LOS “NI NI”

“…mañana era nunca y nunca llegará pasado mañana” (Joaquín Sabina)

Los dichos de Sabina se unen a lo que vamos a tratar. No hay noción de futuro en muchos, solo vale lo de este momento. Jorge tiene 14 años y un hijo y es uno de los tantos que me consulta luego de distintas intervenciones de la Justicia. Dejó la escuela antes de culminar la primaria. Nafta, alcohol y toda la retahíla de drogas lo fueron acompañando .Las armas y el robo callejero eran sus acompañantes. Puede ser de la La Matanza, Villa 31, Belgrano, una ciudad rica del interior rodeada de soja y también de narcos. Da lo mismo ya que puede ser pobreza marginalizada o riqueza fatua y vacía llena de 4×4 y autos lujosos.

Les hablo y ponen conmigo, al principio, distancia .Quizás represento para ellos un mundo adulto distante. ¿Qué es el mundo adulto hoy para los jóvenes? La defensa psicológica va cediendo con el conocimiento mutuo. Así son todos o casi todos. Algunos abandonarán el tratamiento y vuelven a las calles a perderse a la espera de un milagro que no los haga terminar en las diferentes “banquinas” de la vida. Pregunto por sus familias y muchos me miran como diciendo ¿Qué es eso? Plenitud de personajes algunos alcohólicos, ausentes, otros muertos por sobredosis o desaparecidos. Hay una liquidación de las referencias normativas y afectivas importantes en ricos y pobres que consultan por adicción a las sustancias en edades muy juveniles.

Ni escuela ni familia son instituciones válidas para ellos. También los del interior rico y sojero. La experiencia del trabajo tampoco los entusiasma. Los “fierros” no necesitan ningún aprendizaje. La sociedad perdió el encanto del “tramado “contenedor y sólo parecen quedar hilos desgajados sin, casi, ninguna significación educativa y emocional.

La Argentina se hizo entre la familia, la escuela, la fábrica, el barrio como centro cultural y de hábitos de vida, una policía confiable, las Iglesias como centro también de contención, el club como eje de desarrollo adolescente y por supuesto no había narcos distribuidos en todo el país y con múltiples consumidores a punto de distribuir para conseguir la dosis cuando ya son dependientes. Todo eso varió y cayó como la pared de la película “The Wall” (en su última escena) y nada reemplazo a eso todavía. Indudablemente tenemos que reconstruir otra continencia social.

Hay 1 millón de jóvenes que no estudian ni trabajan en la Argentina (consultora Adecco).Además 700.000 no desean insertarse en el mercado laboral. No les interesa .Ellos han roto lazos con las instituciones. Además ¿éstas existen? Las escuelas en muchos lugares son robadas y dañadas. ¿Qué es lo que da el mundo adulto? ; por otra parte hablar con ellos de la familia es hablar de padres en consumo incluso varios hermanos se internan juntos y dicen los referentes adultos que los traen que están mejor porque los otros están en carrera.

De los 4.4 millones de jóvenes un 34.2% trabaja, el 26.7% se dedica a estudiar, un 10,3% se dedica a estudiar y trabajar y un 3.3% busca trabajar. Un 24.6 % (1 millón) no estudia ni trabaja y más de 700 mil de ellos ni busca hacer algo para conseguirlo.

Sube en muchas empresas el incremento de las posiciones sin cubrir. En muchas empresas sube el incremento posiciones sin cubrir (en software hay 5000 vacantes todos los años). De casi mil empresas testeadas el 51 % tuvo inconvenientes para cubrir el puesto por falta de competencia.

Hay, entonces, una población muy vulnerable captada en algunos casos por la delincuencia organizada en donde no hay ninguna capacitación necesaria. Cuanto intentan salir hacen filas, llenan formularios y a medida que pasa el tiempo toman una posición indiferente. Abandonan la lucha por la vida, sobre esto decía Jaspers que había dos luchas fundamentales: la lucha por la vida y la existencia (lograr la autenticidad). Ellos abandonan antes de empezar la lucha por la vida y la existencial queda, por supuesto, muy lejos. Esta también exige trabajo. Pero ésta comienza desde la familia y las distintas unidades culturales y exige educación, limites valores que se transmiten.

¿QUIEN VA A PAGAR ESTE COSTO SOCIAL?

La operatoria de un PLAN MAESTRO de prevención y asistencia en este tema se hace una emergencia nacional .La Provincia de Bs .As, como ejemplo, a fines de la década del 90 tenía una red pública y gratuita de prevención con maestros, escuelas para padres, líderes sociales Y 150 centros públicos y gratuitos de asistencia articulados a los centros preventivos. Todo fue destruido y fundamentalmente las redes de contacto social. Existían “manzaneras” preventivas en cada barrio como verdadero “anticuerpo” ante los narcos .Hoy los narcos reinan con una sociedad desmovilizada. Si no logramos con apoyos sociales que los chicos vayan a la escuela y que los padres en riesgo sean tratados el costo social en cárceles, muertes tempranas (eso ya está ocurriendo), enfermedades invalidantes será enorme. La Argentina asistió a un “desguace” de todos los elementos preventivos y de alerta temprana mientras triunfaba la propaganda del consumo puberal y la banalización de los daños de las sustancias.

DR. JUAN ALBERTO YARIA

DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones