa época el porcentaje de jóvenes islandeses en alcoholización disminuyeron del 42 al 5% (1998-2017).Mientras tanto el consumo diario de cigarrillos bajó del 23 % al 3% y el uso de cannabis del 17 % al 5%. Se propusieron trabajar sobre el grupo más vulnerable que era la niñez y la adolescencia.

 

En nuestro país mientras tanto estamos con números parecidos al del 98 en Islandia ya que según datos oficiales la dependencia a la marihuana llega al casi 20% de la población entre 12 y 60 años con un pico alto entre 18 y 24  del 22 % y a los 12 años hasta los 17 llega al 15 %. Las mujeres en la población general llegan al 11% y los varones al 22,5 %. Cuando hablamos de dependencia a un toxico como es la marihuana no estamos hablando de un consumo ocasional sino de aquello que marcan los organismos científicos de diagnóstico:

  1. deseo intenso o vivencia de una compulsión a consumir;
  2. disminución de la capacidad para controlar el consumo;
  3. síndrome de abstinencia con angustia por no consumir;
  4. necesidad de un consumo cada vez mayor;
  5. Abandono progresivo de otras fuentes de placer para obtener la sustancia y como algo muy importante el no poder detener el consumo a pesar de las consecuencias negativas a nivel corporal, social, afectivo y laboral.

 

En el alcohol  en Argentina 1 de cada 2 jóvenes consumió alcohol en forma abusiva y es la droga legal más consumida .El consumo de tabaco aumentó entre 2010 y 2017 y el de marihuana se triplicó en consonancia con la banalización de esta droga en la sociedad y la creciente aceptación social basada en un marketing exitoso. Alcohol, tabaco y marihuana resultan ser la “previa” de otras drogas como la cocaína y el éxtasis  en las fiestas electrónicas, los viajes de egresados, en “binge drinking” (atracón de alcohol) que es tomar la mayor cantidad en el menor tiempo posible. Y así en todas las modalidades posibles.

En U.S.A parece pasar lo mismo ya que en los últimos años se efectivizaron políticas erráticas descuidando los cuidados preventivos como ser la alerta temprana, cuidar a los jóvenes del primer contacto y de acuerdo al estudio anual de la Encuesta “Monitoreando el consumo” va aumentando año a año hasta llegar al 17 % de la población juvenil y el uso de marihuana pasó del 5 % al 35% en la población adolescente.

 

CUIDAR EL CAPITAL SOCIAL

Islandia se propuso cuidar el capital social y humano de su comunidad. Seguir con esta política de aceptación social del consumo hubiera significado el aumento de patologías invalidantes  de tipo psiquiátrico, el aumento de costos sociales como la discapacidad a edad temprana, embarazos precoces, hijos abandonados, accidentes, etc. Se había llegado a una situación en Islandia que ya el 17 % de los jóvenes de 15 años había probado marihuana y esto ya se estaba convirtiendo en una norma  como ahora sucede en nuestro país.

Capital humano y social es proteger el futuro de una comunidad  que resultan  ser sus verdaderos capitales morales .Escuela, familia, comunidad, organizaciones espirituales y sociales se transformaron al lado del Estado en un solo organismo monitoreado por un “PLAN MAESTRO DE PREVENCION Y ASISTENCIA” para toda la Nación con la asesoría externa de profesionales formados en el NIDA (Instituto Nacional de Drogas de U.S.A.). Incluso el éxito se extendió a 14 países de Europa y a 32 municipios.

 

“VACUNAS” PREVENTIVAS

 

Se montó un programa basándose en la educación preventiva escolar masiva desde la niñez , fomentar la afiliación con la familia con Escuelas para Padres fomentando el contacto estrecho entre padres e hijos , alertar a la comunidad sobre los grupos de pares y la alerta temprana sobre los primeros consumos así como una política comunicacional de NO aceptación social del consumo.

 

Se reforzó permanentemente aquello que el adolescente desea o sea recompensas saludables basadas en la actividad deportiva, en actividades juveniles estructuradas que impliquen desafíos unidos al placer y se generaron talleres permanentes sobre habilidades sociales y habilidades para la vida (autoestima, relaciones sociales).Se pospone la iniciación en el alcohol hasta los 20 años   por Ley y con educación a los padres. Se volvió ilegal comprar tabaco para menores (18 años) y alcohol. Se prohibió bajo todo concepto la publicidad de tabaco y alcohol.

 

Se estudiaba permanentemente en encuestas las motivaciones adolescentes y  se comprobó que los mayores efectos preventivos pasaban por las afiliaciones con la familia, los grupos de amigos positivos y las actividades recreativas. Se formaron organizaciones de padres por escuela (a través de una Ley) y se organizó un “tiempo de calidad” para hablar con sus hijos así como conocer a los amigos de los hijos. Se aprobó una Ley que prohíbe a los niños entre 13 y 16 años que estén fuera de la casa después de las 10 p.m. en invierno y a medianoche en verano.

Todo esto no fue producto de una sociedad “pacata” y conservadora sino una de las más modernas y justas del planeta. Hoy en Argentina aplicar esto sería considerado antiguo y represivo mientras miles y miles de chicos vagan por la calle como “nadies” a la intemperie buscando una dosis que les asegure una “fuga” imposible de conseguir.

 

DR.JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

 

 

 

.

 

LA COCAINA Y LAS GUARDIAS MÉDICAS

“…la raíz de los problemas que viven las sociedades occidentales y que dañan a las personas y a las instituciones es la desvinculación” (La sociedad de la desvinculación-Joseph Miro –filosofo-España)

La marihuana ya es un “aperitivo “inicial y, a la vez, un ritual “iniciático” en el mundo de las drogas. El “postre” en avance raudo es la cocaína. Me detengo en lo que vivo en las Guardias de emergencia .Ahí recuerdo lo que enseña el filósofo español Miro sobre los seres desvinculados y solo ligados a un estupefaciente. Es para mí terapéutico detenerme y pensar lo que vivo en ese fragor en donde la muerte convive con la locura. Me hace bien para poder devolverles a ellos que serán los pacientes un posterior sentido a sus vidas que no pase por el consumo suicida.

Todos corren en las guardias de hospitales y clínicas de emergencias en adicciones y mientras tanto exaltados algunos, dormidos otros, gritando algunos familiares mientras el dolor se va haciendo queja, la abstinencia en impotencia y el síntoma parece ser una venganza contra uno mismo o imaginariamente contra otros. Estoy ahí frente a ellos en Gradiva. Unos quieren matar al padre por querellas familiares manejadas con sustancias y violencias pero se están matando unos con otros, otros lloran por una mujer infiel; en fin todos muestran la impotencia para conducir la propia vida sin sustancias.

Caída de la palabra .Triunfo de la omnipotencia. Es el mundo de la cocaína que hoy parece ser la droga “estrella” ya que promete aquello que la Biblia pone en boca de la Serpiente:”…seréis como Dioses”; el shock de omnipotencia y grandiosidad que sienten ante el primer contacto nasal los pone en contacto con lo que llaman el “Paraíso”. Ya somos Dioses, así constituimos nuestro propio altar, somos nuestros propios adoradores. Vamos de a poco o rápidamente llegando a nuestro “Infierno”. La guardia que observo un jueves a la tarde entre ambulancias y sonidos quejosos es una muestra de esto en la Tierra.

Ahí en la Guardia la vida se transforma en una urgencia, las demandas son imperiosas mientras el “nosotros mismos” de nuestra mismidad parecer haber “perdido por goleada” ya que no tenemos tiempo para nosotros mismos, y esta falta de tiempo resulta ser porque le tenemos, precisamente, miedo al tiempo o sea a la conciencia ya que ésta me deja solo y me obliga a pensar. Por algo en la Biblia se manda descansar un día o sea a meditar, encontrarse con otros, contemplar .Pensar. Encuentros. Esto parece faltar hoy.

LAS DROGAS Y EL “GROTESCO”

La cocaína resulta ser la “caricatura” de este tiempo tan presuroso e incluso le agrega más “gasolina “a este momento cultural .Más velocidad hacia la nada del vacío. Del vacío al vacío pero huimos que parece ser lo esencial. Huir parece ser la clave cuando aprender a vivir es aprender a detenerse. Ya lo enseñaba Antonio Machado (Sevilla, 26 de julio de 1875-

Colliure, 22 de febrero de 1939):”…Ni el trabajo por el trabajo, ni el juego por el juego, ni la lucha por la lucha misma; la gracia está en pararse…a contemplar, meditar “.

Todos se pelean por el plato lleno de cocaína porque como dicen los nuevos pacientes ya no es la bolsa lo buscado sino el plato repleto de estimulantes con un buen vino blanco, cerveza o wiski más Viagra. El “dealer” es muy buscado ya que es el “dueño” de las recetas de la huida y es casi el personaje central de estas historias de vacío y remordimiento posterior.

Todo vale. El exceso trata de llenar el vacío que preside muchas vidas. La huida la proporciona la sustancia y el placer conseguido es solo un goce con técnicas sexuales, múltiples parejas, indistinción de sexos, e incluso ejercicios de pederastia. La cocaína inhibe por un momento la culpa y la responsabilidad. Pero ésta vuelve como conciencia luego con culpas y enfermedades asociadas (hipertensión, procesos cancerosos, etc.).

Para mí la Guardia es una “pintura caricaturesca” de la vida que hoy vivimos. Es la escala final de un largo desencuentro de la civilización actual que tiene en grandes filósofos como Zygmun Bauman (Poznań, 19 de noviembre de 1925-Leeds, 9 de enero de 2017) uno de sus lectores centrales y que precisamente nos dice en sus lecturas sobre este tiempo:”…hoy no hay solidez ni peñasco…hay solo arena y viento”.

El maestro Francés Edgard Morín (París, 8 de julio de 1921), nos enseñaba que cuando los problemas de drogas son masivos se transforman en “políticos” entendiendo por políticos los problemas de la “polis” (en el sentido que la entendían los griegos) o sea de las ciudades. Las ciudades de hoy están llenas de problemas de drogas. Desde el adolescente hasta el jubilado, desde el empresario hasta el ama de casa. Las drogas son el complemento “mortífero” para soportar lo que la maestra francesa François Dolto (6 de noviembre de 1908 – 25 de agosto de 1988), llamó “la dificultad de vivir”.

CAIDA DE UN MUNDO

Cayó un mundo vertical y aparece este mundo más frágil con vínculos inexistentes o muy débiles. Es el mundo de la técnica y de los aparatos, la imagen, la publicidad, el dinero y de una ética relativista en donde el bien deja de ser un atributo colectivo basado en un “deber ser” y en un bien común para ser fruto de una preferencia personal. Caen transmisores de la cultura como las familias, el barrio, las instituciones de la espiritualidad y la política parece estar ligada a negocios y no al bien de todos. No se ve todavía una salida para el Hombre y su destino ya que parecería que estamos en un interregno como dice Z.Bauman en donde la incertidumbre reina.

Donde están los padres pregunto en la Guardia. Muchos me miran como diciéndome que es eso. Caída de los encuentros. De la transmisión de la Palabra y la Cultura. Sin eso ¿Qué es la vida?; así las drogas son el complemento secreto de la autodestrucción. Las drogas parecen ser tratadas como personas para el consumidor dependiente .Ocupan el lugar de una amante, de un “bombón asesino” como dice la cumbia pero un bombón al fin, de un “par” siniestro que ocupa un lugar “impar” en realidad o sea de dominación.

Pero las sustancias al mismo tiempo liberan (encadenándolo) al paciente de ejercitar la libertad. W. James (Nueva York, 11 de enero de 1842-Nueva Hampshire, 26 de agosto de 1910) nos enseñaba sobre el miedo a ser libres:”…La guerra es un momento de felicidad para las

naciones,” libera de la libertad” ya que se sabe quiénes son los amigos y quienes los enemigos”. Cumplir órdenes o estar bajo las órdenes de las sustancias es un descanso para la libertad. Tenemos miedo a la libertad porque no nos han transmitido herramientas para ejercitar la capacidad de elegir y los valores sobre los cuales estos se construyen.

La crisis de la constitución de personas o sea de seres libres en contacto empático y solidario con el medio humano y sin la capacidad para estar en contacto con su si-mismo o sea con su conciencia lleva a la construcción en masa de seres anónimos y manipulables. A.Huxley como un lector de lo que se venía lo predijo en su libro “Un mundo Feliz” en donde muestra cómo se genera un ser anónimo en el mundo de la técnica y de la licuación de vínculos humanos:”…cien repeticiones, tres noches por semana, durante cuatro años y setenta y dos cuatrocientas repeticiones crean una Verdad”. El hombre así va a ser manipulado .Lo que él llama la Hipnosis social (encantamiento colectivo) que recibe el nombre de Hipnopedia. Es un puro exterior sin intimidad .Un robot sin encuentros y agregaríamos como Huxley lo sugiere con la “gasolina” de las drogas.

Como profesionales no podemos permitir que nos transformemos en Técnicos de la “sepultura social” y quedando nuestra actividad centrada a ser meramente toxicólogos que “lavan” a pacientes casi moribundos. Si no trabajamos para devolver un sentido a las vidas nuestra profesión entrará en el grotesco actual. Este es para mí un mandamiento ético en estos tiempos.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

DROGAS: ¿DONDE ESTA EL PADRE?

“…asistimos a la evaporación del Padre, se quedó sin voz y los hijos aparecen “desheredados” ” (Telémaco-M. Recalcatti)

Cuando tratamos a pacientes dependientes a sustancias o sea aquellos que tienen un comportamiento compulsivo y no pueden dejar la obsesión por consumir analizamos siempre una vieja fórmula pero que sigue siendo actual en donde hay tres elementos que inter-retro-actúan entre sí: tipo de personalidad y su historia evolutiva y de aprendizajes, las sustancias con su poder de daño tóxico sobre los sistemas orgánicos y psicológicos y el contexto (familiar, social, cultural) que rodea al paciente que pide ayuda.

Cada vez más me interesa el contexto. Atiendo jóvenes que buscan un Padre o a Padres. Están con ellos, pero éstos son solo “niños que juegan” con ellos a drogarse. Padres cómplices, “pares” con sus hijos, adolescentes ellos. El plato de los postres es la comida tóxica que se comparte.

Jorge acude hacia mí con sus padres. Me pide hablar a solas. Tiene la actitud del vencido y me cuenta su ritual de muerte diario con crack, cocaína, marihuana, alcohol, LSD y en fin todas las que aparecen en las góndolas de esta post-modernidad decadente. Cuando le pregunto con quién consume me afirma que lo hace con “todos”. Quedé sorprendido por la respuesta y le re-pregunté y me afirma que los padres están separados desde siempre, pero consume con ellos, con sus hermanos y primos. Uno de ellos murió

de sobredosis. Familias de clase media alta, pero en extinción por sus pasiones mortíferas. Me sorprende la ternura de Jorge…está a la búsqueda de un Limite sanador, un horizonte que le permita vivir y llegar al cementerio en la vejez y no morir entre delirios y alucinaciones en una fría sala de Hospital como un “Anónimo” más.

Oscar se acerca a mí y no quiere tratarse porque si bien él se reconoce consumidor dependiente le grita al padre que él lo inició en el consumo de marihuana. El padre le dice que no pudo controlarlo y él si lo controla, aunque me reconoce que ya no puede estar sin consumir el “porro” para dormir y que sus energías cognitivas se han deteriorado.

Ernesto me sorprende por la pelea que tiene con el Padre ya que discuten sobre la posesión de una botella de aceite de cannabis que estaba en la heladera y desapareció. Este aceite es un “curalotodo” para este grupo familiar mientras que el dolor es una excusa para vivir en un “para-mundo” aunque sea por unas horas.

Así puedo seguir mencionando esta nueva “clínica” del consumo familiar. Son varios y los atendemos en conjunto.

LA BUSQUEDA DEL PADRE

Me recuerda esto a Telémaco hijo de Odiseo que en la Odisea encarna al joven que espera al Padre. Es el mito griego de un joven al que le hace falta un padre. Mira al horizonte del mar y espera al padre para ordenar su casa y las polis. La demanda no es de Poder y de disciplina sino de testimonio. Se buscan Padres testigos que a través del testimonio permitan encontrarles un sentido a sus vidas.

Los hijos de hoy parecen ser los nuevos “Telemacos”. Miran nuestros hijos el horizonte esperando la Función paterna. Necesitan un Padre y ésta es la demanda acuciante de hoy. Mientras la

“progresía” discute en las Cámaras la liberación de la marihuana los jóvenes se ríen de este mundo adulto decadente ya que la marihuana es solo un ingrediente del “combo” actual de drogas. No hay que añorar al Padre-Padrone (padre patrón) sino al Padre que permita heredar algo o sea que transmita la Ley de la Palabra, que la vida no es violencia contra sí o contra otro. Sin transmisión no hay filiación. Hoy nuestros hijos-pacientes están desheredados porque no le hemos transmitido la palabra.

“120 días de Gomorra”

Con la caída de la transmisión simbólica como fenómeno masivo en la sociedad surge la abulia, la depresión, la búsqueda ciega de la satisfacción, la tolerancia frente al delito, el desprestigio del esfuerzo y el trabajo, así como la hipertrofia del Yo que se suicida diariamente como los Nuevos Narcisos. Mundo de esclavos que creen haber encontrado la Libertad mientras ya no pueden esconder sus obsesiones y compulsiones de consumo.

Parece haber terminado el ciclo del cineasta y poeta Pier Paolo Pasolini “todo es bueno cuando es excesivo” (1921-1975). Así no encontramos salvación. En los “120 días de Gomorra” (1975) el hombre se agota en un sadismo sexual como pura transgresión como culto al placer y al puro derroche. Exhibición del exceso como afirmación de una Ley que rechaza todo límite. El mundo que anuncia ya críticamente Pasolini era el del erotismo desenfrenado, la pornografía, el pansexualismo, el sadismo y la degradación humanas. Caen todos los Ideales en la anti-cultura del exceso pero también ya no tenemos brújula o sea norte, sentido para nuestras vidas.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

DROGAS: ¿DONDE ESTA EL PADRE?

“…asistimos a la evaporación del Padre, se quedó sin voz y los hijos aparecen “desheredados” ” (Telémaco-M. Recalcatti)

Cuando tratamos a pacientes dependientes a sustancias o sea aquellos que tienen un comportamiento compulsivo y no pueden dejar la obsesión por consumir analizamos siempre una vieja fórmula pero que sigue siendo actual en donde hay tres elementos que inter-retro-actúan entre sí: tipo de personalidad y su historia evolutiva y de aprendizajes, las sustancias con su poder de daño tóxico sobre los sistemas orgánicos y psicológicos y el contexto (familiar, social, cultural) que rodea al paciente que pide ayuda.

Cada vez más me interesa el contexto. Atiendo jóvenes que buscan un Padre o a Padres. Están con ellos, pero éstos son solo “niños que juegan” con ellos a drogarse. Padres cómplices, “pares” con sus hijos, adolescentes ellos. El plato de los postres es la comida tóxica que se comparte.

Jorge acude hacia mí con sus padres. Me pide hablar a solas. Tiene la actitud del vencido y me cuenta su ritual de muerte diario con crack, cocaína, marihuana, alcohol, LSD y en fin todas las que aparecen en las góndolas de esta post-modernidad decadente. Cuando le pregunto con quién consume me afirma que lo hace con “todos”. Quedé sorprendido por la respuesta y le re-pregunté y me afirma que los padres están separados desde siempre, pero consume con ellos, con sus hermanos y primos. Uno de ellos murió

de sobredosis. Familias de clase media alta, pero en extinción por sus pasiones mortíferas. Me sorprende la ternura de Jorge…está a la búsqueda de un Limite sanador, un horizonte que le permita vivir y llegar al cementerio en la vejez y no morir entre delirios y alucinaciones en una fría sala de Hospital como un “Anónimo” más.

Oscar se acerca a mí y no quiere tratarse porque si bien él se reconoce consumidor dependiente le grita al padre que él lo inició en el consumo de marihuana. El padre le dice que no pudo controlarlo y él si lo controla, aunque me reconoce que ya no puede estar sin consumir el “porro” para dormir y que sus energías cognitivas se han deteriorado.

Ernesto me sorprende por la pelea que tiene con el Padre ya que discuten sobre la posesión de una botella de aceite de cannabis que estaba en la heladera y desapareció. Este aceite es un “curalotodo” para este grupo familiar mientras que el dolor es una excusa para vivir en un “para-mundo” aunque sea por unas horas.

Así puedo seguir mencionando esta nueva “clínica” del consumo familiar. Son varios y los atendemos en conjunto.

LA BUSQUEDA DEL PADRE

Me recuerda esto a Telémaco hijo de Odiseo que en la Odisea encarna al joven que espera al Padre. Es el mito griego de un joven al que le hace falta un padre. Mira al horizonte del mar y espera al padre para ordenar su casa y las polis. La demanda no es de Poder y de disciplina sino de testimonio. Se buscan Padres testigos que a través del testimonio permitan encontrarles un sentido a sus vidas.

Los hijos de hoy parecen ser los nuevos “Telemacos”. Miran nuestros hijos el horizonte esperando la Función paterna. Necesitan un Padre y ésta es la demanda acuciante de hoy. Mientras la

“progresía” discute en las Cámaras la liberación de la marihuana los jóvenes se ríen de este mundo adulto decadente ya que la marihuana es solo un ingrediente del “combo” actual de drogas. No hay que añorar al Padre-Padrone (padre patrón) sino al Padre que permita heredar algo o sea que transmita la Ley de la Palabra, que la vida no es violencia contra sí o contra otro. Sin transmisión no hay filiación. Hoy nuestros hijos-pacientes están desheredados porque no le hemos transmitido la palabra.

“120 días de Gomorra”

Con la caída de la transmisión simbólica como fenómeno masivo en la sociedad surge la abulia, la depresión, la búsqueda ciega de la satisfacción, la tolerancia frente al delito, el desprestigio del esfuerzo y el trabajo, así como la hipertrofia del Yo que se suicida diariamente como los Nuevos Narcisos. Mundo de esclavos que creen haber encontrado la Libertad mientras ya no pueden esconder sus obsesiones y compulsiones de consumo.

Parece haber terminado el ciclo del cineasta y poeta Pier Paolo Pasolini “todo es bueno cuando es excesivo” (1921-1975). Así no encontramos salvación. En los “120 días de Gomorra” (1975) el hombre se agota en un sadismo sexual como pura transgresión como culto al placer y al puro derroche. Exhibición del exceso como afirmación de una Ley que rechaza todo límite. El mundo que anuncia ya críticamente Pasolini era el del erotismo desenfrenado, la pornografía, el pansexualismo, el sadismo y la degradación humanas. Caen todos los Ideales en la anti-cultura del exceso pero también ya no tenemos brújula o sea norte, sentido para nuestras vidas.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

LA COCAINA Y LAS GUARDIAS MÉDICAS

“…la raíz de los problemas que viven las sociedades occidentales y que dañan a las personas y a las instituciones es la desvinculación” (La sociedad de la desvinculación-Joseph Miro –filosofo-España)

La marihuana ya es un “aperitivo “inicial y, a la vez, un ritual “iniciático” en el mundo de las drogas. El “postre” en avance raudo es la cocaína. Me detengo en lo que vivo en las Guardias de emergencia .Ahí recuerdo lo que enseña el filósofo español Miro sobre los seres desvinculados y solo ligados a un estupefaciente. Es para mí terapéutico detenerme y pensar lo que vivo en ese fragor en donde la muerte convive con la locura. Me hace bien para poder devolverles a ellos que serán los pacientes un posterior sentido a sus vidas que no pase por el consumo suicida.

Todos corren en las guardias de hospitales y clínicas de emergencias en adicciones y mientras tanto exaltados algunos, dormidos otros, gritando algunos familiares mientras el dolor se va haciendo queja, la abstinencia en impotencia y el síntoma parece ser una venganza contra uno mismo o imaginariamente contra otros. Estoy ahí frente a ellos en Gradiva. Unos quieren matar al padre por querellas familiares manejadas con sustancias y violencias pero se están matando unos con otros, otros lloran por una mujer infiel; en fin todos muestran la impotencia para conducir la propia vida sin sustancias.

Caída de la palabra .Triunfo de la omnipotencia. Es el mundo de la cocaína que hoy parece ser la droga “estrella” ya que promete aquello que la Biblia pone en boca de la Serpiente:”…seréis como Dioses”; el shock de omnipotencia y grandiosidad que sienten ante el primer contacto nasal los pone en contacto con lo que llaman el “Paraíso”. Ya somos Dioses, así constituimos nuestro propio altar, somos nuestros propios adoradores. Vamos de a poco o rápidamente llegando a nuestro “Infierno”. La guardia que observo un jueves a la tarde entre ambulancias y sonidos quejosos es una muestra de esto en la Tierra.

Ahí en la Guardia la vida se transforma en una urgencia, las demandas son imperiosas mientras el “nosotros mismos” de nuestra mismidad parecer haber “perdido por goleada” ya que no tenemos tiempo para nosotros mismos, y esta falta de tiempo resulta ser porque le tenemos, precisamente, miedo al tiempo o sea a la conciencia ya que ésta me deja solo y me obliga a pensar. Por algo en la Biblia se manda descansar un día o sea a meditar, encontrarse con otros, contemplar .Pensar. Encuentros. Esto parece faltar hoy.

LAS DROGAS Y EL “GROTESCO”

La cocaína resulta ser la “caricatura” de este tiempo tan presuroso e incluso le agrega más “gasolina “a este momento cultural .Más velocidad hacia la nada del vacío. Del vacío al vacío pero huimos que parece ser lo esencial. Huir parece ser la clave cuando aprender a vivir es aprender a detenerse. Ya lo enseñaba Antonio Machado (Sevilla, 26 de julio de 1875-

Colliure, 22 de febrero de 1939):”…Ni el trabajo por el trabajo, ni el juego por el juego, ni la lucha por la lucha misma; la gracia está en pararse…a contemplar, meditar “.

Todos se pelean por el plato lleno de cocaína porque como dicen los nuevos pacientes ya no es la bolsa lo buscado sino el plato repleto de estimulantes con un buen vino blanco, cerveza o wiski más Viagra. El “dealer” es muy buscado ya que es el “dueño” de las recetas de la huida y es casi el personaje central de estas historias de vacío y remordimiento posterior.

Todo vale. El exceso trata de llenar el vacío que preside muchas vidas. La huida la proporciona la sustancia y el placer conseguido es solo un goce con técnicas sexuales, múltiples parejas, indistinción de sexos, e incluso ejercicios de pederastia. La cocaína inhibe por un momento la culpa y la responsabilidad. Pero ésta vuelve como conciencia luego con culpas y enfermedades asociadas (hipertensión, procesos cancerosos, etc.).

Para mí la Guardia es una “pintura caricaturesca” de la vida que hoy vivimos. Es la escala final de un largo desencuentro de la civilización actual que tiene en grandes filósofos como Zygmun Bauman (Poznań, 19 de noviembre de 1925-Leeds, 9 de enero de 2017) uno de sus lectores centrales y que precisamente nos dice en sus lecturas sobre este tiempo:”…hoy no hay solidez ni peñasco…hay solo arena y viento”.

El maestro Francés Edgard Morín (París, 8 de julio de 1921), nos enseñaba que cuando los problemas de drogas son masivos se transforman en “políticos” entendiendo por políticos los problemas de la “polis” (en el sentido que la entendían los griegos) o sea de las ciudades. Las ciudades de hoy están llenas de problemas de drogas. Desde el adolescente hasta el jubilado, desde el empresario hasta el ama de casa. Las drogas son el complemento “mortífero” para soportar lo que la maestra francesa François Dolto (6 de noviembre de 1908 – 25 de agosto de 1988), llamó “la dificultad de vivir”.

CAIDA DE UN MUNDO

Cayó un mundo vertical y aparece este mundo más frágil con vínculos inexistentes o muy débiles. Es el mundo de la técnica y de los aparatos, la imagen, la publicidad, el dinero y de una ética relativista en donde el bien deja de ser un atributo colectivo basado en un “deber ser” y en un bien común para ser fruto de una preferencia personal. Caen transmisores de la cultura como las familias, el barrio, las instituciones de la espiritualidad y la política parece estar ligada a negocios y no al bien de todos. No se ve todavía una salida para el Hombre y su destino ya que parecería que estamos en un interregno como dice Z.Bauman en donde la incertidumbre reina.

Donde están los padres pregunto en la Guardia. Muchos me miran como diciéndome que es eso. Caída de los encuentros. De la transmisión de la Palabra y la Cultura. Sin eso ¿Qué es la vida?; así las drogas son el complemento secreto de la autodestrucción. Las drogas parecen ser tratadas como personas para el consumidor dependiente .Ocupan el lugar de una amante, de un “bombón asesino” como dice la cumbia pero un bombón al fin, de un “par” siniestro que ocupa un lugar “impar” en realidad o sea de dominación.

Pero las sustancias al mismo tiempo liberan (encadenándolo) al paciente de ejercitar la libertad. W. James (Nueva York, 11 de enero de 1842-Nueva Hampshire, 26 de agosto de 1910) nos enseñaba sobre el miedo a ser libres:”…La guerra es un momento de felicidad para las

naciones,” libera de la libertad” ya que se sabe quiénes son los amigos y quienes los enemigos”. Cumplir órdenes o estar bajo las órdenes de las sustancias es un descanso para la libertad. Tenemos miedo a la libertad porque no nos han transmitido herramientas para ejercitar la capacidad de elegir y los valores sobre los cuales estos se construyen.

La crisis de la constitución de personas o sea de seres libres en contacto empático y solidario con el medio humano y sin la capacidad para estar en contacto con su si-mismo o sea con su conciencia lleva a la construcción en masa de seres anónimos y manipulables. A.Huxley como un lector de lo que se venía lo predijo en su libro “Un mundo Feliz” en donde muestra cómo se genera un ser anónimo en el mundo de la técnica y de la licuación de vínculos humanos:”…cien repeticiones, tres noches por semana, durante cuatro años y setenta y dos cuatrocientas repeticiones crean una Verdad”. El hombre así va a ser manipulado .Lo que él llama la Hipnosis social (encantamiento colectivo) que recibe el nombre de Hipnopedia. Es un puro exterior sin intimidad .Un robot sin encuentros y agregaríamos como Huxley lo sugiere con la “gasolina” de las drogas.

Como profesionales no podemos permitir que nos transformemos en Técnicos de la “sepultura social” y quedando nuestra actividad centrada a ser meramente toxicólogos que “lavan” a pacientes casi moribundos. Si no trabajamos para devolver un sentido a las vidas nuestra profesión entrará en el grotesco actual. Este es para mí un mandamiento ético en estos tiempos.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones